¡Acabando! Se fue Melón...falleció el gran sonero

Su fama trascendió fronteras, fue el único artista mexicano en grabar con la firma disquera latina más importante en Nueva York,  Fania all Starts.

Ciudad de México

Uno de los más grandes soneros de este país, dejó de existir, Luis Ángel Silva mejor conocido como Melón, falleció la madrugada de este lunes a los 85 años de edad, a consecuencia de un paro cardíaco.

Su fama trascendió fronteras, fue el único artista mexicano en grabar con la firma disquera latina más importante en Nueya York,  Fania all Starts. Y ese disco que tiene por título  "Llegó Melón" estuvo por 26 semanas estuvo en el hit parade de la Gran Manzana.

Se le recordará por su alegría y generosidad, siempre estaba dispuesto a compartir su legado y todo su conocimiento alrededor de esta expresión musical. En Veracruz, particularmente era muy querido, cuando recorría sus calles no había quién lo saludara, o como diría la canción "Acabando" que le canta la colonia Santa María Ribera que lo vio nacer: " y si voy por la Almeda con su redondel y el Kiosko, todos al verme se alegran y dicen, yo lo conozco".

Era reconocido por todos, hasta por la comunidad intelectual, él impulsó con su presencia y su música al Festival Internacional Afrocaribeño, y solo eso, en una de tantas presentaciones de libros, fue capaz de poner a bailar al escritor Carlos Fuentes a ritmo de "Amalia Batista".

Sus restos serán velados en su barrio de toda la vida, Santa María la Ribera, a partir de las 14:00 en Miguel Schultz 86.

Su carrera

Los inicios de este inigualable sonero datan de finales de la década de los 50, cuando Luis Ángel Silva junto con Carlo Daniel Navarro, crean la agrupación "Lobo y Melón", que a la postre sería una gran institución de la música afroantillana.

Realizarían giras por México, Latinoamérica y Estados Unidos; alternarían con figuras como Tito Puente, Ray Barreto, así como con al Sonora Matancera, Eddy Palmieri y Johnny Pacheco.En 1961 fueron elegidos como el grupo más gustado con Tito Puente y Machito, en el Paladium de Hollywood.

De su disco "Amalia Batista" vendieron un millón de copias, y se convirtió en un símbolo musical, al grado que en donde se presentarán siempre abrían sus actuación con este éxito, con el que han bailado muchas generaciones.

En 1999 recibió por sus 50 años de trayectoria artística un homenaje en Palacio de Bellas Artes.