Entre cuatro paredes

Por: Mónica García y Yanira Franco



En la onceava edición del Corredor Cultural Roma-Condesa, la directora Elena Mallet convocó a Pentágono, Foam, Aitor, La Metropolitana y Moisés Hernández, diseñadores, interioristas y arquitectos para intervenir 5 habitaciones del hotel boutique Condesa DF,  quienes fueron calificados por el jurado integrado por Moisés Micha, director y propietario del Grupo Habita; Pablo del Val, director artístico de Zona Maco, y  Juan Martín Simmons, de Arca Laboratorio Creativo.


Pentágono, integrado por Erick Sauxedo, Salvador Fernández y Charwin Zargari; el binomio de Foam, Omar Ramos y Alejandro Grande, y Aitor Garrido, platicaron con el equipo de Set Social de su primera participación en Corredor Cultural Roma-Condesa.


Alejandro Grande, diseñador industrial, egresado de la Universidad Iberoamericana

Omar Ramos con estudios en la ENAP y Centro  


Ambos se conocieron en una empresa de markenting, donde se dieron cuentan que tenía un lenguaje audiovisual en común y decidieron unirse para crear Foam. El concepto es de la premisa que la espuma (foam) es una creación natural orgánica geométricamente perfecta, siendo también una de sus estrategias creativas, es decir, basarse en patrones geométricos que después detonan en función y en forma, en objetos que satisfacen necesidades.


¿En qué se inspiraron para su instalación?

Omar: Presentamos una mezcla, hay un par de piezas de una línea que tenemos que se llama Golden, pero al mismo tiempo lo vimos como una oportunidad para usar materiales muy crudos, sin procesos. La intención es llevar la imagen de lo urbano, de una ciudad como México, a un concepto de un cuarto de hotel. Queremos darles un pequeño brief de lo que pueden encontrar afuera o de las historias que podrían encontrar conociendo al DF.


Alejandro: Es sacar al huésped de un contexto habitual y llevarlo a otra posibilidad visual con materiales que usualmente no se utilizan, es espuma reciclada que normalmente va forrada; el material nos pareció muy interesante en su forma más común y decidimos exponerlo sin recubrimientos de ningún material, para llevar al huésped a esa controversia con lo esperado.


¿Conoces el trabajo de los otros despachos?

Alejandro: Sí y es muy divertido porque desarrollamos la exposición Pangea para el Abierto Mexicano de Diseño, ahí estuvo Pentágono Studio con nosotros; a Aitor lo conozco desde la universidad, los de La Metropolitana fueron compañeros míos y de Omar en Centro, a Moisés Hernández no lo conocíamos pero tuvimos un proveedor en común y conocimos unas mesas suyas antes que a él.


¿Cabe la rivalidad?

Alejandro: Es como esta idea de que juntos somos más fuertes y es una visión con la que trabajamos en el taller; entre más diseñadores existan, que tengan éxito en nuestro país y expongan en el resto del mundo, México se consolida cada vez más como un país fuerte en el diseño y a nosotros nos pone en el otro lado del mapa. Que el gremio del diseño se fortalezca y que haya un entendimiento de la necesidad del diseño dentro del país, para nosotros es lo más importante mucho más allá de a quién se le busca y la rivalidad.


Omar: El fin es el país. Sí cabe la rivalidad, existe y siempre va a haber, los diseñadores siempre tienen el ego. Pero a nosotros no nos interesa, el diseño es una disciplina colaborativa, por eso creamos Pangea donde despachos con más trayectoria se presentaron junto con despachos igual de jóvenes que nosotros y con algunos aún más jóvenes, y creo que entre todos generamos esta unión de tanto clientes potenciales de unos para otros como relaciones públicas, de venta, de consejos y proveedores.


¿Les proporcionaron un presupuesto?

Alejandro: Nos apoyaron un poco pero en realidad no hubo un presupuesto determinado.


¿Cuál fue el costo total?

Omar: Todavía no hemos sacado los números. Masisa, empresas líder en América Latina en la producción y comercialización de tableros de madera para muebles y arquitectura de interiores, siempre ha sido súper buena onda con nosotros, nos ha apoyado en todos los eventos que hemos tenido.


PENTÁGONO STUDIO

Erick Sauxedo originario de Monterrey donde estudió diseño industrial.

Salvador Fernández originario de Monterrey con estudios en diseño industrial

Charwin Zargari originario de holanda y graduado en filosofía y gestión industrial

Se consideran más que un despacho de diseño, un laboratorio experimental, en donde el equipo de trabajo no sólo lo conforman diseñadores sino también video productores, diseñadores y especialistas de diversas ramas como la filosofía. Se dividen en dos ejercicios generales: arte objeto, que exportan a EU, Europa y Australia; y el diseño industrial, atacando las necesidades del mercado real y cubrir sus necesidades. Con un año de haber creado Pentágono Studio, cuentan con una larga experiencia pues han trabajado con Ariel Rojo, Ezequiel Farca, Rococo y Diablo Desing.


¿En qué se inspiraron para su instalación?

