• Regístrate
Estás leyendo: Movimiento LGBT en NL:¿separación o maduración?
Comparte esta noticia

Movimiento LGBT en NL:¿separación o maduración?

La forma de operar el activismo, la politización o despolitización del discurso y la aparente falta de conexión, entre las discrepancias.
Publicidad
Publicidad

A 18 años de la primera marcha de la comunidad Lgbtttiq en Monterrey, las diferencias de pensamiento y el choque generacional entre los activistas comienzan a tomar relevancia en el movimiento.

Tan es así que, de manera insólita, este año habrá dos manifestaciones por el Día del Orgullo Gay, organizadas de forma independiente a raíz de roces y desacuerdos entre los colectivos.


Algunas de las discrepancias que admiten ambos grupos –divididos principalmente por la edad– son la forma de operar el activismo, la politización o despolitización del discurso y la aparente falta de conexión de los más maduros con los más jóvenes.

Jennifer Aguayo, representante del Movimiento por la Igualdad en Nuevo León y una de las organizadoras de la marcha del próximo 23 de junio, reconoce que las inconformidades respecto al evento del 2017, sumadas a un reciente conflicto entre ciertos personajes de la comunidad, derivó en una desintegración que causó confusión e incluso polarización.

“Desde un principio nosotros manejamos que el hecho de que hubiera otro grupo organizando otra marcha no era una competencia, es una consecuencia. Sin embargo, como estuvimos tan enfrascados en el trabajo de organizar, no pudimos comunicar correctamente este mensaje”, afirma.

En tanto, Kike Acosta, del comité organizador de la manifestación del 16 de junio, considera que una de las diferencias sustanciales es el olvido de la lucha de quienes apenas se descubren a sí mismos como parte de la diversidad sexual.

“Uno cuando se va metiendo en temas de activismo, pues empieza con otras luchas, pero se olvida que hay otros que van empezando. Siempre está esta cosa de que yo ahorita estoy luchando por el matrimonio igualitario, y quizás no le presto atención a qué está pasando con los niños que están corriendo de sus casas”, cuestiona.

A pesar de ello, los dos bloques insisten en que el objetivo es el mismo: la visibilización y la exigencia de todos sus derechos humanos.

Debilitamiento de las luchas

Especialistas en movimientos sociales coinciden en que el fenómeno de bifurcación de las luchas es totalmente natural, pues si bien puede existir un mismo propósito, es frecuente que surjan diferentes ideas de cómo lograrlo.

Esto no solo ha surgido en la comunidad Lgbtttiq de Nuevo León, sino también en otras ciudades e incluso con causas distintas, apunta Teresa Villarreal, investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales (Iinso) de la UANL.

“Es parte de la vida propia de los movimientos sociales porque son movimientos vivos, donde convergen diversidad de intereses.

“Por ejemplo, en los últimos años, el movimiento de víctimas de la violencia, y específicamente el caso de familiares de personas desaparecidas en México, a nivel nacional hay por lo menos dos posturas identificables”, ejemplifica.

Sin embargo, advierte que por encima de las diferencias se debe buscar la legitimación de su protesta ante la sociedad.

“Un movimiento social, algo muy importante que debe saber hacer es crear vínculos con el resto de la sociedad para que vean que es legítima su demanda, y sumarlos. Si no salen con ellos a la calle, cuando menos que no sean opositores de su causa”, comenta Villarreal.

Félix López, representante de la asociación Comunidad Filosófica Monterrey, asegura que la diversidad de ideas es positiva, pero eso mismo puede ser utilizado por los grupos de poder para degradar la lucha por sus derechos, que a nivel local no les han sido reconocidos.

“Si las discusiones están tensas es muy importante que se muestre fuerza, que se muestre unidad por parte del sector demandante.

“Cuando los grupos se dividen, y se dividen agresivamente, esas agresiones son utilizadas por los grupos, en este caso por los diputados, que están resistentes a reconocer sus derechos... aprovechan esas coyunturas, esas fisuras, y las amplían para hacer quebrar al movimiento”, menciona.

Aún y con esas posibles desventajas, los expertos concuerdan en que el hecho de que este año haya dos movilizaciones por el Orgullo Gay es una oportunidad de dar más visibilidad a la causa, que cumple 18 años de haber tomado las calles de Monterrey.  

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.