QrR

Con V de victoria (erótica)

EL SEXÓDROMO


Verónica Maza Bustamante

elsexodromo@hotmail.com

@draverotika

FB: La Doctora Verótika


El V Motel Boutique fue uno de los primeros hoteles de paso que aplicó, en abril de 2011, el concepto de hospedaje por lapsos de cinco horas con instalaciones modernas con diseño, mobiliario y blancos de calidad para ofrecer una experiencia sensorial diferente a la de los tradicionales “cinco letras”.

Ubicado en la colonia Escandón de la Ciudad de México, se convirtió en una excelente opción para las parejas que desean tener encuentros en espacios amplios, elegantes, con amenidades diversas y un sistema ecofriendly en el edificio, pues cuenta con planta de reciclaje de agua, paneles solares e iluminación led de bajo consumo.

Cinco años después abren las puertas a una segunda sucursal, ubicada en Periférico Sur (a la altura de Gran Sur). El pasado miércoles, un día antes de su apertura al público, tuve la posibilidad de ir a la presentación y tour en sus instalaciones. Si el primer V Motel me parece una de las mejores opciones para el albergue amoroso, al nuevo lo coloco de inmediato en los primeros lugares. Es caro, eso sí, pero lo vale para una velada especial o para quienes pueden pagar el costo sin problema.

Supongo que los dueños se dieron cuenta de la tendencia actual de hacer fiestas privadas en estos espacios y, por ello, la sucursal sureña cuenta con un enorme lounge bar en el primer piso en donde es posible organizar una buena pachanga bajo el cobijo de su decoración gris, negra y violeta. Además, varias habitaciones se conectan entre sí para lograr el mismo objetivo.

Este V Motel sí tiene habitaciones en donde los huéspedes pueden meter su auto en un garage privado, además de las de torre. Cada una de las Junior Suite cuenta con una cama king size, pantalla led, audio e iluminación personalizada, jacuzzi y juego de sillones curve y love seat (950 pesos en villa y 900 en el edificio). También hay versión Twin, para cuatro personas.

La Pool Villa está distribuida en 180 metros cuadrados. Posee alberca, jacuzzi para seis personas, tobogán, cuarto de vapor, cama de tres metros (¡es enorme!) y sillón curve (cuatro mil pesos para dos personas y se permiten hasta diez adicionales por 500 pesos cada una).

Las novedades en esta sucursal son la llamada Spa & Pool Suite, que tiene una pequeña área de terraza privada con alberca, cama de masaje y tubo (mil 800 pesos por ocho horas o dos mil 500 por toda la noche) y la Handicap Suite, organizada para personas en silla de ruedas, pues todos los espacios están diseñados para el libre movimiento de ésta y tiene una cama motorizada que genera movimientos pélvicos asistidos (mil 250 pesos). Esto es un parteaguas en la industria motelera, que hasta ahora no había adecuado en sus instalaciones una oferta semejante, necesaria en estos tiempos en que hablamos de inclusión, diversidad sexual y reconocimiento del derecho al placer para todos.

Sin embargo, la corona de la reina V sigue siendo la Sky Suite, y aquí cuentan con dos. Miden 220 metros cuadrados y están en el penthouse, con una vista panorámica de la ciudad en su roof garden privado con alberca, jacuzzi, tobogán, camastro al aire libre y área de bar (cuatro mil pesos para dos personas, caben 18 adicionales). Mediante sus paredes móviles es posible unir las dos suites por sus terrazas, aumentando el aforo total hasta para 40 personas.

Por todo ello... ¡larga vida al V Motel!

 

****

EL UBER DEL SEXO

Ohlala es una aplicación creada en Alemania que pone en contacto a personas que viven en la misma zona geográfica y están interesadas en conocer gente con la opción de pactar un precio por encuentro, que puede ir desde una charla informal o una salida al cine, a una fiesta, hasta reuniones con un objetivo erótico. El año pasado, Jordi Soler, colaborador en MILENIO, habló sobre el tema en su “Melancolía de la resistencia”, donde afirmó que la app se propagaría como un incendio en las principales capitales del mundo, y parece que eso está comenzando a suceder. Desde principios de febrero, el servicio conocido como “el Uber del sexo” se posiciona también en Nueva York.

Funciona de la siguiente manera: el usuario ingresa a la app, como en Tinder, y debe ingresar el lugar en donde se llevaría a cabo la cita y qué busca con ella. Hombres y mujeres podrán contactar con esa persona mediante un chat privado para negociar tanto los detalles como el precio por la reunión. En Alemania se han inscrito quienes se dedican al sexoservicio pero también otras personas que no buscan esto de manera regular. Tras llegar a un acuerdo, el usuario paga la tarifa establecida y decide dónde se verán. En promedio, el precio es de 240 euros por velada (unos cuatro mil 700 pesos).

En estos días en donde hay nicho para innumerables negocios gracias a las nuevas tecnologías, la prostitución encontró el suyo. Y aunque se piense que la mentecilla detrás de este proyecto es un “viejo cochino”, su creadora es Pia Poppenreiter, una austriaca de 28 años que estudió negocios en Moscú y realizó un postgrado en Berlín, donde estructuró Ohlala.com, la cual empezó a funcionar con éxito en ciudades alemanas como Berlín, Frankfurt, Múnich y Hamburgo. Actualmente ha sobrepasado los 25 mil encuentros de pago; espera llegar a Madrid, París y Londres.

Pía responde a las críticas afirmando: “Ya sea que las personas deseen tener compañía durante una cena o acabar juntos en la cama, eso es un asunto privado que debe ser aclarado en el chat antes del encuentro. Nosotros emparejamos a las personas para las citas de pago de manera inmediata. Resolvemos una carencia del mercado que otras apps de citas y servicios de acompañantes no solucionan, pues unimos expectativas, y las personas saben exactamente a qué van en sus encuentros”.

Si bien es cierto que hay muchos y muchas que ven a la prostitución como una manera de ganar dinero y lo hacen sin ser obligad@s, sería interesante saber si Ohlala cuenta con filtros o posibilidad de denuncia para que no se preste a la trata de personas.

 

****

EL NUEVO LENGUAJE DEL AMOR

El “Ola Ke Ase?” se ha convertido en uno de los grandes memes de la historia, y muchas personas comenzaron a escribir con faltas de ortografía en las redes sociales para seguir la broma. Pero es cierto también que, a pesar de esta tendencia, a l@s usuari@s de internet les gusta que los demás escriban bien; es más, eso puede ser un requisito al momento de ligar.

De acuerdo con una encuesta realizada por el sitio estadunidense de citas Zoosk, las personas con mala ortografía tienen menos posibilidades de concretar reuniones para tener sexo; el 48 por ciento, de los nueve mil encuestados, indicó que su deseo sexual se reduce cuando la otra persona escribe mal. Los resultados variaron entre hombres y mujeres: 65 por ciento de ellas dijo que por ningún motivo tendría sexo con alguien que no sepa redactar bien, mientras que 40 por ciento de los hombres haría lo mismo.

 No todo es malo. Según la investigación de Zoosk, usar signos de admiración sube en un diez por ciento la posibilidad de que te contesten; usar el acrónimo LOL (“muerto de risa”), aumenta 25 por ciento el chance de obtener una respuesta, y escribir YOLO (“solo vives una vez”) lo reduce 45 por ciento.

< Anterior | Siguiente >