• Regístrate
Estás leyendo: Cannabis, gran medicina, pero “no es la panacea”
Comparte esta noticia

Cannabis, gran medicina, pero “no es la panacea”

Usar la sustancia como suplemento alimenticio, sin riesgos; sin embargo, darla de forma preventiva, “un pensamiento de la industria farmacéutica”.
Publicidad
Publicidad

El cannabis es una gran medicina, pero no la panacea, así lo señaló el doctor Lumír Hanus, químico analítico y líder en el campo de la investigación médica del cannabis en la Universidad Hebrea de Jerusalén, quien aclaró que “no cura todo el tiempo, a todo mundo, ni todas las enfermedades”, ello en su presentación en el último día de la Expo CannabiSalud, que se realizó en el Expo Reforma de CdMx.

El especialista fue quien aisló el neurotransmisor cannabinoide denominado anandamida. Este descubrimiento abrió al mundo el uso medicinal del cannabis.

Por ello, aclaró que si bien su uso médico tienen muchos beneficios, es necesario reconocer las áreas o niveles de enfermedades en donde no se registran resultados e incluso su uso es negativo.

LA RECOMENDACIÓN

En entrevista para MILENIO y respecto a que se administre cannabidiol o CBD a menores de edad —ayer en este medio se publicó un nota respecto a una niña de 12 años que la usa aun estando sana y quien afirmó que la sustancia le ayuda en su calidad de vida— como suplemento alimenticio o de forma preventiva, es decir, cuando no viven una enfermedad, dijo que no es malo su consumo y no daña al menor en ningún aspecto, “pero no creo necesario administrarlo de forma preventiva, considero que esto es un pensamiento más de la industria farmacéutica”. 

El especialista aclaró que a un niño sano no se recomienda administrar tetrahidrocannabinol o THC, toda vez que actúa sobre los receptores de células específicas del cerebro que están involucrados en el desarrollo y la función de éste.

El especialista también informó que en los estudios que ha realizado sobre los riesgos del uso de la cannabis son que desencadena episodios de psicosis, esquizofrenia e impedimentos cognitivos —como cortos periodos de pérdida de memoria—, de ahí recalcar que estos son mayores en menores, ya que la materia gris en el cerebro no se ha desarrollado del todo, incluso dijo que la edad ideal para consumir cannabis es a partir de los 25 años.

ATAQUE AL CÁNCER

El especialista puntualizó que el consumo de cannabidiol para quienes viven con cáncer es bueno, pues se ha comprobado que solo ataca a las células “malas” y no a las “buenas”; sin embargo, en niños, sobre todo con leucemia, es necesario asegurar que la cepa proviene de una planta cultivada de la forma más limpia, toda vez que las raíces de llegan absorber metales pesados que posee la tierra, lo que provoca efectos adversos.

En ese sentido dijo que México tienen una larga historia de producción y uso de cannabis, donde se puede cultivar con un alto nivel de calidad y que sus gobernantes deben ser “suficientemente inteligentes” para entender que legalizar su uso medicinal será positivo para la población que lo necesita.

Hizo hincapié en que en México no es “tan difícil” conseguir mariguana, pero en el mercado negro no se tiene la garantía de que la cepa de donde proviene no contengan agentes dañinos que pueda generar daños internos; legalizarla garantizará que conocer que es una planta saludable, sin bacteria en la planta o con algún tipo de hongos.

Incluso compartió que en seminarios que ha impartido políticos se le acercan para decirle que utilizan cannabis en sus familiares, pero de forma ilegal, “tienen miedo de decirlo abiertamente, pero aseguran que sus parientes muestran una gran mejoría”.

Finalmente Lumír Hanus hizo un llamado a quienes por enfermedad usan cannabidiol a que mantengan una actitud positiva, pues esto ayuda a que en su conjunto con un estilo de vida y alimentación saludable los efectos del CBD o TCH sean más efectivos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.