• Regístrate
Estás leyendo: El rock en Monterrey: voces e historias
Comparte esta noticia

El rock en Monterrey: voces e historias

El escritor Andrés Mendoza muestra en Historias del rock en Monterrey a músicos de antaño y nuevas generaciones, que son partícipes de su surgimiento, arraigo y cómo se ha mantenido vivo en la escena local.
Publicidad
Publicidad

El libro Historias del rock en Monterrey surge de la necesidad de dejar una memoria de los músicos que han ido acuñando la escena local desde finales de los cincuenta. Así lo menciona el historiador Andrés Mendoza, con este libro publicado por Conarte, y que está lleno de voces de rockeros de antaño y de nuevas generaciones, en estilos hermanados como diversos: blues, rock psicodélico, alternativo, heavy metal, death metal, ska, jazz, sonoridades que exaltan el interés por la historia del rock regio, que Mendoza explora y que lo ha vivido de cerca con fuentes de primera mano. En entrevista nos platica el autor sobre esta obra que tendrá una presentación el próximo 18 de noviembre en el Escena a partir de las 15:00, donde además se entregarán reconocimientos a rockeros, con bandas tocando en vivo.

¿Cómo surge este libro?

La idea surge así un poco fortuita, porque un amigo músico, el doctor Alex, poco tiempo antes de fallecer, le hice una entrevista para una publicación artesanal, se llamaba Movimiento Alternativo, y luego él me dijo: “Bueno, por qué no haces más entrevistas con algunos otros músicos, que a ellos también les gustaría expresar sus ideas o trayectoria dentro del rock local”. Y esto nace básicamente como toda la escena que no era conocida. Los músicos que estaban muchos al margen, muchos de ellos tocaban covers, otros eran más conocidos. En el libro está registrada la entrevista con el doctor Alex, quien además tocó con Simón Tamez, con Mario Chapa, con Brandy, de hecho le hicimos la entrevista y la sacamos en el libro tal cual, como se hizo en ese momento. También hay gente reconocida como Freddy Gálvez, Jano, Pedro Delfino y otros músicos que de una u otra forma siempre estuvieron al margen de reflectores oficiales.

¿Era también darles voz a los rockeros que no eran tomados en cuenta?

Estás inmerso en esto y observas las expectativas de ellos y habría que hacer algo al respecto de todo lo que ellos estaban en ese momento manejando. Igual otras bandas que eran totalmente underground y que estaban en contra de cierta música comercial que se estaba dando en esa época. Muchas de las bandas aparecen plasmadas como parte de ese movimiento que se dio al margen de todo lo comercial y hasta de la misma Avanzada Regia en los noventa. Todas estas bandas eran contrarias a ese movimiento, todo es en sus palabras, no en las mías, muchos de los datos que ellos me dan. Sobre todo ya con bandas de los noventa, cómo no entran dentro de un esquema y ellos siguen por su propia línea, caso de bandas como IRA, Toxodeth, todas estas bandas que no encajaron en el esquema comercial de las compañías, pese a que la segunda llegó a grabar con una transnacional. Esa era la idea al principio, sin embargo, alcancé a retomar otras bandas conocidas, que sí entraron, como Inspector, un poco para ver cómo finalmente ellos se desarrollaron y ese es el ejemplo de muchas bandas conocidas ya a nivel nacional, como sí fueron hasta cierto punto exitosos y dejar claro este panorama.

¿Hay una relación de bandas de los 60 con las actuales?

En la obra se ve cómo se fueron desarrollando, porque ahí hay un hilo desde los sesenta. Lo sentí cómo había esa relación dentro del rock que se fue dando con sus diferentes matices y sus circunstancias. Hay personajes de antaño que fueron maestros de músicos de la actualidad, por dar un ejemplo.

¿Cuál fue la metodología?

El prólogo lo hace Arnulfo Vigil, quien marca parte de mi metodología. En este caso era entrevistar a la gente, hacerte de mucha información, porque lo fui viendo durante un buen tiempo, si ponemos ocho años, yo ya tenía información desde la universidad desde que tenía como 16-18 años. Y a todo eso finalmente le voy dando forma y con base en entrevistas, y pues éstas tienen que tener un contexto. No lo quise hacer de pregunta y respuesta, porque he visto libros así, y se me hacen aburridos. Para ser un libro pienso que para hacerlo más ameno tiene que ser con base en ubicarlos y ya darles voz en los capítulos. Yo tenía que amarrar las diferentes versiones de los rockeros. Por ejemplo hay versiones que están cruzadas con otras que yo tenía, un poco para no errar dentro de los contextos y así con todas las bandas. Claro que es más difícil cuando uno no vivió épocas. Por ejemplo yo en los setenta era niño, entonces ya a partir de los ochenta yo puedo decir que ahí estaba. Aquí se puede ver más mi mano, porque ya conocí más la escena. Así se fueron dando todos los panoramas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.