Abre sus puertas el Art Basel Miami Beach

Con galerías de América, Asia, Europa y África, el recinto ferial ofrece una provocadora propuesta que busca la abolición de las fronteras entre arte, espectáculo y ocio.

El Art Basel Miami Beach abrió hoy sus puertas, con su apuesta provocadora por la abolición de las fronteras entre arte, espectáculo y ocio, una visión con nuevas resoluciones que desencadena vivas polémicas, pero que el público adora.

La devoción que le profesa la gente a Art Basel Miami Beach se verifica con solo asomarse a los pasillos de entrada al recinto ferial, donde los seguidores entusiastas se agolpan.

Es una auténtica avalancha de arte en la que participan unos dos mil artistas y 258 galerías (seleccionadas de un total de 700), procedentes de 31 países, en un momento en que el mercado del arte anda boyante, resaltó el director de Art Basel Miami Beach, Marc Spiegler.

"Los resultados recientes de las subastas en Nueva York pintan un mercado saludable y hay mucho que hablar sobre un gran número de ventas muy publicitadas a precios astronómicos", explicó Spiegler, quien aclaró que eso no significa necesariamente que "las cosas sean fáciles para las galerías".

El entusiasmo por la ubicación de la feria en Miami, en el Centro de Convenciones de Miami Beach, y el éxito cosechado en estas doce ediciones, Spiegler lo manifestó de forma muy gráfica: "Me han llamado de muchas otras ciudades estadounidenses para que mudemos la feria, pero Art Basel nunca se va a mover de Miami Beach", afirmó categórico en rueda de prensa.

Galerías procedentes de Norteamérica, Latinoamérica, Europa, Asia y África hacen de esta feria la más importante de las Américas, una cita imprescindible para aquellos deseosos de conocer la diversidad de las corrientes y tendencias contemporáneas, sin que falten obras de los grandes maestros, como Picasso y Marcel Duchamps.