Mega desfile de moda se apoderó de la Ciudad de México

EFE





Más de 3.000 diseñadores y modelos no profesionales crearon el desfile más grande del mundo en tendencias urbanas, en la capital de un México que tiene "mucha grandeza en la moda", según el presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive). Con el desfile de 3.084 personas durante unas tres horas, impulsado por el Instituto de Estudios Superiores de Moda, Casa de Francia, y varias autoridades mexicanas, los participantes superaron el anterior récord que ostentaba Filipinas desde el pasado enero con 2.255.


"Creo que México tiene mucha grandeza en la moda", con universidades y escuelas de diseño "extraordinarias" y diseñadores "muy talentosos", explicó a Efe el presidente de la Canaive, Sergio López de la Serna. "Estoy emocionado de ver la capacidad creativa de los estudiantes" que desfilaron hoy, de entre los cuales hubo "diseñadores muy rescatables". Tanto, que buscarán a través de las calificaciones "llevar a algunos de ellos a foros internacionales", dijo este miembro del jurado que los evaluó.


"Esto llevará a motivar a las nuevas generaciones para que se den cuenta de que, cuando hay talento y hay mucha disciplina, pueden llegar a ser marcas importantes", aseguró López de la Serna sobre los grupos de participantes. Estas "tribus" no profesionales desfilaron por una pasarela de unos 50 metros tras un líder y creador de la imagen exhibida. Como Mariana González, que por primera vez desfiló "en grande" y con público, con una colección de "colores muy vivos" inspirada en los hippies, en lo que fue "una experiencia inolvidable".


Zapatos de tacón o plataforma, zapatillas y botas; pantalones con estampados y faldas de colores; camisas con rayas, cuadros, lunares y manchas de leopardo; chales, ponchos y chaquetas de cuero; sombreros con plumas, gorras y coronas de flores; e incluso muñecas Barbie lucieron en jóvenes y algunos niños.


También participaron una escuela mexicana de maquillaje profesional, una agencia de modelos y la Academia de Ballet de Ciudad de México, que concluyó el desfile con un baile sorpresa. "Está súper padre (muy bien) porque nos ayuda a interesarnos como diseñadores y da chance de que muchos de nosotros, que a lo mejor tenemos talento, nos podamos mostrar", contó Mariana, que desea tener su propia línea de ropa y una revista de moda.


La "gran preocupación" es cómo conseguir que estos jóvenes encuentren plazas en empresas para que "plasmen la grandeza de su diseño y eso contribuya a que México proyecte también por medio del diseño y de la moda todo ese talento que vemos", reflexionó Sergio López.


Similar preocupación tuvo el director general del Centro de Diseño de la Canaive, Mauricio Olvera, para quien hay muchos diseñadores en potencia pero pocas plazas. Otro problema es que en general "la gente muy creativa difícilmente logra aterrizar esa creatividad en algo comercial", y se olvida de que "la pasarela es para impresionar, pero (además) hay que tener productos que sean accesibles y que estén muy identificados con el mercado", según López de la Serna.


El presidente de la Conaive, que considera que la experiencia necesaria llega a partir de 25 años, echó en falta "la integración y la definición de un sistema de moda nacional para, en menos tiempo, lograr potencializar a las marcas mexicanas". A pesar de eso, Mauricio Olvera, creador de la marca de ropa Grypho, se mostró optimista ante Efe sobre la moda mexicana. "Llevamos preparándonos mucho tiempo y la industria tuvo épocas muy difíciles, pero creo que (...) está preparada para descollar", aseguró. EFE


cgf/jrm

< Anterior | Siguiente >