• Regístrate
Estás leyendo: Continúa suspensión de la estancia migratoria en NL
Comparte esta noticia

Continúa suspensión de la estancia migratoria en NL

Fue desde abril de 2017 cuando el centro de detención interrumpió su recepción de migrantes, esto porque la CNDH encontró en el espacio condiciones inhumanas.
Publicidad
Publicidad

La realidad que viven los migrantes en la frontera de Estados Unidos y México, que incluye la separación de niños de sus padres por un decreto del presidente Donald Trump que en las últimas semanas indignó a la sociedad, no está muy alejada de la realidad que viven los migrantes en Nuevo León.

De hecho, el centro de detención migratoria localizado en la avenida Lázaro Cárdenas, en el municipio de Monterrey, fue suspendido para recibir a migrantes por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), por encontrarse en condiciones inhumanas, desde el pasado 4 de abril de 2017. Es decir, fue suspendido hace casi 15 meses y sigue en esas condiciones.

Esta suspensión consta en la recomendación 59 que la CNDH hizo durante 2017, en torno a la Estación Migratoria de Saltillo, donde se detalla que el Director General de Control y Verificación Migratoria ordenó la suspensión de funciones de la estancia provisional del INM en Monterrey

Con respecto a las condiciones de esta estancia, la CNDH emitió una recomendación el 15 de diciembre de 2017, a través del Mecanismo Nacional de Prevención de Tortura (MNPT), en el que constataban que las Estancias Migratorias localizadas en Monterrey, Acapulco, Morelia, Cancún, entre otras sedes, tienen situaciones de precariedad.

“Subsisten situaciones que son motivo de riesgo de malos tratos, crueles, inhumanos o tortura para las personas en contexto de migración en dichos lugares de internamiento, entre las que sobresalen falta de camas y de ventilación e iluminación natural y artificial”, dice la recomendación.


Katy Cavazos, activista que se centra en la situación de los migrantes, explica que la estancia del INM en Monterrey tenía condiciones inhumanas, por lo que los mismos migrantes tenían miedo de ser internados ahí.

“Está muy chiquito, un día yo lo pude ver, era una jaula y no tenía ni ventanas... lo que he platicado con los migrantes es que tienen terror de caer ahí, porque primero dejan de ver a sus familiares, no son buenas condiciones, no se les avisa su estatus”, dijo.

Incluso, detalló que cuando todavía operaba como estancia de migrantes, llegó a acompañar a mujeres que visitaban a sus esposos migrantes, quienes salían llorando del lugar por ver a sus seres queridos en esas condiciones.

Luego de la suspensión de esta estancia el 4 de abril de 2017, los migrantes tenían que ser trasladados a la Estancia Migratoria de Saltillo. Sin embargo, esta también fue suspendida por las mismas razones.

De acuerdo con la recomendación emitida para la Estancia Migratoria de Saltillo, el recinto comenzó a recibir a toda la población migrante que era detenida en Monterrey. Además, en repetidas ocasiones se revisó el recinto y se constató que el suministro de agua en los sanitarios era suspendido diariamente, lo que ocasionaba que estuvieran en condiciones antihigiénicas, además de que los dormitorios tenían una plaga de chinches.

“Ahorita lo que están haciendo es que al migrante que agarren, se lo llevan al centro de detención Nuevo Laredo, y si los agarran en Saltillo, parte de Arteaga, se los llevan a San Luis Potosí”, explica la activista.

A detalle

Luego de la suspensión de esta estancia, los migrantes tenían que ser trasladados a Saltillo, pero ese centro también fue clausurado.

“Ahora lo que están haciendo es que al migrante que agarren, se lo llevan al centro de detención de Nuevo Laredo”, indicó Katy Cavazos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.