• Regístrate
Estás leyendo: "120"
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 05:40 Hoy

"120"

Ana Zavala trabaja, a partir del detonador del marqués de Sade, la vida impune de este típico producto del priismo de los Echeverría y López Portillo.

Publicidad
Publicidad

Jaime Chabaud Magnus

Ana Zavala es una actriz muy dotada cuyos intereses van de un teatro inteligente para niños a uno para adultos poco tradicional. Su trabajo con el argentino Daniel Veronese, por ejemplo, me ha parecido excepcional —aunque el conjunto de montajes en que la he visto su trabajo lo es—. Así que no poca sorpresa me causa que se aventure en la dramaturgia y dirección de escena con el espectáculo 120, detonado por dos referentes que parecieran muy distantes en el tiempo y las culturas. El primero que se ofrece en el programa de mano es del libro Los 120 días de Sodoma, del marqués de Sade, texto que se escribió durante la estadía del autor en la cárcel de la Bastilla y que le fue confiscado. El manuscrito se creía perdido, pero reapareció y se editó a principios del siglo XX. Ha sido un libro estigmatizado por lo crudo de su recopilación de actos sexuales.

El segundo referente es la historia del Rey de la basura, Rafael Gutiérrez Moreno quien, protegido por el PRI, llegó a ser líder de los pepenadores y diputado federal, hasta su asesinato el 14 de febrero de 1987. En una crónica de El Universal se le describía así: “El líder pepenador sobornaba funcionarios, corrió (expulsó) a los campesinos para edificar una residencia de cuento de hadas en dos kilómetros cuadrados de terreno, se puso brillantes en los tres dientes del frente, violaba a cuanta mujer encontró a su paso y tenía como ambición, de machista, tener 180 hijos”. Ana Zavala trabaja, a partir del detonador del marqués de Sade, la vida impune de este típico producto del priismo de los Echeverría y López Portillo, que permitieron el surgimiento y encumbramiento de los Durazo, La Quina y otros muchos malandrines que han establecido reinos paralelos con sus propias leyes. Gutiérrez Moreno violaba, torturaba y mataba sin ser alcanzado por el brazo de la ley mientras sirviera al régimen. Finalmente una de sus mujeres, Martha García, lo mandaría matar después de años de vejaciones y golpes a ella y a su familia. Su madre y su sobrina también fueron violadas, y presumiblemente uno de sus hermanos fue asesinado por El Rey de la basura.

La metáfora de que la ambición de poder y su mal uso surge de la basura es la premisa que parece regir 120. Jyasú Torruco y Juan Carlos Medellín, acompañan a la directora-dramaturga en escena procurando exponer, a partir de la provocación de una “fiesta” a la que nos invitan como espectadores, el horror de la corrupción en un andamiaje escénico no tradicional y sumamente estimulante. No se la pierda.


Carretera 45 Teatro, Juan Lucas de Lassaga 122, col. Obrera. Lunes y martes 20:30 horas. Corta temporada.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.