• Regístrate
Estás leyendo: Ni la lluvia frenó que velen a sus muertos en San Juan Ixcaquixtla
Comparte esta noticia
Domingo , 16.12.2018 / 12:33 Hoy

Ni la lluvia frenó que velen a sus muertos en San Juan Ixcaquixtla

Pobladores tienen la creencia de que el 1 y 2 de noviembre Dios les da permiso a las almas para visitar a sus familiares vivos. Lo primero que hacen es limpiar la tumba y luego poner las velas, que les ayudan a llegar a sus muertos.
1 / 2
Publicidad
Publicidad

Entre velas, veladoras, fogatas, flores, música, alimentos, bebidas y convivencia en las tumbas, pobladores de San Juan Ixcaquixtla velaron a sus muertos en el panteón municipal. Una tradición que ninguno de los presentes recuerda cuándo y cómo inició. 

En esta ocasión, ni la lluvia impidió que los pobladores de los barrios de Cuatro Rayas, Victoria, Ixtiopan, Rancho Chico y Barrio de Dolores, acudieran a velar a sus difuntos, pues se tiene la creencia de que el 1 y 2 de noviembre Dios les da permiso a las almas para visitar a sus familiares vivos. 

“Ponemos las velas para que la luz les alumbre el camino y puedan venir a visitarnos. Les adornamos las tumbas con flores para mostrarles que los recordamos y rematamos con más velas para agradecer el reencuentro”, señala la señora María, quien asegura que desde pequeña su madre la traía a visitar a sus muertos. Actualmente dice tener 78 años de edad. 

La lluvia fue un factor que afectó considerablemente para que la tradición se cumpliera, como cada año, menciona Catalina Miranda Basilio, de 76 años de edad, quien detalla que lo primero que hacen los visitantes es limpiar la tumba y luego poner las velas, que les ayudan a llegar a sus muertos. “Después levantamos las velitas, tendemos la flor hasta que se apagan las velas. (Ahora) Nos agarró el agua, ya ni las recogieron. Se fueron”. 

Ella como el resto de los entrevistados, desconoce desde cuándo siguen esta tradición. “Cuando ya vine a despertar ya estaba así, ya era así”. 

Algunas familias llegaron desde las 18:00 horas al panteón y aseguraron se irían hasta después de las 6:00 horas del 2 de noviembre. 

Pese a ello, las actividades iniciaron al caer la noche, cuando las familias arribaron paulatinamente al camposanto. 

Así, el recinto paulatinamente se transformó en una combinación multicolor, en la que destacó el naranja del cempasúchil, flor característica de la época.

Asimismo, en el contorno de los sepulcros se colocaron velas y veladoras, lo que les dio una mayor vistosidad. 

Cabe destacar que a las cinco de la mañana se ofreció una misa en el camposanto. 

Los dolientes, algunos de ellos radicados en estados circunvecinos, como la Ciudad y el Estado de México, tienen un mismo sello: Todos citan visitar la fosa de su madre y abuelos. 

“Vengo dos veces al año, el diez de mayo y en Todos Santos. Vengo a ver a mi mamá y a mi suegra”, cuenta Catalina Miranda, quien detalla es la menor de los cinco hijos que tuvo su progenitora, Doña Marcela. 

“Murió de momento (...) nunca quiso que la lleváramos al médico”, añade. 

Ella relata que desde niña su madre la llevaba a visitar las tumbas de sus abuelos. 

Es la misma versión que narra Guillermo, quien destaca que las velas que encienden esa noche primero tuvieron que ser ofrecidas en la ofrenda. 

“Cada vela va para una persona en específico. Desde los tatarabuelos, bisabuelos, abuelos, tíos, sobrinos y demás”. 

Presume que suma 22 años sin faltar a este memorial. 

En tanto, su hermana, Rosalba, explica que año con año empiezan a poner la ofrenda sus abuelos, quienes primero rezan y, posteriormente, van depositando la comida. “El pan y lo que les gustaba. Luego la fruta y finalizamos con las velas o los cirios, uno para cada uno de nuestros seres queridos que ya se nos adelantaron”. 

Precisa que esta tarea deben de concluirla antes de las 12:00 horas, “porque tenemos la creencia que al mediodía empiezan a llegar las almas de los Fieles Difuntos”. 

Informa que para cubrir los gastos de la ofrenda cooperan todos los integrantes de la familia y como su abuelo, Gonzalo Castillo, es productor de cempasúchil, él dona toda la flor que requieren. 

Por su parte, José Concepción Calderón Victoria da a conocer que desde hace tres o cuatro años en el cementerio se empezaron a emplear las "flamas", mismas que se realizan al verter agua en un depósito lleno de parafina hirviendo. 

Agrega que esta práctica se generalizó primero para calentarse por el intenso frío que por la temporada se registra. 

Por lo que respecta a la tradición de acudir al cementerio, apunta que recuerda que desde los seis años lo empezaron a llevar. “Ahora tengo cuarenta y les inculco a mis nietos lo que me enseñaron mis abuelos. Ellos me pedían que no me olvidara de ellos. ‘Pónme una vela y un pan. No nos olvides’”. 

Durante el recorrido, se pudo observar a algunas familias completas que acompañaban las tumbas, incluso algunos dormían en el piso y otros contrataban a un grupo de música banda, cuya tarifa por una canción se fijó en cien pesos. 

San Juan Ixcaquixtla es un municipio del estado de Puebla que está localizado en la parte sur de la entidad y a 108 kilómetros de la ciudad de Puebla, mismos que se cubren en un lapso de poco más de dos horas y media.

ARP

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.