• Regístrate
Estás leyendo: Misa por los desaparecidos en la Catedral, una luz encendida
Comparte esta noticia

Misa por los desaparecidos en la Catedral, una luz encendida

Ernesto Vidal Negrete acude puntual y fiel a su cita en la Catedral de Monterrey cada último lunes de mes; él espera el regreso de su hijo Ernesto Efraín Vidal Flores, quien no ha sido localizado desde hace siete años
Publicidad
Publicidad

Cada último lunes de mes, Ernesto Vidal Negrete acude a la Catedral de Monterrey con una plegaria muy especial: rogarle a Dios por el regreso con vida de su amado hijo, Ernesto Efraín Vidal Flores, desaparecido desde el 11 de abril de 2011.

El camino ha sido duro, pero nunca ha claudicado; Vidal Negrete mantiene viva la esperanza en su corazón.

Fue desde marzo de 2015 cuando se hizo oficial que el último lunes de cada mes, a las 19:00, se realice una misa en la Catedral de Monterrey en oración a las personas desaparecidas.

“Fue como si en las tinieblas hubiera aparecido mucha luz, sentí muy reconfortado mi corazón, sentí mucha paz.

“El padre José Francisco Gómez me dijo, ‘Ernesto, aunque sea para ti solito, se van a oficiar las misas mientras tú vivas’”, mencionó.

Desde entonces, ningún lunes ha faltado a la cita, y a sus 83 años, sigue en pie, y ahí se le puede ver en la primera fila de la Catedral de Monterrey, con el cuerpo cansado y la esperanza viva.

Aunque, reconoció, por más esfuerzo que hace para que más personas que fueron víctimas de que un familiar fuera desaparecido se unan y asistan a estas misas, esa tarea se ha vuelto “titánica”, por lo que invitó, una vez más, a todos aquellos que sufren este tipo de pérdida, encontrar en Dios la fortaleza para seguir luchando, y seguir buscando.

A siete años de la desaparición de su hijo, Ernesto Vidal Negrete, desde su refugio de cada último lunes de mes en la Catedral de Monterrey, pidió al fiscal general de Justicia del Estado de Nuevo León, Gustavo Adolfo Guerrero Gutiérrez, una audiencia para revisar el expediente de su hijo Ernesto Efraín Vidal Flores, desaparecido el 11 de abril de 2011.

Aquel día, platicó a MILENIO Monterrey, tras llamar a todos los familiares y amigos, y no tener noticia sobre el paradero de su hijo, interpuso la denuncia ante la autoridad.

Sin embargo, afirmó, al paso del tiempo lo único que ha recibido por parte de los encargados de impartir justicia fueron “puertas cerradas”, postura que, criticó, aún se mantiene hasta la actualidad.

“Me tratan en forma déspota para que ya no los moleste más y me retire”, indicó en la explanada de la iglesia.

Tras ello, compartió, buscó a través de grupos que reúnen a familiares de personas desaparecidas, pero, aseguró, no fue lo que esperaba, no tuvo el resultado que creía, y dejó de asistir a ellos.

Fue entonces que el camino lo guió a las puertas abiertas de la iglesia, y desde ahí mantiene su esperanza y su lucha.

Por otra parte, Vidal Negrete aprovechó para hacer un llamado al fiscal general de Nuevo León y solicitar su apoyo.

“Quiero hacerle un llamado al fiscal general del estado de que yo ya llevo tiempo pidiendo una audiencia con él y no me la han concedido, le pido por el amor de dios que me atienda”, precisó al tiempo que la emoción y las lágrimas no le permitieron hablar ya más. 

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.