Augusto rompe su silencio; se estrena cinta de Adrián Contreras

El tamaulipeco aseguró que tras el éxito de la exhibición en Xalapa, espera que en los próximos meses se pueda mostar su cinta en la ciudad de Tampico.
Presentación de cinta El SIlencio de Augusto.
Presentación de cinta El SIlencio de Augusto. (Especial)

Tampico

La noche del jueves puede ser quizá la noche de ensueño para Adrián Contreras. La ventanilla de la Monster Mix dice agotado, algo inusual, ya no para un cineasta independiente, sino para uno mexicano en su país. Está más que dicho que el mexicano no consume el cine nacional.

“Había gente hasta en las escalinatas” comenta el maderense.

La sala Monster Mix, la más grande del país, recién abrió sus puertas para proyectar cine independiente, documentales, y esta vez, El Silencio de Augusto, la ópera prima de Contreras.

Momento antes Eduardo Azuri, protagonista de la cinta llegó junto a la española Luisa Aguilar y la reconocida actriz Regina Orozco a una programada carpeta roja, a la que también acudieron autoridades gubernamentales y del arte en Xalapa, una metrópoli cultural, y parte de la producción.

“Para mí es muy especial que haya sido en esta sala, la más grande de México, pero más que estemos con sold out, esto es mucho más de lo que me esperaba”.

Explica que la Monster Mix es una sala con capacidad para 600 personas en butacas, pero que con El Silencio de Augusto entraron cerca de 700. Otro punto especial es que tiene un proyector de fibra óptima 10 veces más grandes que las salas convencionales, lo que ayudó mucho en la calidad de la imagen de la proyección.

Egresado de la Escuela Veracruzana de Cine Luis Buñuel, Contreras ha tenido algunos problemas con el estreno de la cinta: primero el audio que se vio afectado y que –para fortuna- tuvo un rescate del 60%; además otros temas de edición.

Sin embargo, la cinta tuvo un éxito importante en su estreno oficial, aunque ya había sido expuesta en la Gran Fiesta del Cine Mexicano en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, en otoño pasado. También fue expuesta en un festival de cortometrajes en Oklahoma, en los Estados Unidos.

“La crítica la ha aceptado muy bien, y eso ayuda mucho; tras la exposición varios productores se han acercado para poder hacer los arreglos y entonces sí poder llevarlas a las salas de cine en el país” comenta vía telefónica desde la capital veracruzana.

Pero, aclara el joven cineasta, un primer paso sería llevarla a su estado natal, Tamaulipas, en algún espacio de la zona conurbada que pudiera exhibirla, aunque aún no hay acercamientos con nadie.

“He pensado que el siguiente lugar es algún sitio de Tampico, no sé, la Casa de la Cultura o algún cine que quiera recibirla, sería el primer paso tras la nueva edición; aún no he hablado con nadie, solo tengo contacto con Irma (Meza) y sería cuestión de afinarlo” comentó