• Regístrate
Estás leyendo: Arquidiócesis incluye a víctimas en plan contra pederastia
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 03:06 Hoy

Arquidiócesis incluye a víctimas en plan contra pederastia

“Se inició el protocolo con el único interés del bienestar de los niños”: director de SNAP.
Publicidad
Publicidad

La Arquidiócesis de México se convirtió en la primera diócesis del mundo, en elaborar un protocolo para proteger del delito de abuso sexual por parte de religiosos y personal de la iglesia a niños, niñas, adolescentes y adultos en situación de riesgo, en el que participan las víctimas. En colaboración con la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual (SNAP por sus siglas inglés), trabajan desde hace dos meses en este documento.

Joaquín Aguilar, director de SNAP, en entrevista con MILENIO, destacó que participan abogados, psicólogos especialistas en temas de abuso sexual de infantes y teólogos. Y reconoció la apertura del cardenal Carlos Aguiar Retes para tratar este tema; a él, dijo, “no le importa nada más que el bienestar de los niños y las futuras generaciones”.

A dicho plan, explicó, se integrarán los lineamientos y la guía para tratar los casos de pederastia, elaborados por la Conferencia del Episcopado Mexicano (de las que MILENIO dio la primicia) y en algunos puntos se mejorará y desarrollarán, como es el caso de atención a las víctimas, la cual estará a cargo de SNAP. Indicó que el protocolo será apegado a la leyes canónica y civil.

El acercamiento con la Arquidiócesis de México, expuso, “lo busqué por un caso que SNAP lleva de un sacerdote que cometió abuso sexual en Chiapas, estuvo en la cárcel, salió y se fue al Estado de México donde fue detenido por el mismo cargo a un menor de edad”, en las pláticas que sostuvieron comentó que se encontraron puntos en común para trabajar y “lejos de discutir, porque llevamos muchos años peleando, se descubrió que se podría trabajar conjuntamente, porque en la actualidad se han registrado cambios en la iglesia católica en este tema, a los que se ha visto obligada por las presiones ejercidas por las víctimas”.

Con total disposición de que no existan más abusos y “quitarnos toda esta rabia y coraje, que teníamos por años en que el cardenal Norberto Rivera Carrera no escuchó a las víctimas, se inició la labor de redactar el protocolo, con el único interés del bienestar de los niños”.

El documento, prevé, estará concluido en las próximas semanas y contendrá una reforma integral para proteger a los menores, todo dependerá del tiempo de las autoridades eclesiásticas.

El abogado Joaquín Aguilar ofreció el SNAP para todas aquellas víctimas que quieran participar aportando propuestas a dicho plan.

Para Aguilar, la apertura del cardenal Carlos Aguiar Retes, quien a su llegada a la Arquidiócesis de México el pasado mes de febrero, prometió “tolerancia cero” en los casos de pederastia, es “histórica porque ha decidido escuchar a las víctimas”

Joaquín Aguilar denunció en 2006 haber sido víctima de abuso sexual, cometido por el sacerdote Nicolás Aguilar, quien llegó a la Arquidiócesis de México después de haber estado en Los Ángeles y en Tehuacán, en esta última diócesis con el cardenal Norberto Rivera, pero en la justicia mexicana el caso no procedió al haber prescrito.

Sin embargo, en Estados Unidos sí se aceptó la denuncia por encubrimiento que presentó en 2009 contra los cardenales Roger Mahony y Norberto Rivera Carrera.

Desde entonces, el abogado se ha dedicado a la defensa de personas que, como él, han sido víctimas de abuso sexual por parte de clérigos, a través de SNAP con sus oficinas en México que se instalaron hace casi 10 años.

Actualmente, tiene más de 550 expedientes, de los cuales 99 por ciento ya prescribió ante las autoridades judiciales, pero “esas personas que han tardado años en hablar necesitan atención psicológica que se les brinda en SNAP”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.