• Regístrate
Estás leyendo: Jóvenes del Tec apuestan por crear conciencia con memoria biológica
Comparte esta noticia
Jueves , 13.12.2018 / 15:24 Hoy

Jóvenes del Tec apuestan por crear conciencia con memoria biológica

Participarán en competencia del iGEM
Publicidad
Publicidad

Alumnos del Tecnológico de Monterrey que forman parte del equipo iGEM 2018 buscan crear conciencia.

Y es que los jóvenes buscan mostrarle a las personas de su edad que la ciencia no es necesariamente el estereotipo de “ratón de laboratorio”, pero también buscan utilizar su tecnología para solucionar un problema de contaminación que aqueja al sur de México.

Es por eso que, del 24 al 29 de octubre, participarán en la competencia anual Internacional Genetically Ingeneered Machine (iGEM), de biología sintética, a celebrarse en Boston, Massachusetts.

En palabras del líder del equipo de 18 estudiantes, Alan Ávila, quien estudia el octavo semestre en Nanotecnología en Ciencias Químicas, la biología sintética es una combinación entre Ingeniería y Biología en busca de solucionar un problema emergente.

Desde marzo de 2017, los jóvenes de entre 18 y 23 años trabajan en un proyecto llamado E-Coding, una memoria biológica.

“En pocas palabras se trata de una bacteria con capacidad de almacenar información en base a estímulos”, explica Nora Torres, estudiante de octavo semestre de Ingeniería en Biotecnología y quien se encarga del área de marketing del proyecto.

¿Qué significa esto? Bueno, Nora explica que esta tecnología se puede usar, por ejemplo, para reconocer qué contaminantes son los que se encuentran en determinada muestra de agua.

A pesar de que esta tecnología ya existe, el equipo desarrollo una innovación que a su parecer, les podría valer ganar más premios de los que ya han ganado otros equipos del Tecnológico de Monterrey, que participan desde 2010, además de que podría abrir una gran gama de posibilidades en la ciencia actual.

“No solamente va a almacenar nuestra información, sino que la va a almacenar de forma ordenada, es decir, si primero se expone a nitritos y después a fosfatos, tú vas a saber el orden, esta información a la larga, puede abrir un rango de aplicaciones tanto para estudiar contaminantes, como para las industrias alimentarias, inclusive para la misma medicina”, explica Nora.

Cabe señalar que uno de los premios que el proyecto del equipo iGEM 2018 puede obtener es el del área de Human Practices, que es básicamente el impacto social que tiene su tecnología. 

El proyecto

La memoria, se indicó, se trata de una bacteria con capacidad de almacenar información en base a estímulos, explicó Nora Torres.

“Puede abrir un rango de aplicaciones tanto para estudiar contaminantes, como para las industrias alimentarias”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.