• Regístrate
Estás leyendo: Disfrutan del toque regio en una "Noche de enredos"
Comparte esta noticia

Disfrutan del toque regio en una "Noche de enredos"

Ópera Nuevo León presentó un programa donde incluyó dos piezas de Rossini: “La escalera de seda” y “El señor Bruschino”; ésta fue adaptada a una versión norestense.
Publicidad
Publicidad

Una velada divertida fue la que disfrutó el público con Noche de enredos con Rossini, la apuesta de Ópera Nuevo León presentando dos montajes en una sola función celebrada en el Teatro de la Ciudad.

El programa incluye un acto de dos óperas del compositor italiano, al incluir “La escalera de seda” y “El señor Bruschino” en la producción, que se presentó el viernes por la noche y se repite hoy.

Ambas óperas ofrecieron un corte divertido y lúdico, logrando incluso arrancar risas y aplausos del público presente. A esto, cabe destacar la calidad del talento vocal que se incluyó en esta producción.

La función comienza con el primer acto de “La escalera de seda”, una historia de enredos amorosos situado en el París del siglo XVIII. La presencia vocal y actuación del joven barítono Josué Cerón, interpretando a Germano, fue de las más aplaudidas en la noche.

De igual forma, la presencia y canto de la soprano regiomontana Patricia Santos, interpretando a Giulia, junto al tenor Enrique Guzmán (como Dorvil), fueron bien recibidos por el público, que supo reconocer su talento al finalizar la función.

Ambiente norteño

Ópera Nuevo León presentó una novedad en “El señor Bruschino”, al adaptar la historia de un matrimonio que no puede darse a un Monterrey situado en la década de los 60 del siglo pasado.

La proyección del Cerro de la Silla sobre la escenografía, mostrándolo sin casas en su falda, junto con el vestuario y acento de las interpretaciones lograron una buena adaptación en la historia.

Además de las interpretaciones mencionadas, en Noche de enredos con Rossini participaron el vocal Stefano de Peppo, la cantante Rocío Tamez, el bajo Charles Oppenheim y el barítono Héctor Gamaliel.

Ópera Nuevo León contó con el apoyo de la Orquesta Sinfónica de la UANL, contando con Ramón Shade como director concertador.

El programa celebró el 150 aniversario luctuoso de Goiachino Rossini, teniendo en la producción a Rafael Blásquez como productor, Ivet Pérez en la dirección de escena y Rogelio Riojas-Nolasco como coach vocal y al piano.

Desafortunadamente, la función del viernes por la noche no logró reunir ni siquiera la mitad del aforo de la Gran Sala del Teatro de la Ciudad, a pesar de contar con la promoción de dos boletos por uno en taquilla.

Para este domingo habrá una segunda función de Noche de enredos con Rossini, programada para las 18:00 en el mismo escenario.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.