• Regístrate
Estás leyendo: Tomar agua te ayuda a evitar un infarto
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 22:45 Hoy

Tomar agua te ayuda a evitar un infarto

No mantener hidratado tu cuerpo aumenta en un 60 por ciento las posibilidades de padecer alguna enfermedad como obesidad o sufrir un infarto. 

Publicidad
Publicidad

La ingesta de líquidos, en particular el agua simple tiene relación con la viscosidad (densidad) de la sangre, además de que con un consumo adecuado se puede evitar la aparición de algunas enfermedades como la obesidad, por lo que una buena hidratación contribuye a un corazón sano.

De acuerdo con un estudio de la Universidad Loma Linda, de California, beber cinco o más vasos de agua al día, ayuda a reducir el riesgo de un infarto al hacer menos densa la sangre.

TE RECOMENDAMOS: Tres razones para tomar agua en ayunas

Mientras que, de acuerdo con un artículo del médico internista y colaborador del Instituto de Bebidas para la Salud y el Bienestar de la Compañía Coca-Cola, Arturo Torres y Gutiérrez Rubio, comparados con individuos hidratados de manera adecuada, quienes consumen pocos líquidos tienen 60 por ciento de más probabilidad de ser obesos.

El peso corporal está íntimamente ligado con salud o enfermedad, pues el exceso del mismo es factor de riesgo para diabetes, presión arterial elevada y trastornos de las grasas (nivel elevado de colesterol y triglicéridos) en sangre, que afectan en forma directa al corazón.

En el marco del Día Mundial del Corazón que se conmemora el 29 de septiembtre, mencionó que para para cuidar ese órgano, un buen principio es estar bien hidratados.

La recomendación de ingesta diaria de líquidos del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán” para adultos sanos es de 3.0 litros para las mujeres y de 3.750 litros en el caso de los hombres.

Para alcanzar estas cantidades cuenta todo: agua, te, café, leche, jugo, refresco y cualquier otro líquido, así como sopas, alimentos caldosos y fruta.

TE RECOMENDAMOS: Esto le sucede a tu corazón después de un infarto

Es importante beber líquidos en cantidades pequeñas, pero de manera constante y no esperar a tener sed, porque cuando esto ocurre se debe a que ya hay cierto grado de deshidratación en el cuerpo.

Cuando se restringe la ingestión de líquidos se ha comprobado que disminuye el estado de alerta y la capacidad para concentrarse, mientras que aumentan progresivamente tanto el cansancio como el dolor de cabeza.


CR

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.