• Regístrate
Estás leyendo: Toño Lira y la revolución del rock urbano
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 13:24 Hoy

Toño Lira y la revolución del rock urbano

EL ÁNGEL EXTERMINADOR

De cara a un próximo aniversario, mismo que celebrará con un concierto el 18 de agosto en el Teatro Metropólitan, el cantante habla de las frustraciones, logros y sueños que lo alimentan.
Publicidad
Publicidad

La tarde apenas comienza y de un salón de fiestas ubicado cerca de una estación del Metro al norte de la ciudad surge una música apenas identificable. Cuando la puerta se abre y el sonido se vuelve nítido, se escuchan las notas que dan cuerpo a “Recuerdos”, una de las canciones más conocidas de Liran’ Roll, grupo fundado en 1991 por el cantante Toño Lira y hoy día uno de los exponentes más reputados del rock urbano.

De cara a un próximo aniversario, mismo que celebrará con un concierto el 18 de agosto en el Teatro Metropólitan, el cantante habla de las frustraciones, logros y sueños que lo alimentan. A lo largo de los años él ha sido uno de los artífices en la dignificación del rock urbano: “Definitivamente empieza a tener más reconocimiento, la gente se da cuenta del trabajo de las bandas. El rock urbano era ubicado siempre en los hoyos funkies, pero Liran’ Roll tenía más sueños, expectativas y empezamos a hacer teatros. Nos ha gustado y hemos tratado de agarrarle el sabor, de cada vez sonar mejor, de buscar nuevas cosas, estilos.”

Cuando mira hacia atrás, Toño Lira asume el progreso: “Del primer disco (Quiero cambiar) al más reciente (Libérame), hay un cambio abismal de lo que era Toño Lira a lo que soy ahora. Anteriormente no estaba preparado para estos conciertos, para este éxito, vamos a llamarlo así”.

¿Cómo qué no estabas preparado?

Era el miedo a presentarme en un escenario, el Toño Lira anterior posiblemente no creía en sí mismo; estábamos limitados, éramos muy radicales. En esos tiempos el rock urbano era de los marginados, del proletariado, creíamos que no debía llegar a los medios y conservarse subterráneo, circular de mano en mano; ahora vemos que hay otros mundos, empezamos a descubrir que hay otras cosas”.

Un día, Toño Lira decidió sacudirse el yugo de las etiquetas. Si la música era buena, ésta debía mostrarse y confrontarse, salir del manto protector de la periferia, aunque con el movimiento algunos de sus seguidores habrían de voltearle la espalda: “Era necesario hacer algo con la música porque no pasaba nada con el rock urbano, seguíamos con los mismos promotores que nos ofrecían equipo malo, lugares pésimos, incluso la raza no tenía donde hacer sus necesidades. Empezamos a buscar mejores lugares, veíamos que a la gente le gustaba, pero tenía miedo; cuando hicimos un Metropólitan o un primer teatro, la gente decía que ese no era su lugar, su espacio, estaban acostumbrados a estar en los hoyos. De allí fue tomar conciencia y decir creo en mi música, en el movimiento de rock and roll mexicano y tengo que salir a la luz. Me dieron ganas de decir cosas, porque antes no sabía qué decirle a la gente, cómo expresar con palabras lo que estaba sucediendo con el rock urbano y ahora ya tengo esa capacidad”.

Son pocos los que han roto la zona de confort que representa crecer y desarrollarse en el rock urbano. Integrante destacado de esa minoría, Toño Lira ha aprendido que hacer las cosas de manera diferente no habrá de satisfacer a todos: “Dicen que somos fresas, que ya no somos rock urbano, pero estoy comprometido con un movimiento, con Liran’ Roll, conmigo mismo, tratar de ser una persona íntegra con lo que he hecho toda la vida. Cuando era más joven y empezaba con el grupo hacía ska, punk, todos nos podíamos juntar, la música era lo que nos unía a fin de cuentas y luchábamos por la música, por ser escuchados. Ahora quieren dividirnos”.

Te presentaste una vez en el Auditorio Nacional (2012), ¿por qué no has regresado?

Quería presentar este disco allí y hablé con la gente, pero para ser honestos, nos dieron el avión. Y creo que fue el prejuicio de una sociedad que no permite que crezcas; vieron que este movimiento fue sincero, que la gente fue a apoyar realmente. Fue chido, maravilloso, llegué a mi sueño pero después de eso ya no supe qué hacer y volví a empezar, volví a los hoyos funkies, a los bares, regresé a mis raíces, pero me di cuenta de que se pueden hacer las cosas.

¿Ahora estás con un pie en el mainstream y otro en el rock urbano?

No quiero hacer lo mismo que ha pasado con otras bandas que no han definido si se van al lado fresa o al lado roquero. Creo que la misma gente te lleva, te pone donde mereces; busco un lugar en el corazón del público, me da gusto que me escuche el oficinista, la ama de casa, el puberto. A mis conciertos va toda la familia, mientras Liran’ Roll haga música, yo la pienso universal, no para cierto sector, dejo que fluya.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.