QrR

La tercera es la que vence

La tercera edad.
(Especial)

EL SEXÓDROMO
Verónica Maza Bustamante

Leo en una nota de la agencia Reuters que en Japón existe una página de internet para que hombres y mujeres de la tercera edad puedan conocerse e intentar establecer una relación amorosa o erótica. Algo así como un Tinder para abuelitos. Se llama Ai-Senior, y cuenta con 6 mil miembros inscritos, algunos de ellos con más de 90 años de edad.

Me gusta el artículo porque me recuerda una pregunta constante de mis lectores: "¿Hasta qué edad se pueden tener encuentros eróticos placenteros?". Mi respuesta es: "¡Hasta el día de tu muerte!". Algunos me han dicho: "¿No será hasta que el cuerpo aguante?", pero no lo veo así, pues eso nos limitaría a la energía física cuando, en realidad, para tener sesiones sensuales felices lo que se necesita es entusiasmo, inteligencia erótica, conocer nuestro cuerpo, tener tiempo, alegría. A cierta edad no habrá equilibrismos ni posturas radicales o el llamado "sexo duro", pero sí un cúmulo de experiencias que permiten tener momentos deliciosos.

La esperanza de vida, las variables sociales y los cambios culturales han favorecido que el sexo después de los 60 años esté dejando de ser un tabú y, aunado a ello, se practique con mayor frecuencia tanto entre parejas casadas como entre solter@s y viud@s.

Hay factores psicológicos y fisiológicos que pueden afectar el desempeño en la cama, pero si desde décadas previas se mantiene un efectivo control de la salud, se estimula la creatividad, se alimenta el intelecto, la reflexión, será posible que el interés por el gozo no desaparezca, que nuestro organismo y cuerpo se conserven en buen estado, logrando adaptar nuestras apetencias a la realidad de cada etapa de la vida, incluyendo las más avanzadas.

"Nunca se es demasiado viejo para enamorarse", dice Yoji Kawamura, un hombre japonés de 62 años que conoció a su actual esposa en Match, un portal dedicado a conectar a personas que desean establecer relaciones amorosas y cuenta con un bajo, pero presente, porcentaje de personas mayores en busca de compañía.

Yosuke Komori, de 66 años, y su esposa de 57, Mutsuko, se conocieron hace cuatro años en Ai-Senior. Ella dice: "Una vida sexual sana es una parte importante del matrimonio, pero la comprensión mutua en una relación es todavía más importante". Las prioridades van cambiando con el paso del tiempo, al igual que aquello que nos excita. Rebasada cierta edad se prefiere compartir carcajadas, generar lazos creados por la complicidad, coincidir en pasatiempos que sentir esa fuerza abrasadora llamada pasión, la cual se disfruta en determinadas situaciones pero si estuviera presente siempre, de manera cegadora, demasiado intensa, podría acabar agotando hasta al más entusiasta.

Además, cada vez es más común que las personas se divorcien y eso no represente el fin de su vida amorosa y/o sexual. Los cambios sociales permiten a gente de todas las edades rehacer sus vidas afectivas, buscar a una persona con la cual volver a compartir el día a día o simplemente permanecer en la soltería sin que eso implique que jamás se vuelva a explorar el deseo y el éxtasis erótico.

"La tercera edad puede estar llena de grandes tesoros", me dijo una amiga de 65 años. Le creo. Y me voy preparando para ello.

* * * * *

Tantito tántrico rico

El llamado "sexo tántrico" es estupendo para mejorar el rendimiento sexual pero, sobre todo, para sentir con mayor intensidad la energía sexual que tenemos dentro de nuestro ser. Para el tantra, lo importante no es el orgasmo ni las descargas intensas y efímeras de excitación, sino la estimulación del espíritu.

El psicólogo y terapeuta sexual David Yaria explica, en el portal Sexualidad 180, cuatro consejos básicos para su práctica:

Los sentidos son lo primero. Hay que explorar los cinco, no sólo la vista o el tacto. Es importante percibir el momento en que nuestras parejas están en éxtasis para tratar de repetir el instante y disfrutarlo al unísono.

No hay límites. El pasado erótico no debe ser ni destino ni vergüenza, sino una serie de experiencias que nos ayuden a tratar de ir siempre más allá en nuestro placer y el de nuestras parejas. Es importante centrarse en el momento, tratando de no pensar en otra cosa que no sea lo que se siente.

Cambia de postura. Se puede empezar por colocarse de pie frente a tu pareja, abrazados, con una mano entre los omóplatos ajenos y la otra mano en la base de su columna vertebral. Estando así, es importante centrarse en el aliento propio, que entra y sale de los pulmones, para sincronizar la respiración con la de la pareja. Yaria sugiere hacerlo durante cinco minutos; después, seguir con otras posturas o actividades eróticas.

Hay que aprender a dar y a recibir. No es un acto egoísta ni exclusivo. El objetivo tampoco debe ser "que el otro goce y lo demás no importa". Se trata de que ambos disfruten para que puedan intercambiar su energía sensual.

* * * * *

AFRODISÍACOS DE HOY

No hay alimentos que nos ofrezcan la posibilidad de, tras su consumo, aumentar de inmediato nuestra libido, mejorar las erecciones o el rendimiento erótico, pero sí es cierto que hay ingredientes que pueden coadyuvar un poquito para tener un encuentro sensual un poco más intenso debido a que tienen propiedades energéticas (aunque para aprovecharlas se deberían consumir con regularidad) pero, principalmente, porque el jugar con la idea de que cocinando con ellos podríamos ser mejores amantes nos puede llevar a cocinar en pareja, pasar un rato sabroso, amoroso al comerlos y, si los unimos a buena música, estado de ánimo lúdico, disponibilidad para hacer cosas nuevas, entonces tendremos una velada maravillosa.

Algunas opciones para incluir en platillos que cumplan con este objetivo, son:

GINSENG

Esta planta de la familia aralacieae se puede consumir en suplementos que la contengan o usando su raíz en la cocina. El mejor, dicen, no es el chino, sino el que crece en Siberia, pues ayuda al cuerpo a producir más óxido nítrico, situación que relaja el músculo liso cavernoso y refuerza las erecciones.

AZAFRÁN

Común en platillos como la paella, esta especia de color rojo se extrae de la flor crocus sativus. En la Universidad de Canadá demostraron que estimula el "impulso erótico" y el rendimiento sexual.

VINO TINTO

Un estudio de la Universidad de Florencia corroboró que posee antioxidantes que producen efectos vasodilatadores, útiles para potenciar la erección masculina y aumentar la lubricación femenina. Pero solo dos copas, no más.

CHOCOLATE OSCURO

El cacao aumenta los niveles de serotonina y endorfinas, además de que el chocolate oscuro contiene flavonoides que dilatan las arterias y podrían generan "levantones" del pene y el clítoris.

elsexodromo@hotmail.com
@draverotika
FB: La Doctora Verótika

< Anterior | Siguiente >