• Regístrate
Estás leyendo: Cómo adelgazar sin morir de hambre
Comparte esta noticia

Cómo adelgazar sin morir de hambre

Si ya estás cansada de hacer dietas pero quieres hacer un último intento para quemar grasa prueba con estos hábitos que te acelerarán el metabolismo.
Publicidad
Publicidad

Como sabemos que en la vida hay cosas más importantes que hacer dietas y ejercicio para quemar grasa, por eso te damos algunos hábitos que PeriodistaDigital.com enlista para engañar al estómago y comer menos, o para acelerar tu metabolismo.

Mascar chicle entre comidas

Investigaciones del Instituto de Ciencias Psicológicas de la Universidad de Leeds, Reino Unido, concluyen que los efectos del chicle en la regulación del apetito son muy positivos.

Primero, porque evita que comamos por aburrimiento y segundo, porque produce sensación de saciedad. Pero ojo, para que el truco funcione, se tiene que mascar el mismo chicle durante al menos 45 minutos.

Beber un vaso de agua antes de comer

Investigadores de la Universidad de Birmingham, Inglaterra, comprobaron que al llenarnos el estómago de agua comemos menos y en 12 semanas podemos perder hasta 4 kilos de peso.

Desayunar bien

De lo contrario, llegaremos hambrientos a la hora de comida y comeremos más, además que el ayuno prolongado pone el metabolismo en forma de ahorro, es decir, revierte el metabolismo de la insulina y hace que almacenemos más grasa.

Servir las raciones en platos pequeños

Ver un plato pequeño rebosante nos sacia más que ver uno grande a medias, aunque la cantidad de comida sea mayor en el segundo caso que en el primero.

Masticar mucho cada bocado

Nuestro cerebro tarda alrededor de 20 minutos en enviarnos la señal neuronal de que estamos saciados y si durante ese intervalo de tiempo comemos muy deprisa, comeremos de más.

Comer sin tele visión

Un estudio del Departamento de Marketing y Ciencia Nutricional de la Universidad de Illinois, EU, asegura que con la tele encendida comemos más y peor porque lo hacemos de forma mecánica, sin darnos cuenta de que ya estamos saciados.

Acostarnos temprano

Especialistas de la Universidad Northwestern de Medicina, en Chicago, EU, descubrieron que quienes se acuestan tarde consumen alrededor de 250 calorías más que las que lo hacen temprano. Es decir, 900 gramos al mes.

Dormir más horas

Una investigación dirigida por el doctor Hengyi Rao, de la Universidad de Pensilvania, en EU indica que la falta de sueño produce alteraciones en la parte del cerebro que nos ayuda a decidir y eso nos incita a consumir más grasas y menos hidratos de carbono.

Mantener fresco el dormitorio

Dormir en una habitación fresca, no helada, obliga a nuestro organismo a generar más calor, algo que consigue activando la grasa parda, que es la encargada de regular la temperatura corporal.

Comenzar la jornada con una ducha de agua fría

El agua fría estimula las terminaciones nerviosas y nos ayuda a comenzar el día enérgicamente, y también activa la termogénesis, que es la capacidad del organismo para generar calor, por lo que facilita la pérdida de peso.

Tomar vitamina D

El doctor Shalamar Sibley, de la Universidad de Minnesota, EU, comprobó que la vitamina D activa el metabolismo y que, por eso, a las personas con déficit en esta vitamina les cuesta más perder peso.

Hacer el amor con regularidad

Los autores del estudio Energy Expenditure during Sexual Activity in Young Healthy Couples, publicado en la revista PlusOne en 2013, aseguran que el gasto energético medio durante cada acto sexual es de unas 85 calorías, lo que equivale a 3 calorías y media por minuto.

Practicar ejercicio moderado a diario

Hacerlo contribuye a quemar grasa y a elevar nuestro bienestar.

JCH


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.