Acortan caminata espacial por fuga de agua en casco

China enviará sonda espacial al “lado oculto” de la Luna en 2018.
Los cosmonautas Tim Peake, de la Agencia Espacial Europea , y Tim Kopra, de la NASA.
Los cosmonautas Tim Peake, de la Agencia Espacial Europea , y Tim Kopra, de la NASA. (AP)

Washington y Pekín

La aparición de agua en el casco de un astronauta estadunidense forzó a poner fin a una caminata espacial que tenía lugar en la Estación Espacial Internacional (EEI), informó la NASA.

"La tripulación no está en peligro", informó el comentarista del canal de la NASA, Rob Navias, luego de que Tim Kopra diera a conocer que había sentido una gota de agua tras cuatro horas de caminata espacial.

Sin embargo, la situación hizo recordar el espeluznante incidente en 2013 cuando el casco del astronauta italiano Luca Parmitano empezó a llenarse de agua rápidamente, poniéndolo en riesgo de ahogarse. "Esto no es para nada tan severo como fue ese incidente", rectificó Navias.

El astronauta británico Tim Peake, quien en esta misión hizo su primera caminata espacial, dijo que observó una "película de agua" en el casco de su colega.

Kopra dijo que el globo de agua tenía unos 10 centímetros de largo y cinco de ancho, lo que indicaba que la fuga pudo haber venido del sistema de refrigeración del traje, relató Navias.

El astronauta estadunidense registró una lectura alta de dióxido de carbono en su traje espacial más temprano, al salir, pero no hubo síntomas, y la misión de control decidió que la alarma se debía a un sensor defectuoso.

Poco después, el director de vuelo, Royce Renfrew, supo que Kopra estaba sintiendo humedad en su casco, y decidió acortar la caminata espacial.

En ese momento, el equipo de la misión principal, que debía reemplazar un regulador voltaico roto, ya había completado su trabajo. Kopra y su compañero, el astronauta británico Timothy Peake, reemplazaron una caja electrónica que dejó de funcionar hace un mes y redujo la energía en la estación 12 por ciento.

Alunizaje asiático

China dio a conocer sus planes de que tratará de alunizar una sonda espacial en el lado oculto de la Luna —el cual no es visible desde la Tierra— en 2018 y convertirse así en el primer país del mundo que lo consigue.

También detalló que enviará la sonda Chang'e 4 en esta expedición, la primera en la historia de la humanidad con este objetivo, según destacó Liu Jozhong, director del Centro de Exploración Lunar de la Administración Estatal de Ciencia, Tecnología e Industria para la Defensa Nacional de China, citado por la agencia oficial de noticias Xinhua.

China, aseguró Liu, cuenta con los conocimientos en ciencia y tecnología necesarios para llevar a cabo esta misión y está abierta a cooperar con la comunidad internacional.

El plan es parte de la ambiciosa carrera espacial que ha emprendido Pekín, en la que también figura —como objetivo— convertirse en el primer país de Asia en enviar una persona a la Luna; sin embargo, se calcula que esa expedición no tendrá lugar antes de 2025.

China ha lanzado una nueva serie de obras concentradas en la exploración lunar, unos dos años después de que realizó su primer alunizaje y de colocar su explorador Conejo Jade, la primera misión de su tipo desde 1976.

En 2013, la segunda economía mundial se convirtió en el tercer país del mundo que logró alunizar con una sonda espacial, la Chang'e 3, que tocó suelo lunar con el vehículo científico Yutu, el cual sigue mandando información a la Tierra hasta la fecha.

La nueva sonda, la Chang'e-4, es similar a la Chang'e-3, pero puede transportar una carga mayor, dijo Jizhong. La nave estudiará las condiciones geológicas del lado lejano de la luna.

Avanzar en el programa espacial de China ha sido una prioridad de los líderes del gobierno, ya que quieren que el país se convierta en una potencia espacial.