• Regístrate
Estás leyendo: Nanopartículas de oro ayudan a matar las células cancerosas
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 17:28 Hoy

Nanopartículas de oro ayudan a matar las células cancerosas

La cantidad de mineral que se propone utilizar no resulta costosa.

Publicidad
Publicidad

Científicos de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) pretenden combatir el cáncer de mama por medio de un tratamiento que usa nanopartículas de oro (AuNP) para incrementar la rugosidad de la membrana de las células de cáncer de mama, favoreciendo la destrucción de las partículas enfermas, sin dañar el tejido sano como sucede al aplicar quimioterapias.

Pablo Damián Matsumura, jefe de la investigación, detalló a MILENIO que por el momento todas los experimentos se realizan en el laboratorio, pues no están en posibilidades realizar una investigación en pacientes.

“La cantidad de oro que se propone utilizar es mínima, no es un tratamiento costoso en sentido”, explicó Matsumura, quien descartó que hasta el momento alguna empresa del sector privado se haya acercado para invertir en el proyecto.

El catedrático de la Unidad Iztapalapa de la UAM explicó que el oro, contrario a lo que se piensa, no causa reacciones en el sistema inmunológico, pues tiene cualidades “inertes, que al aplicarse de modo tópico se tendría que focalizar el tejido dañado”.

El proyecto resultó de un estudio multidisciplinario realizado desde hace más de seis años cuyo propósito es atacar el padecimiento de forma específica, “con el fin de que solo las cancerosas mueran” y para ello se emplearon las AuNP de 20 nanómetros (nm), en tiempos de hasta una hora, midiéndose el efecto sobre la rugosidad de la membrana plasmática de células de carcinoma mamario humano y su incorporación al interior de las mismas.

Las investigaciones revelaron que estas pequeñísimas esferas de oro provocan que la membrana plasmática de las células enfermas sea más áspera después de 12 horas de incubación, lo que se traduce en que aquéllas pueden incorporar más partículas en este tiempo.

Si bien hasta el momento aún se desconocen los mecanismos por los cuales las nonopartículas incrementan esa característica, este aumento genera que aquellas afectadas puedan captar mayor cantidad de AuNP y, por tanto, sean destruidas con menor número de las mismas, de una manera más eficiente y específica porque no cambian la rugosidad de las células no cancerosas.

Estos aportes establecen los fundamentos para desarrollar tecnología en el futuro, sobre todo en el diseño de fármacos y la prevención de enfermedades del tipo, estimó Javier Jiménez Salazar, profesor del Departamento de Biología de la Reproducción, quien junto a Pablo Damián Matsumura, catedrático de la misma área, Carlos Lara Cruz egresado del Doctorado en Biología Experimental, Nikola Batina Skeledzija, académico del departamento de Química y Eva Ramón Gallegos, quien enseña en la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional, obtuvieron el Premio a la Investigación 2017, máximo reconocimiento que la UAM otorga a los académicos por su labor científica.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.