• Regístrate
Estás leyendo: Los granos enteros, un alimento indispensable
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 04:34 Hoy

Los granos enteros, un alimento indispensable

 Importantes fuentes de energía, fibra y otros nutrimentos deben formar parte de tu alimentación, lo que traerá beneficios a tu salud.


Publicidad
Publicidad

David Segoviano

Los cereales han sido la base de la alimentación desde los inicios de la civilización, al grado de que las principales culturas están siempre asociadas al cultivo de granos: trigo en Europa, maíz en América y arroz en Asia.

Los cereales son una fuente de hidratos de carbono, que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), deben aportar entre 50 y 60 por ciento del consumo energético diario, principalmente a partir de los granos enteros.

Los granos enteros o integrales son aquellos que en su proceso de elaboración mantienen sus tres com­ponentes: salvado, endospermo y germen. Las harinas refinadas eli­minan el salvado y el germen, pero se han revalorizado estos elementos por su valor nutrimental.

La Norma Oficial Mexicana NOM- 043. Servicios Básicos de Salud. Promoción y Educación para la Salud en Materia Alimentaria, estableció la necesidad de incluir los cereales, principalmente los integrales, en la dieta diaria, como la fuente principal de energía de los mexicanos.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), 100 gramos de grano entero proporcionan aproxi­madamente 350 kcal y de ocho a 12 gramos de proteína, además de calcio, hierro y vitaminas del complejo B.

El Whole Grains Council de Estados Unidos, organismo no guberna­mental que promueve el consumo de granos enteros, señala que éstos aportan beneficios a la salud como disminución en el riesgo de padecer enfer­medades cardiacas y prevención de la diabetes mellitus tipo 2, además de que ayuda a mantener el peso corporal.

Beatriz Cuyas, nutrióloga certi­ficada, señala que lo ideal es con­sumir la mitad de granos enteros y la mitad cereales refinados, pues ambos tienen beneficios.

De hecho, la Norma Mexicana NOM-247-SSA1-2008 sobre cereales y harinas, señala que en los pro­ductos refinandos de trigo y maíz se deben restituir las vitaminas del Complejo B y adicionar nutrimentos como hierro y zinc.

Además, en el mundo han tomado auge los llamados “granos antiguos” como amaranto, bulgur, cebada, escan­da, kamut, mijo y quinoa, entre otros.

“El consumo de granos enteros está creciendo y eso es bueno, pero debemos entender que todos tienen sus bondades, por eso la recomen­dación es la variedad, consumir la mitad y la mitad para que nuestra dieta sea nutritiva, sana y deliciosa” explicó la nutrióloga.

Acortan distancias

Señaló que antes la percepción senso­rial de los granos enteros era distinta, hoy se ha reducido la diferencia con los productos refinados, y añadió que si no estamos acostumbrados debemos añadir los cereales inte­grales de manera gradual.

“Los productos integrales son un poco más dulces, pero la diferencia es muy sutil. Más que en el sabor, los productos integrales tienen una con­sistencia diferente, porque son más duros, porque estás comiéndote el salvado. Hoy la tecnología de alimentos hace maravillas y la diferencia no se nota tanto, la sensación es casi es la misma”, afirmó.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.