• Regístrate
Estás leyendo: ¿En verdad existe la 'envidia de la buena'?
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 08:14 Hoy

¿En verdad existe la 'envidia de la buena'?

La expresión "envidia de la buena", ¿realmente tiene una justificación o es sólo una manera de disfrazar una emoción claramente negativa?

Publicidad
Publicidad

El profesor de Sicología en la Universidad de Georgia Gwinnet, David Ludden, en su columna Talking Apes analiza el debate sobre si existe la emoción de envidia 'buena' y la envidia 'mala'.

"La envidia es una emoción social compleja: comienza con la percepción de que alguien tiene algo de valor que uno no tiene; pero esta percepción también se acompaña de una sensación dolorosa o desagradable", es una de las reflexiones que plantea sobre el sentimiento que nos invade ante el éxito de otra persona.

TE RECOMENDAMOS: ¿Dolor de cabeza o problemas con tu ego?

Ludden pone como ejemplo el caso de un trabajador con la misma antigüedad y los mismos méritos que otro, pero que al final ve cómo su jefe decide promover al otro. El personaje en cuestión, más allá de sentir decepción por no obtener el puesto, empezará a sentir odio por el otro trabajador y, a partir de ese momento, hará todo lo que esté a su alcance para hacerlo tropezar en sus nuevas labores.

El profesor explica que, evolutivamente hablando, la envidia nos lleva a trabajar en nuestra posición en sociedad a partir de la información que nos brinda sobre nuestra posición social.

"Pero la envidia también tiene un lado oscuro: en lugar de concentrar nuestros esfuerzos en ganar las cosas que queremos en la vida, nos preocupamos por lo que no tenemos y nos resentimos con los que tienen lo que queremos”, apunta el profesor Ludden.

En este sentido, es un arma de doble filo porque además de hacernos sentir mal con nosotros mismos, también nos provoca sentimientos negativos hacia personas que el único mal que nos han hecho es conseguir algo que nosotros queremos.

TE RECOMENDAMOS: Qué hacer para controlar los berrinches infantiles.

Certeramente el profesor destaca que por algo la envidia está dentro de los siete pecados capitales. Sin embargo, también puede tener efectos opuestos.

"Tradicionalmente, la envidia ha sido vista por líderes religiosos, filósofos y psicólogos por igual como un mal del que debemos luchar para liberarnos. Pero en los últimos años, algunos psicólogos han argumentado que la envidia puede tener un lado positivo, específicamente cuando usamos esos sentimientos como motivación para superarnos a nosotros mismos”. Así define lo que podría ser la 'envidia de la buena'.

Entonces, hay distintas formas de procesar la envidia; una puede ser a través del odio hacia una persona que logró una meta, y la otra es canalizar el sentimiento en la superación personal a partir del éxito ajeno.


FM

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.