• Regístrate
Estás leyendo: ¿Realmente son tan buenas las espinacas?
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 16:24 Hoy

¿Realmente son tan buenas las espinacas?

Están cargadas de nutrientes y vitaminas, pero también tienen su lado oscuro.

Publicidad
Publicidad

La espinaca es una de las hojas verdes básica para quienes siguen una dieta vegetariana y para quienes gustan de los jugos verdes. Su sabor no es tan fuerte como el de la berza y además combina bien con frutas y con otras verduras.

Es buena fuente de proteína vegetal, está cargada de vitaminas C, E, K, vitaminas B1, B2, B3 (niacina), B6, B9 (ácido fólico), E, zinc, selenio, hierro, calcio, magnesio y omega 3, y también contiene flavonoides que actúan como antioxidantes. Definitivamente es una lista larga para una planta relativamente pequeña.

TE RECOMENDAMOS: Cinco errores comunes que hace la gente saludable

Por todos estos beneficios las espinacas actúan como un alimento alcalinizante y antioxidante que ayuda a eliminar los radicales libres, y para no entrar en tantos detalles, cuida la salud del corazón, el intestino, la piel, los ojos y el cerebro. Por si fuera poco, a las mujeres nos sirve muchísimo durante la menstruación, gracias a que contiene hierro.

¿Parece genial, no crees? Pues no todo es bueno. La espinaca también tiene su lado oscuro. Es una planta que suele absorber los pesticidas aplicados durante la siembra y contiene compuestos que pueden interferir con el tratamiento de algunas enfermedades, como gota o problemas en riñones y tiroides.

La recomendación: cómprala orgánica o siémbrala en casa, si es posible. Y si padeces alguna enfermedad crónica, siempre consulta a tu doctor antes de introducir un alimento nuevo a tu dieta. Recuerda que por ser natural y rica en nutrientes no quiere decir que sea buena para todos.


mrf

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.