• Regístrate
Estás leyendo: "La familia empodera": Gina Diez Barroso
Comparte esta noticia
Viernes , 17.08.2018 / 13:08 Hoy

"La familia empodera": Gina Diez Barroso

Los puestos directivos, consejos de administración y las carreras STEM, son metas que las mujeres no alcanzarán solo con preparación académica.
Publicidad
Publicidad

Gina Diez Barroso es una exitosa empresaria y promotora de la igualdad; tiene la convicción de que para alcanzar la equidad en todos los ámbitos, las mujeres deben descubrir el poder que llevan dentro y ejercerlo.

La trayectoria de Diez Barroso se caracteriza por diferentes iniciativas que buscan erradicar la violencia doméstica, empoderar a las mujeres y brindar oportunidades de crecimiento por igual. Eso la ha llevado a ser una de las dos únicas mujeres mexicanas que pertenecen al 200 Women Business Leaders of the World (C200), así como representante de México en W20, la iniciativa de mujeres del G20. Esta mezcla de experiencias le ha dado la sensibilidad que se requiere para entender los retos internos y externos de las mujeres.


El poder inicia en casa

“Recientemente, tuve la suerte de platicar con Malala. De las cosas que me dijo, se me quedó grabada la opinión que tiene sobre su padre: ‘Mi papá me dio alas para volar y ahora es el viento detrás de mí’”.

Hablando del núcleo familiar, la fundadora de la Universidad de Diseño CENTRO, afirma que este juega un papel importante en la brecha de género, sobre todo, en una cultura como la de México y América Latina. “Estoy convencida de que los padres deben enfocarse en apoyar a las mujeres, primero como seres humanos, y luego como la parte importante del ingreso familiar y del país que representan”.

La también fundadora de Dalia Empower, centro de formación que busca acompañar y potenciar el liderazgo de las mujeres, explica que una de las nuevas áreas de servicio en las que se enfocarán “es dar clases a los papás”, pues añade: “es importante que enseñen a sus hijos que todos nacemos con un poder interior, para que puedan encontrarlo y sepan manejarlo. Las mujeres tenemos ese poder, hay que aprender a ejercerlo desde nuestro género. No se trata de excluir a los hombres”.


Autoconfianza, la clave

[OBJECT]Sobre la falta de talento femenino en empresas STEM, es decir, en Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, áreas donde se dará la mayor parte de oportunidades de empleo en el futuro, Diez Barroso dice que las barreras no son económicas ni académicas.

“Están las instituciones públicas, como el IPN y la UNAM. Me refiero a dudas del poder, el cual debe guiarse desde edades tempranas. Una de las carencias de que las mujeres no tengan estas posiciones importantes en STEM y en diferentes carreras es por falta de apoyo de la sociedad, de los padres y de seguridad propia. Hay muchas mujeres que desean estudiar en estas áreas, pero no se atreven por miedo a fracasar”.

Ante esto, una de las próximas apuestas de Dalia Empower no solo será empoderar a mujeres que están en el mundo corporativo, sino a las que vienen detrás. “Se necesita enseñar a las jóvenes que tienen el mismo poder que las que están entrando a una empresa. Además, es fundamental exponer a las líderes actuales, pues las niñas que vienen detrás necesitan role models, a quién seguir”.


Creatividad laboral

“Yo creo en las carreras STEM y en la inclusión para estudiarlas, pero hablando de futuro laboral, estoy convencida del término STEAM, el cual se utiliza en empresas disruptivas. La ‘A’ que le han añadido se traduce en Arte, pero no como la disciplina artística, sino como la creatividad para innovar”.

De acuerdo con Diez, las empresas están contratando creativos para reinventar sus compañías y enfrentarse a los nuevos emprendimientos como We Work o Airbnb. “Puedes estar en una carrera tradicional como Contaduría o Leyes, pero si no tienes una mente creativa, estás fuera del mundo laboral”.


La media naranja

[OBJECT]Sobre las aportaciones que las mujeres representan para las empresas, la también fundadora del despacho de arquitectura Diarq afirma que son distintas, pero igual de buenas que las de los hombres.

Entonces, ¿qué nos hace falta para ocupar puestos de alta dirección? “Negociar, conocer el valor de nuestro trabajo y exigir reconocimiento. Tengo una amiga que fue presidenta de Intel. Me contó que durante sus 25 años en la empresa no tuvo a una mujer en su oficina pidiéndole aumento de sueldo o una mayor posición, pero que cada día tenía cuatro o cinco hombres haciéndolo”.

Diez Barroso cierra la plática afirmando que esta generación tiene lo necesario para llevar a cabo el cambio y llegar a buen puerto con todos los movimientos en favor de la igualdad que se están dando.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.