• Regístrate
Estás leyendo: Un ‘stand-up’ por Louis CK
Comparte esta noticia

Un ‘stand-up’ por Louis CK

Publicidad
Publicidad

EN EL TONO DEL TONA
Rafael Tonatiuh

“¡Ah! ¡Si pudiera calmarme así
el hambre, sobándome la panza!”:

Diógenes de Sínope,
masturbándose en la plaza pública.

Algunas amigas mías muy queridas me invitaron a participar en la campaña “yo también soy un acosador”, en las redes sociales. Son mujeres idealistas que no entienden que hacer una declaración pública así, nomás por haberle dicho a una vecina que “le sienta muy bien esa blusa”, no me conviene en mi currículo. Entiendo las buenas intenciones de aceptar públicamente que soy un marrano que solo piensa en violar mujeres, y que reconocerlo es bueno para coadyuvar a la penalización del acoso sexual, pero si yo acepto una culpabilidad así, que además no acepto, ante un ente del sexo que sea, me va a chantajear emocionalmente de por vida, como una pareja. Prefiero pasar por acosador, como Louis CK.

Dentro de la reciente oleada de escándalos sexuales en Hollywood, no creo que todos los hombres, por el solo hecho de ser varones, quepan en el mismo costal. Woody Allen, por ejemplo, fue acusado por Mia Farrow de abusar de sus hijastras y la justicia falló a su favor, pero nadie habla de su inocencia, pues para la humanidad Allen ya es un abusivo tan solo por haber sido acusado por una mujer. Cuando mucho, se pensará que usó influencias o dinero para limpiar su imagen, pues es políticamente incorrecto sugerir que Woody Allen haya podido ser calumniado (yo, por ejemplo, tan solo por insinuar que Allen no es un abusivo, ya puedo ser el Christopher Domínguez de petatiux).

En la actualidad, acusar a un hombre borra per se su presunción de inocencia, antes de juzgarlo (como a un musulmán en Estados Unidos). Ante cualquier acusación yo ya soy culpable tan solo por tener un pene (¡y pensar que en los tiempos de Freud eso causaba envidia!).

El problema del acoso y la discriminación viene de la ideología y práctica capitalistas, que apoyan el poder de los ricos, no de los varones como tales. El hecho de que la mayoría de los puestazos estén en manos de varones no nos hace a todos los hombres iguales de gandallas abusivos (del mismo modo, casi todos los puestazos están en manos de güeros, y no por eso armaría una guerra contra la gente rubia). De hecho, algunas mujeres también son cómplices del poder masculino, basta con revisar cuántas juezas amparan criminales.

De todos los escándalos hollywoodenses, destaca el de Louis CK (el alumno más talentoso de gran maestro del stand up: George Carlin). Las estandoperas Dana Min Goodman y Julia Wolov dijeron que durante el Festival de Artes Cómicas, en Aspen Colorado, Louis las invitó a su habitación del hotel y les preguntó “si podía sacar su pene”. Le dijeron: “¿Es una broma?”, y él se desnudó, lo sacó y se masturbó; no me quedó claro si lo aceptaron o no, solo que tardaron mucho tiempo en darse cuenta de que no les gustó la broma.

A mí en lo personal no me molesta que la gente se masturbe o haga lo que quiera. Es su cuerpo. Me parece más ofensivo que me digan que le hago bullying a las instituciones, cuando cínicamente son las instituciones las que bullean a la triste población.

Si alguien se masturba delante de ti, ¿no sería buena idea denunciarlo inmediatamente? En caso de que te moleste, porque hay culturas que reaccionarían de manera distinta, un escandinavo, por ejemplo, que es muy polite, diría: “Ah. Una persona que se masturba”, y ya; pero si en una cultura como la nuestra eso te molesta, lo mejor es que denuncies (con la policía, no con su agente). La hermana de Sarah Silverman acusó al mismo Louis CK de masturbarse, desnudo, frente a ella 20 veces! Yo no hubiera aguantado más de una (quizás dos).

Abby Schachner dijo que se masturbó con él vía telefónica (y antes no lo acusó de masturbarse telepáticamente) y Rebecca Corry declaró que, grabando un piloto, le propuso encuerarse y masturbarse.

A pesar de ser un depravado confeso, reconozco que Louis me hace reír, como Jerry Seinfeld, Ricky Gervais, Chris Rock, George Carlin y, en su época, Woody Allen y Bill Cosby. ¿Qué quieren que haga? ¿Que vaya con un psicólogo para que sus chistes dejen de hacerme reír? ¿Y si el psicólogo se ríe, tendré que pagarle la consulta?

Louis CK aceptó su culpabilidad, lo cual, sumado a que ambas partes coinciden en que el comediante pidió permiso para sacar sus partes, lo convierte un interesante e irónico caso de paranoia crítica, pues independientemente de que esté loco, sea un macho prepotente o un genio incomprendido, lo cierto es que, como depravado sexual, es un caballero.

“¿Me puedo desnudar y masturbarme?”
“¿Es una broma?”

Dedicado a Tony Clifton.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.