Lo que estamos buscando es ver cómo se ven nuestras piezas en un ambiente regular. Hicimos piezas especiales para el cuarto, medidas únicas y además lo vimos como un proyecto de interiorismo, varias de las piezas no son nuestras, nos avisaron dos semanas antes de presentar las instalaciones y lo que hicimos fue participar con amigos, artistas, diseñadores para que también formarán parte del proyecto. Por ejemplo, invitamos a Déjate Querer y nos hicieron un tapete especial, invitamos a Aldo Chaparro y nos hizo una escultura que va a estar en un muro, otra amiga nuestra que está en San Cristóbal de las Casas, que es muy buena diseñadora gráfica, nos hizo un mural gráfico que vamos a poner en un vinil. Entonces básicamente hacemos buen conjunto, así que yo creo va a ser muy interesante ver todas las piezas en la instalación y básicamente será una buena composición.


¿Conoces el trabajo de los otros despachos?

Si, la Metropolitana era uno de los despachos que conocíamos, nos gusta mucho el trabajo que tienen. Moisés Hernández acaba de sacar una colección muy mexicana que también es interesante y no sabemos que vaya hacer, no nos hemos reunido desde el día que venimos a verlo, pero nos damos una idea; Aitor también vimos que tiene algunos proyectos de hotelería, entonces también se ve muy interesante, a FOAM también los conocemos, son muy buenos amigos y también tienen piezas interesantes así asimétricas, con acabados naturales. No sabemos que van hacer pero estamos seguros que estará padre.


¿Cabe la rivalidad?

No, porque nosotros vemos otros mercados, llegamos vimos y conocimos como es la industria del diseño en México y honestamente se ha mentido mucho, se vislumbran shows que se ven bonitos pero detrás de cámaras están rotos, ¿Por qué tiene que ser así? ¿Por qué no podemos ser reales y decir la verdad? Iniciamos sin un peso y estamos funcionando y estamos mejorando y entre más transparente seas más colaboraciones tienes, porque tú llegas con un problema real y decir: “yo no puedo hacer”, “no tengo dinero para hacer esto” y te ayudan, entonces nuestro equipo, nuestros colaboradores siempre están dispuestos a apoyarnos, porque también les interesa ganar algo y siempre hay una reciprocidad interesante. Ni siquiera vendemos en tiendas de diseño en México, no estamos en galerías porque no es parte de nuestra estrategia.


¿Les proporcionaron un presupuesto?

Dieron tres mil pesos para cubrir costos de producción, pero realmente tienes que aportarle un poco más, es parte del show.


¿Cuál fue el costo?

Pero esta planeación estratégica donde nosotros, además de mostrar parte de los esquemas, pensamos que más podemos hacer y aprovechar, entonces contratamos modelos, contratamos maquillista, producción, luces y todo eso. La idea se tener un buen producto que podamos después nosotros usarlo para comercializarlo.


Aitor Garrido

Diseñador Industrial

Egresado de la Universidad Iberoamericana, con apenas 27 años de edad, es un empresario que ha creado su propia marca de productos para el hogar y de interiores Aitorismo & cía. ¿Por qué adquirir un producto de Aitor?, porque detrás de cada uno, hay una seria investigación en los antecedentes, industria, técnicas y materiales, y finalmente implementación, que es formar la colección. Una técnica que llamó la atención a la curadora Ana Elena Mallet.

¿Cómo conociste a Ana Elena Mallet?

Nos conocimos hace mucho tiempo, tuvimos la oportunidad de colaborar en proyectos hace dos años y desde ahí, nos conocemos. Cuando yo empecé con la marca, le presenté mis productos y desde entonces me sugirió formar parte de este proyecto.

¿En qué te inspiraste?

En el descanso a través de la historia de México, un trabajo que cuenta con el desarrollo que caracteriza a la marca, lo que empieza con un proceso de investigación en los antecedentes, industria, técnicas y materiales, y finalmente implementación en el producto, en este caso, en el interiorismo. Entonces busco objetos que son adecuados para los espacios reservados, donde uno llega a descansar y a relajarse. Está el petate, que es de origen prehispánico; una cama, que es más contemporáneo; el asiento, hago como una reflexión del asiento, porque es una tradición como el banquito; los objetos de guardado, donde se ponen las prendas más preciadas. También hay otros objetos que son más decorativos, pero también para espacios reservados como los biombos.

¿El tema fue libre?

Sí, lo que nos invitaron mucho fue a no hacer un showroom.

¿Cuál es el punto de la rivalidad con los otros despachos?

No, de hecho a muchos los conozco. Creo que van a hacer cosas muy distintas, son diferentes perspectivas. Me gusta que todos somos de la misma generación y estamos en un proceso de maduración.

¿Hubo apoyo económico de parte del corredor?

Sí, pero hay que poner lo necesario si queremos algo mejor. Creo que al final pondremos 50-50. Estoy poniendo objetos míos, pero otras cosas si hay que invertir

¿Dónde podemos encontrar tus productos?

Tengo tienda en línea, En la Condesa, en la calle de Campeche, y en Cuernavaca, en el hotel Flor de mayo.


< Anterior | Siguiente >