• Regístrate
Estás leyendo: Bayer se une a institutos líderes en investigación oncogenética
Comparte esta noticia
Domingo , 09.12.2018 / 22:31 Hoy

Bayer se une a institutos líderes en investigación oncogenética

Pretenden desarrollar moléculas innovadoras que sean capaces de bloquear las señales intracelulares de los carcinomas responsables de la resistencia de diversos tipos de tumores.

Publicidad
Publicidad

La alianza estratégica establecida por Bayer con Loxo Oncology y el Instituto Broad del MIT y Harvard, ambos dedicados a la investigación de oncogenes malignos, permitirá desarrollar moléculas innovadoras capaces de bloquear las señales intracelulares de los tumores responsables de la resistencia de diversos tipos de neoplasias entre una población de pacientes definida por el tipo de mutaciones.

Robert LaCaze, jefe de la Unidad de Negocio Estratégica de Oncología de Bayer, explicó que gracias a esas alianzas de intercambio de conocimiento científico con colegas de EU, ya cuentan 50 líneas de estudio que permitirán, en un lapso de cinco años aproximadamente, ya no tratar el cáncer de manera “empírica”, sino contar con terapias innovadoras y convencionales con las que se obtendrán mejores resultados de sobrevivencia.

La estrategia de describir los genes mutados, su forma de expresión e incluso sus biomarcadores, detalló, ha contribuido al desarrollo de dos imnunoterapias, que pasarán a fase 1 en 2018, y de pequeñas moléculas que además de activar el sistema autoinmune de los pacientes, bloquean las diversas formas de trasmisión de las señales de los genes oncológicos que propician su proliferación.

Una de las moléculas que está en etapa avanzada, dijo LaCaze, es Copanlisib, que inhibe la enzima PI3K-alfa y delta entre los pacientes con linfoma folicular recurrente y cuyos resultados del estudio fase 2 Cronos demostraron su eficacia al mantener bajo control la enfermedad entre ocho y 11 meses en 59 por ciento de los 142 pacientes tratados en el estudio, cuya edad oscilaba 63 años, con mínimas posibilidades de sobrevivencia.

Y por ello, abundó, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sigla en inglés) “nos dio una aprobación acelerada” para continuar con la fase 3, que desarrollaran en los próximos dos años, por considerar que se trata de una opción entre aquellas personas que ya habían sido tratados con múltiples terapias y cuyo cáncer regresó casi de inmediato.

“Se está cubriendo una necesidad no satisfecha para ellos a través de esta terapia que tienen la ventaja de ser intravenosa, es decir, no pasa por el tracto gastrointestinal, y además bloquea las vías delta y alfa. Los tratamientos actuales solo bloquean la vía delta, por lo que el cáncer se vuelve resistente”, aseveró.

La otra terapia es Darolutamida (ODM-201) dirigida hacia el tratamiento del cáncer de próstata avanzado y resistente a la castración que se encuentra en fase 3 y cuya peculiaridad es actuar contra los receptores AR mutados y resistentes a los antiandrógenos de segunda generación.

“Los estudios demostraron que los pacientes tienen menos actividad antitumoral y efectos secundarios como fatiga, esperamos que esta terapia, desarrollada con Loxo Oncology obtenga su aprobación por la FDA”, abundó LaCaze.

Con Loxo Oncology, aseveró, también se han identificado 17 tipos de tumores con la mutación TRK, que aparece en el páncreas, colon, pulmón y también se ha identificado en tumores sólidos y líquidos pediátricos. Se trata de una rara mutación genética altamente resistente a diversos inhibidores.

Larotrectinib y el compuesto de seguimiento LOXO-195 bloquean las fusiones del gen TRK, como se comprobó en ensayos clínicos realizados en 55 pacientes con esa mutación TRK rara; “79 por ciento se encuentra en remisión desde 12 meses, respondió favorablemente al compuesto, algunos tendrán acceso a una cirugía, pero lo importante es que este sector se puede curar de cáncer, algo que resultaba imposible.

“Es el único inhibidor que se está desarrollando con los datos genéticos de los pacientes con este receptor de Tirosina quinasa”, dijo.

El acuerdo de Bayer y Loxo Oncology para desarrollar dos fármacos candidatos de Loxo, larotrectinib y LOXO-195, para tratar cánceres causados por la rara mutación genética, podrá ser de hasta 1.5 mil millones de dólares.

“Bayer está trabajando en anticuerpos que reconocen proteínas específicas de la superficie celular en determinados tumores y que, tras unirse selectivamente a las células malignas, liberan el fármaco citotóxico conjugado para destruirlas.

“En el área de los Conjugados de Torio Dirigidos se están creando candidatos a medicamentos usando una plataforma propia que emplea radiación alfa para destruir las células tumorales. En inmunooncología se desarrollan terapias de nueva generación orientadas a las necesidades de aquellos pacientes que no responden a las actuales”.

La empresa alemana invierte 3 mil millones de euros al año en el área farmacéutica, recurso que resulta bajo para atacar el cáncer y de ahí, reiteró, a importancia de establecer alianzas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.