• Regístrate
Estás leyendo: Un mano a mano entre la basura y el polen
Comparte esta noticia
Jueves , 13.12.2018 / 07:37 Hoy

Un mano a mano entre la basura y el polen

Publicidad
Publicidad

EL ÁNGEL EXTERMINADOR

Miriam Canales

@miricaiba

Un combo de bandas de diferente época y género disputándose el escenario, una dupla de divas cual madre e hija profesándose admiración y cariño. Blondie y Garbage irrumpieron con su Rage and Rapture Tour la noche del lunes 14 de agosto. La ira y el éxtasis tuvieron permiso.


En estos tiempos en que la basura de la Ciudad de México ya se separa en orgánica, inorgánica y demás, hay otra que se sigue cociendo aparte… pero no vino sola: esta vez, a pesar de que su vocalista Shirley Manson decía sentirse emocionada y “con unas pinches ganas de llorar” cada vez que visita México (pero no ha aprendido nada de español todavía), todos sus elogios se dirigieron a su mentora, Deborah Harry, de quien se confiesa admiradora desde mediados de los ochenta. “Seguro muchos de ustedes ni habían nacido en ese entonces”, mencionó irónicamente a su joven audiencia (y no le faltaban razones). New wave, punk y rock alternativo a la carta.

Ni Blondie ni Garbage son las bandas de moda entre los millennials, ni Pollinator o Strange Little Birds (sus últimos álbumes) son obras maestras para ellos, pero se han ido convirtiendo en piezas de “retromanía” y “nostalgia”. Aun así, Garbage no pierde su ímpetu y salió a escena a las 8:45 de la noche tras tomar lugares en el Palacio de los Deportes. Antes de ello, la empleada número 132, encargada de llevarnos a las butacas, exigió propina de manera chantajista alegando que la empresa de espectáculos en la que trabaja “no le da sueldo y que vive de las gratificaciones”. Al entregarle una mínima cantidad, se alejó inconforme.

Una vez pasado ese trago amargo, sobresalió la figura de Manson, a quien los años le sientan bien pese a encontrarse ya en el “quinto piso” y habiendo prescindido de la maternidad para ser feliz. Feminista y progay se sigue proclamando como hace 20 años atrás. Con “No Horses” abrió la velada, pero no fue hasta que llegó “#1 Crush” (tema de la película Romeo y Julieta) que los ánimos comenzaron a calentarse. Shirley es muy dada a hablar y hablar y contar anécdotas durante sus conciertos, como lo atestiguó quien escribe estas líneas, celebrando su vigésimo aniversario en el Academy Brixton de Londres: “Somos mujeres y yo no sería lo que soy sin Debbie. Ella es una persona muy dulce y profesional”. Su pleitesía era evidente en este juego de reina-princesa que ha quedado plasmada en una entrevista mutua y divertida para la revista Entertainment Weekly, en la que Harry revela algunas de sus fobias, como el tamaño del Hyde Park de Londres.

Dejando a un lado su orgullo femenino, sonaron “Vow”, “Stupid Girl”, “Pushit”, “Cherry Lips”, “I Think I’m paranoid” y “Cup of Coffee”. En medio de luces de celular entre el público, presentaron una sorpresa con “The World Is Not Enough: “Nos llamaron un día para preguntarnos si queríamos tocar el tema de una película de James Bond y dijimos: Fuck yeah!” Una más al anecdotario. Y no podía faltar “Only Happy When It Rains”, ese tema tan oscuro y alusivo al bullying para rematar su participación y despedirse con su sugestivo vestido rojo con medias de red y tacones. “¡Shirley: yo sí te pongo tu miscelánea!”, gritó un vecino de butaca.

¿Pero a quién le pertenecía realmente esa noche? Tras un intermedio y una lluvia de especulaciones, surgió otro escenario con unas coloridas pantallas opacando la austeridad del grupo anterior. Se trataba de Debbie Harry y sus secuaces. Ataviada con disfraz y máscara de abeja, arrancó un grito eufórico con “One Way Or Another” entre esos abejorros que “no habían nacido ni a mitad de los ochenta” y que no vivieron tampoco el auge del punk de Nueva York ni de su capilla CBGB, donde Blondie solía celebrar sus ceremonias musicales. Es así como “La abeja reina” reclamó su trono.

“Solo venimos un día a México, quisiéramos quedarnos más tiempo, pero no podemos”, se lamentó, pero al ser su única noche convertiría en súbditos a esa colmena reunida. De Pollinator sonó “Gravityy Too Much” como su nueva carta de presentación para esparcir su polen. Y a sus más de 70 años, Harry sigue luciendo briosa como en sus mejores épocas y facetas de actriz en películas delirantes como Videodrome o Hairspray. Aunque por momentos su voz no sonaba lo suficientemente fuerte, su actitud le permitía seguir interpretando “María”, “Rapture”, “Call Me”, “Atomic” y “Heart of Glass” para pasar a un encore y cerrar con un curioso cover de “My Heart Will Go On” y las clásicas “The Tide Is High” y “Dreaming”.

El vecino “de la miscelánea” lucía muy tímido al tratar de cantar los temas de Garbage, pero no escatimó sus movimientos al bailar al ritmo de Blondie, enfundado con su camisa godínez la noche de ese lunes previo a la quincena. Quedaba claro que su “corazón de cristal” le pertenecía a la señora Harry, como el de la gran mayoría del público, hasta que la abeja voló casi a la medianoche en busca de otras flores para polinizar.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.