• Regístrate
Estás leyendo: Archivos se enfrentan a reto de almacenamiento
Comparte esta noticia

Archivos se enfrentan a reto de almacenamiento

El Agenl resguarda poco más de 6 millones de documentos, distribuidos en el Área Histórica y la Contemporánea. Se nutre principalmente por los documentos generados por el Gobierno de NL desde 1797 hasta la década de los ochenta.
Publicidad
Publicidad

Si los archivos están al borde de su capacidad debido a la explosión de los documentos en papel, ahora tendrán que enfrentarse al almacenamiento de USB, tarjetas de memoria y CD.

En el marco del Día Internacional de los Archivos, desde la dependencia central del Estado se abordan los retos que enfrentan para almacenar la información que ahora se genera de manera digital.

Héctor Jaime Treviño Villarreal, director del Archivo General del Estado (Agenl), refiere que el reto al que se enfrentan estas instituciones es el almacenamiento digital, así como generar una conciencia de conservación en las administraciones municipales.

“Resulta que a veces el responsable del archivo municipal está ligado a un alcalde o partido político, entonces ya capacitado para el trabajo lo remueven con el cambio de administración”, menciona el historiador Héctor Treviño Villarreal.

Mediante el programa de Rescate de Archivos Municipales, tanto Conarte como el Agenl, se ha logrado poner en orden la documentación almacenada en 30 espacios del estado.

Explosión documental

El Agenl resguarda poco más de 6 millones de documentos, distribuidos en el Área Histórica y la Contemporánea.

Se nutre principalmente por los documentos generados por el gobierno de Nuevo León desde 1797 hasta la década de los ochenta del siglo pasado, teniendo como sedes la Antigua Oficina de la Fundidora Monterrey y bajo la Macroplaza sobre la calle Juan Ignacio Ramón.

En la década de los ochenta del siglo pasado, el Agenl comenzó la labor de poner en orden a los archivos municipales, comenzando con Mina y Bustamante.

“Recuerdo el caso de Bustamante, donde el archivo estaba en una celda y los presos utilizaban los papeles para su uso”, menciona el director del archivo.

Hoy de nuevo la problemática sobre el almacenamiento y contar con instalaciones dignas vuelven a ser las necesidades inmediatas para la preservación de la memoria histórica.

“Hay una explosión documental terrible, hoy ya se ha hecho consciencia sobre la importancia de preservar los papeles pero ahora tenemos que se desbordan los archivos de corte administrativos”, acusa Treviño Villarreal.

Brecha digital

Cuando se habla de archivos inmediatamente se piensa en papeles antiguos. En parte la imagen es cierta, pero en los últimos 30 años la información también se almacena en discos floppys, cassettes, CD o DVD, formatos que con el paso del tiempo incluso se vuelven obsoletos.

Por ello, además de las necesidades de contar con instalaciones adecuadas se requiere de personal capacitado y mecanismos para el almacenamiento digital de la información.

“Es información que está en discos, en cedés pero muchas veces ya son tecnologías de museo. No hay una política seria en archivos municipales y en el del Estado ya hemos manifestado que ocupamos un campus archivístico”, opina.

La administración estatal asignó un presupuesto de 50 millones de pesos para el Agenl, recursos con los cuales se pensaba buscar una nueva sede, adaptar un piso del Macroestacionamiento del Parque Fundidora, o bien, renovar las instalaciones actuales.

Parece que la última opción será la más próxima para el archivo estatal.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.