Abordan a Shakespeare con una estética moderna

La obra deja fluir las energías del nacionalismo de una manera directa, fantástica y brutal, dice el director  Edward Hall.
Desde su fundación, hace 17 años, en la compañía Propeller participan exclusivamente hombres.
Desde su fundación, hace 17 años, en la compañía Propeller participan exclusivamente hombres. (Cortesía FCHM )

México

Aunque en uno de los parlamentos de la obra Enrique V se afirma que “los hombres de pocas palabras son los mejores hombres”, William Shakespeare, dramaturgo de muchas palabras, nos alcanza con sus obras 450 años después de su nacimiento, como uno de los grandes pensadores de nuestra historia.

Con Enrique V, el dramaturgo concluyó la llamada tetralogía Lancaster, que incluye Ricardo II, Enrique IV, parte I y Enrique IV, parte 2. Estrenada en 1599 en el Teatro Globe, si bien en su tiempo no fue de sus obras más populares, actualmente se representa con frecuencia. También ha merecido dos grandes adaptaciones cinematográficas, la primera a cargo de Laurence Olivier, como director y actor principal, en 1944, y la segunda por Kenneth Branagh, también como director y actor, en 1989.

El Festival Centro Histórico México presentará Pocket Henry V (Enrique V de bolsillo), versión de la compañía británica Propeller en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris. Su propuesta, dice el director artístico de la compañía, Edward Hall, es “respetuosa del ritmo del verso, que es muy muscular, coloquial y tiene un ritmo, como el que tiene un blues a los cambios de acorde. Debes aprender la estructura, apegarte a ella para que el verso te lleve y te dirá dónde ser duro, dónde ser suave, dónde enojarse o estar triste... Te dirá todo lo que necesites saber, si pones atención al ritmo de las palabras”.

Este es el acercamiento clásico a los versos de Shakespeare, agrega el también director del Hampstead Theatre. “Pero a nosotros nos encanta mezclar nuestro trabajo con estéticas modernas, que tengan que ver con nuestro tiempo. Nos gusta hacer un trabajo muy físico, donde los actores también hacen los cambios de escenario, tocan música, cantan y controlan más la forma en la que se cuenta la historia, que como se hace normalmente”.

Pocket Henry V es una versión de una hora de la obra, con seis actores, exclusivamente hombres. La compañía suele hacer las obras completas y luego montar versiones más cortas, lo que, asegura el director, les permite “reducir presupuestos y llevarlas a lugares donde no se podría pagar la gran producción. Algunas veces las hacemos en teatros, pero también puede ser en un salón de clases, en el exterior, donde sea. Queremos que la obra sea accesible a todo público y no sólo al que acude a un gran teatro durante tres horas. Tiene que ver con accesibilidad, encontrar nuevos públicos y reducir costos”.

Shakespeare parece hablarnos siempre en presente, ¿qué nos dice en este montaje?

Creo que tiene que ver con el nacionalismo, un aspecto muy importante de cualquier cultura de un país. El nacionalismo, lo que esto sea en cada país, nos da identidad, nos da sentido de comunidad, nos hace sentirnos orgullosos de nuestra cultura, de quiénes somos, y por lo que habremos de luchar. Al mismo tiempo, el nacionalismo también puede ser muy peligroso: puede excluir a la gente, puede volverse extremista, violento y, en tiempos de guerra, puede volverse peligroso y también emocionante, lo cual es una contradicción, pero así sucede. Un conflicto así lo tenemos actualmente en Ucrania, el cual es visto por la gente en las pantallas de televisión con una sensación de peligro, pero también de excitación: ¿ahora qué va a pasar? Enrique V deja fluir estas energías del nacionalismo de una manera directa, fantástica y brutal.

La vitalidad de sus imágenes es muy fuerte…

Sí, realmente. La obra  empieza y ves a la Iglesia de un lado y al Estado del otro, mientras Enrique, el líder, está en medio, y todos hacen política. La Iglesia quiere que vaya a la guerra porque piensa que eso ayudará a sus finanzas; el Estado, también, porque se siente insultado por los franceses. Henry, en medio, no sabe qué hacer, pero a todos les dice que más vale que sean sabios, porque cuando presione botón, cuando inicie la guerra, será catastrófica. Tristemente la guerra en una vieja historia que sucede una y otra vez. ¡Doscientos años antes de Shakespeare los griegos pasaban por lo mismo!

¿Usualmente trabajan sólo hombres en Propeller?

Así es como trabajamos. Empezó hace muchos años como un experimento y mantener junto un equipo de actores se volvió una necesidad. Así que en estos 17 años sólo he trabajado con 50 actores hombres en todas las funciones que hemos hecho. Hacerlo sólo con hombres es parte de la abstracción en un montaje teatral: todo el tiempo se te recuerda que lo que ves no es real, sino actores que representan personajes.

“Pocket Henry V” se presentará en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, Donceles 36, Centro Histórico, del 19 al 21 de marzo.