• Regístrate
Estás leyendo: ¿Niñez o pubertad, cuándo le hablo de sexo?
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 18:51 Hoy

¿Niñez o pubertad, cuándo le hablo de sexo?

La educación sexual es un tema prioritario en nuestra sociedad, pero debes hablar con tus hijos en la etapa correcta.

Publicidad
Publicidad

Irasema Ovalle

Sabemos que es difícil hablar de sexualidad con tus hijos, pero evadir el tema no es la solución. Es importante comenzar con la educación sexual desde que son niños, aseguró Nora Rodríguez, pedagoga y ensayista.

La especialista señaló que la educación sexual se debe manejar por etapas desde los primeros años de vida, sin dar información de más ni de menos, sólo lo que el niño pueda entender. Rechazar el tema sólo provocará que el menor busque otras fuentes que podrían desinformarlo.

TE RECOMENDAMOS: ¡Menstruación! ¿Cómo se la explico?

Entre los 3 a los 4 años

Puedes empezar a esta edad, ya que los niños comienzan a hacer preguntas sobre las diferencias corporales y la desnudez. Rodríguez sugiere que se responda con naturalidad y nombrando a las partes del cuerpo por su nombre. La también autora del libro Atrévete a Hablar de Sexo con tu Hijo, apuntó que esta etapa es ideal para enseñarles el sentido de privacidad y el respeto por el propio cuerpo.

De los 5 a los 6 años

A esta edad los niños comienzan a hacer preguntas más complejas y es bueno comenzar a darles más información sobre cómo cambia el cuerpo al crecer. Debes poner reglas sobre la privacidad y desnudez, puedes explicar el desarrollo de un bebé en el vientre, sobre el nacimiento, además de explicar las funciones corporales básicas, incluidos los genitales. También se les debe inculcar el no hablar con desconocidos y explicarles de los peligros del abuso sexual.

De los 7 y hasta los 9 años

Están en una etapa previa a la pubertad donde comienzan los cambios corporales. El menor tendrá una conducta reacia a mostrar su desnudez frente a la familia, y es probable que quiera cerrar la puerta de su habitación para lograr una mayor intimidad.

Entre los 10 a 12 años

La pubertad se hace latente con los primeros cambios físicos, se enfrentan a un nuevo contexto social en la educación secundaria y comienzan a exponerse a los riesgos del alcohol, drogas y relaciones sexuales prematuras.

Descubren las fantasías, investigan sobre actos sexuales, pero se niegan a hablar con los padres así que buscan orientación con amigos o fuentes poco confiables. Los varones comparten con los amigos las primeras experiencias y las mujeres buscan verse más atractivas.

TE RECOMENDAMOS: Haz que tu hijo pierda el miedo de ir al doctor

Los padres deben explicarles que aunque las personas tienen sexo por placer, a su edad todo es un impulso ya que su sexualidad llegará en el momento en el que tengan la madurez para afrontar las consecuencias de sus actos.

Es importante explicarles que tengan cuidado con los mayores que quieran aprovecharse de ellos, y si en algún momento sienten una actitud inapropiada, deberán comentarlo de inmediato con sus padres o autoridades.

De los 13 a los 15 años

En la adolescencia temprana, los menores descubren el sexo aunque no sea oportuno. Los cambios hormonales afectan a los estados emocionales, buscan una desvinculación de los padres, y aunque confíen más en lo que sus amigos les dicen, los padres deben mantenerse presentes y orientarlos.

En esta etapa se les explica que la pornografía no es real, no se deben apresurar por mantener relaciones sexuales. Se debe hablar con ellos sobre los preservativos, pues aunque sea la primera vez, el riesgo de embarazo y enfermedades es el mismo.

Los padres deben evitar escandalizarse, explicarles y orientarlos sobre el “neo machismo” y los mitos del amor romántico, los peligros de las redes sociales, el ciberbullying y acoso sexual.

De los 15 a los 17

Rodríguez recomienda un “pacto de silencio” donde los padres aparentan no mostrar interés, pero deben continuar sus advertencias sobre los peligros del alcohol y las drogas, ya que son factores en contra que podrían ocasionar riesgos al tener una vida sexual activa. Es importante que el menor sepa que puede decir “no quiero”, que el sexo se aprende y ambas partes son responsables.



RL

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.