Adelita, Valentina y Jesusita

Musicópata
Musicópata (Cortesía)

Ciudad de México

El recuerdo y conmemoración de la Revolución Mexicana provocan que cada noviembre vuelvan a escucharse canciones evocativas de aquella violenta etapa. Entre los personajes reflejados en los corridos destaca la presencia legendaria de tres mujeres: La Adelita, La Valentina y Jesusita en Chihuahua. ¿Existieron en realidad estas tres figuras que todavía ejercen encanto en la imaginación popular?

En el caso de Adelita, parece ser que fue en verdad una soldadera que vivió durante la Revolución. Existen distintas candidatas a ser la mujer que originó el corrido aunque no se tiene certeza clara de quién fue. La versión más aceptada dice que se trató de Adela Velarde Pérez, nacida en septiembre de 1900 en Ciudad Juárez, Chihuahua. A los 14 años se fugó de su casa y se unió como enfermera al ejército revolucionario.

Hay distintas versiones sobre la autoría del corrido de “La Adelita”. La más aceptada dice que fue Antonio del Río Armenta, sargento en las tropas de Pancho Villa, quien al ser herido fue atendido por la enfermera Velarde a la que dedicó el popular tema. Temeroso de morir en acción Del Río dejó testimonio de amor y fidelidad en el corrido que aún hoy se canta. También se mencionan los nombres de Elías Cortazar Ramírez y de Ángel Viderique como creadores del tema.

La Valentina fue una soldadera llamada Valentina Ramírez Avitia. Nació en 1893 en El Norotal, en el Estado de Durango. Se unió a las tropas maderistas en 1910. Por su valentía y arrojo fue conocida como La Leona de Norotal. Con frecuencia era asediada por los mandos superiores, por lo que comenzó a vestir ropas militares masculinas. Portaba dos cananas terciadas sobre el pecho y la carabina 30-30 al hombro.

Valentina alcanzó el grado de teniente. Un día se descubrió que era mujer y su superior, el general Ramón Iturbe, la dio de baja pues no admitía mujeres en sus filas. Después, alejada de la pólvora, se casó y trabajó en distintos oficios. En 1969 fue atropellada por un auto y quedó lisiada por el resto de su vida. La Valentina murió el 4 de abril de 1979. Fue sepultada en la fosa común del panteón civil de Culiacán, Sinaloa. Se cree que el corrido que lleva su nombre fue escrito por un trovador sinaloense anónimo de los que siguieron a Gabriel Leyva, precursor de la Revolución en el noroeste de México.

En torno a la polka “Jesusita en Chihuahua” no se conocen datos ciertos de que fuera una mujer de la vida real la que inspiró el tema. Se dice que fue la pieza favorita de Pancho Villa, quien ordenaba a su banda de guerra que la tocara durante los combates. Fue escrita por Quirino Mendoza y Cortés, el mismo autor de “Cielito lindo”. Se estrenó en la navidad de 1916. Tuvo un éxito enorme. Traspasó fronteras y se popularizó en Estados Unidos donde ahora se conoce como “JC Polka”.

Así, entre realidad, mito y leyenda, Adelita, Valentina y Jesusita han compensado a través de la música el escaso reconocimiento dado al importante papel desempeñado por la mujer en nuestra Revolución.