• Regístrate
Estás leyendo: Umberto Eco ¡El péndulo de ‘fuck you’!
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 14:06 Hoy

Umberto Eco ¡El péndulo de ‘fuck you’!

Publicidad
Publicidad

PEPE EL TORO ES INOCENTE
Jairo Calixto Albarrán

Cuando Umberto Eco fue a la Facultad de Filosofía y Letras para hablar sobre literatura medieval, aquello era una romería solo comparable a la del papa en Ecatepunk, pero sin escenografía chafa. Era el rockstar que al cumplir 50 años decidió contra los esteros de la crisis de la mediana edad, escribir un bestseller llamado El nombre de la rosa, que en lo personal me enseñó que el oscurantismo no fue tan oscuro y que no hay que pasar las páginas de un libro con el dedo porque te pueden envenenar y que en los monasterios la vida es más sabrosa.

Todos habíamos oído hablar de su obra cumbre en su papel de de semiólogo feliz, Apocalípticos e integrados (ese que rompía todos los esquemas de la semiótica tradicional, al darle categoría de objetos de estudio a algo que las mamás y los maestros atávicos habían señalado como cosas del demonio: los cómics, el cine, la cultura pop) que muy pocos habían podido leer porque tenía un precio realmente prohibitivo.

Maldito texto, valía una fortuna y en la librería Gandhi estaba más vigilado que el helicóptero donde viaja Belinda. Los mejores especialistas de mi generación en la materia del hurto libresco (hoy un oficio en decadencia debido a los sensores y la tecnología que convierten a las librerías en bancos) habían fracasado en el intento.

Uno de los casos más conocidos fue el de un gran Brother in arms que justo cuando creía que se había salido con la suya con aquel preciado botín que llevaba en escondido arriba del cóccix, que me lo apañan. Y no era solo el hecho del intento del hurto, sino que el ladrón, debido a quién sabe qué oscura disposición como de los tiempos de la Inquisición contra la que con regularidad se tenía que enfrentar el Sherlock Holmes del medioevo, Guillermo de Baskerville (cuyo único sabueso era Adso de Melk), y que imponía como castigo pagar el ejemplar y, para colmo, no quedarse con él. O sea, algo que tuvo que ser inspirado por una de esas torturas de las que eran víctimas cualquier perro infiel.

Ya lo peor es que este desliz que sin duda habría reprobado don Umberto mandado a aquellas cruzados, jijos de los templarios, al ¡Péndulo de fuckyou!

Muchos entusiastas de esos que pretenden echarte en cara su sabiduría, en cuanto se supo sobre la muerte de Umberto Eco de inmediato anunciaron que el maestro milanés era mucho más que El nombre de la rosa (que son igual de odiosos que quienes se burlaron de quienes sentían cierta tristeza por el fallecimiento del dotore, pero que llorarán y llorarán sin nadie que los consuele cuando caiga Paulo Coelho); sí, pero sin esa novela en muchos sentidos revolucionaria y aleccionadora, la celebridad del sabio personaje se hubiera limitado en el ámbito académico y de paso nos hubiéramos perdido la dicha inicua de ver a James Bond en su versión de Sean Connery, convertido en un True Detective del oscurantismo.

Gran momento: la lucha de la solemnidad contra el poder desmitificador de la risa sin olvido. Todo a través de la búsqueda del legendario texto de Sócrates donde pergeña un elogio de la sonrisa pero no la vertical, en medio de ese vendaval de erudiciones sin atorrancia que conforman la desmesurada y exuberante obra de Eco.

Además, me vale gorro lo que digan los especialistas que leyeron aquella sórdidas historias de la Abadía en un cubículo académico o en la Biblioteca Nacional, cuando esa novela me acompañó en esos viajes cotidianos a Chapingo para cumplir con un trabajo de ayudante de investigador hasta aquellas inhóspitas geografías. De no haber sido por las encrucijadas depositadas con generosidad a lo largo de la trama por el muy talentoso y ciego Mr. Burgos, habría terminado de pasante de ingeniero agropecuario agradecido de que me enseñaran a explotar a la tierra y no al hombre.

