Regresan “Los puritanos” al Palacio de Bellas Artes

El tenor Javier Camarena comenta que protagonizar la obra de Bellini es un nuevo papel ya que "significa una emisión vocal más robusta, completa y compleja dramáticamente".
Los puritanos, ópera que el compositor italiano Vincenzo Bellini escribiera poco antes de morir, fue escenificada en México por última vez en 1980.
Los puritanos, ópera que el compositor italiano Vincenzo Bellini escribiera poco antes de morir, fue escenificada en México por última vez en 1980. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

Fue en 1980 cuando Los puritanos, ópera que el compositor italiano Vincenzo Bellini escribiera poco antes de morir, fue escenificada en México por última vez. Ahora el espectáculo vuelve al Palacio de Bellas Artes a cargo de la Ópera de Bellas Artes, estelarizado por el internacional tenor veracruzano Javier Camarena y la soprano Leticia de Altamirano, la Voz del Bicentenario.

"Los puritanos" se programa muy poco porque es muy difícil encontrar al elenco que pueda enfrentarse y ser solvente en su repertorio. Esta ópera es muy exigente vocalmente para todos los personajes ya que te pide un gran dominio de tu voz y, además, un conocimiento sólido del estilo "bel cantista", dice Camarena a MILENIO.

La pieza, que está basada en el drama Têtes rondes et cavaliers del francés Jacques-François Ancelot, se desarrolla a mediados del siglo XVII durante la Guerra Civil inglesa. Narra el romance que existe entre Elvira, interpretada por De Altamirano, y lord Arturo Talbot, representado por Camarena (que alternará en dos funciones con Alessandro Luciano), quienes pertenecen a bandos rivales: ella es hija de un parlamentarista seguidor del puritano Oliverio Cromwell, y él es partidario de la monarquía de los Estuardo, cuyo último rey, Carlos I, acaba de ser derrocado.

"Esos personajes están envueltos en el contexto del conflicto tratando de realizarse como pareja: Arturo, que va a casarse con Elvira, se entera de que van a condenar a muerte a su reina, y por sus ideales quiere salvarla haciéndola pasar por su esposa, lo que aprovecha Ricardo, su rival de amores, para deshacerse de él y quedarse con Elvira, sin contar que esto puede trastornarla mental y emocionalmente. Lo bueno es que pasado un tiempo Arturo regresa a reivindicarse con ella y al final quedan juntos", detalla el tenor.

El cantante explica que el rol de lord Arturo representa para él la transición hacia el repertorio del tenor lírico: "He estado haciendo muchos roles de tenor lírico ligero, como el conde de Almaviva en "El barbero de Sevilla, pero este nuevo papel ya significa una emisión vocal más robusta, completa y compleja dramáticamente, y por ello requiere hacer una gran preparación musical, hacer un análisis técnico de cómo resolver ciertos pasajes, además de un análisis de la psicología del personaje y de cómo aportar de mi persona a las cosas que tenga que expresar con el rol".

Según Camarena aún existe el tabú muy marcado de que la ópera es elitista, aburrida y que no se entiende, por lo que considera que si la gente es capaz de ver todos los días por dos meses los episodios de una hora de alguna telenovela, cuya trama al final podría resumirse en dos horas, "como una película", deberían de darle una oportunidad a la ópera.

"Aquí tienes una historia en dos horas completamente concreta y resumida, pero además está el plus de verlo con una orquesta de 50 músicos, con cantantes que están sobre un escenario con una bella escenografía, que cantan en directo y sin micrófono —porque aquí no se puede hacer playback—. Entonces son sensaciones completamente distintas: ir a la ópera es darte la oportunidad, como público, de tener otra alternativa musical y de expresión artística a lo que comercialmente puedes tener. No por nada se dice que la ópera es de los géneros más completos en el arte: incluye música, arte visual y teatro en un espectáculo de dos horas. Es cuestión de animarse a vivirlo y experimentarlo", concluye.

Los puritanos, bajo la dirección concentradora de Srba Dinic y escénica de Ragnar Conde, se presentará en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes los domingos 22 y 29 a las 17:00, los martes 24 y 31 (días en los que Camarena alternará con Luciano) y el jueves 26 a las 20:00.