Los ecos de Eco

Guillermo de Baskerville, Jacopo Belbo, Roberto de la Grive, Yambo y Colonna criaturas que Umberto Eco arroja sin piedad a las intrincadas mazmorras de sus novelas inscritas en la premura de los siglos, en donde las luces y las incertidumbres libran batallas, mucho antes de que la palabra modernidad fuera acuñada, hurgan en el alma de la memoria histórica, en los acervos prematuros de la ciencia, en los laberintos del conocimiento para dialogar con Él, con el único fin de explorarle las intenciones y rastrearle los propósitos.

Son intelectuales voluntariosos y apasionados que, atrapados por sus bulímicos apetitos de sapiencia, adictos a los hallazgos de la memoria y dominados por las aventuras intelectuales y con ciertos rasgos hollywoodense, en el sentido existencial del término, se embarcan en portentosos safaris en pos de la aclaración de todos los misterios y el desmembramiento de cada mecanismo que permite el vagabundeo de nuestra esfera azul en el universo y promueve su hospitalidad para con los hombres que la habitan y se proponen comprenderla y hasta destruirla de manera casi voluntaria.

Pero los intelectuales, los que imagina Eco ante su propia imposibilidad de servirles él mismo de ejemplo, no son aquellos que se conforman con encontrar los máximos peligros en el polvo acumulado en los contrafuertes de los libros extraídos de antiguas bibliotecas que luego se apoltronan en seguros habitáculos para su estudio. El hombre de cultura debe también retar a los elementos y a las otredades: ser como Indiana Jones y Phileas Fogg, Sam Spade y Fantomas, James Bond y Paul Bowles, Mandrake y Hemingway... Una especie de ideal socrático en contubernio con cierta forma de heroicidad peliculesca, en donde la razón y sus pasiones se encuentran comprometidas con el desglose de toda sospecha que erosione el cuerpo de la verdad. Umberto Eco es como Yoda, un instructor de muchos Luke Skywalker de la cultura.

Ellos habrán de rechazar las tentaciones del bienestar pequeñoburgués y los atajos artríticos de lo sedentario, para tomar rutas tan dolorosas como aleccionadoras, siguiendo los designios de Lou Reed en el walking on the wild side.

Cada periplo literario de Eco es el homenaje a las posibilidades desentrañadoras de la inteligencia y el conocimiento, puestos a disposición de toda forma de experiencia, en donde los temas son protagonistas: El nombre de la rosa es la sospecha y la deducción, la risa como elemento subversivo en el imperio de la fe; El Péndulo de Foucault es el escarbamiento en los cimientos mohosos y oscuros del pensamiento occidental (que busca saber y no gozar), en donde los templarios y el esoterismos son sombras prófugas de un poder sin anclas; La misteriosa llama de la reina Loana es abismo memorioso por los caminos de la edad de la inocencia, de los primeros fervores, del nacimiento de una educación sentimental sin wifi ni Waze ni Google Maps para terminar siempre extraviado; La isla del día de antes que convierte a la palabra, el verbo y el lenguaje como maquinarias totalizadoras y autogestivas, productoras de espíritus y acepciones, constructoras de conceptos y metáforas que responden a las leyes de las transformación perpetua.

Y Número cero, espléndida novela donde Eco, enmarcado en una historia extraviada de Mussolini, da instrucciones precisas para armar un medio de comunicación con la clara intención de medrar con él, destruir enemigos, apuntalar complicidades, buscar favores, acumular poder y dinero. Una ficción imposible para llevarse a cabo en la realidad, pero es bueno saber que si se siguen con puntualidad los consejos de este hombre barbado de la profecía esperada, nacido en Alessandria y apenas fallecido en Milan, con la debida falta de escrúpulos y sentido del decoro, podría lograrse con un grado de probabilidad. No está probado científicamente pero se podría intentar.

Al final de don Umberto me quedo con su visión de las redes sociales: “Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que antes hablaban sólo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Entonces eran rápidamente silenciados, pero ahora tienen el mismo derecho a hablar que un Premio Nobel. Es la invasión de los imbéciles”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.