QrR

“Soy el guía del safari en México”: Entrevista a Christophe von Hohenberg

Entrevista a Christophe von Hohenberg.
Entrevista a Christophe von Hohenberg. (Jorge Flores-Oliver)

Patricia Conde Galería exhibe una selección del trabajo del fotógrafo, quien capturó la esencia de Nueva York, sus personajes, artistas, políticos y celebridades. Platicamos con él y esto fue lo que nos contó.


"Me gustan ésta, ésta y esta otra", me explica Christophe, apuntando hacia sus piezas favoritas. “Ésta —una fotografía de Raquel Welch arribando al funeral de Andy Warhol— me gusta porque cuenta una historia, están pasando varias cosas a la vez”, y me muestra a los fotógrafos que aparecen detrás de una valla policial, en el tradicional chacaleo. Con su mano me hace notar cómo la mirada de todos se dirige a distintos puntos.

Pero la mía se dirige a otro punto, quizá por pura deformación: voy a mirar la segunda fotografía que forma parte de Another Planet, exposición que es una pequeña muestra de su trabajo como fotógrafo de la vida neoyorquina: se trata del retrato de Bret Easton Ellis, autor de… ¿necesito recordarlo? El escritor califica como celebridad, como las muchas otras que Christophe von Hohenberg ha retratado desde la década de los años 70: Britney Spears, Pee Wee Herman, Blondie, Andy Warhol. “Andy era un conocido mío, no lo llamaría mi amigo, no sería justo”, aclara.

¿Cuáles fueron las personas más interesantes que fotografiaste en ese tiempo?

Todos eran interesantes. Pasó algo dramático con Christopher Reeve. Era mi amigo desde antes de que hiciera Superman, solíamos salir juntos a jugar tenis después se casó, pasó lo de los caballos, su accidente y luego tuve la sesión con él.

¿Qué década fue más interesante para ti?

De 1978 a 1996. Para mí todo ese periodo fueron los ochenta.

¿Qué tanto ha cambiado el Nueva York que retrataste en los setenta y los ochenta de ése donde vives y trabajas ahora?

Siento que ha perdido su alma, su energía. Era una ciudad perdida en el tiempo. Todas las demás ciudades estaban volviéndose modernas, pero a Nueva York tenías que visualizarla en blanco y negro, veías cómo de vez en cuando brotaban flores de las rajaduras… es una metáfora. Venía gente de todo el mundo porque las rentas eran baratas, había músicos, escritores y artistas que venían en parvadas a la ciudad. Se sentía un pulso, Warhol estaba por allí… no era un solo grupo, era una sola ciudad pero había diez lugares y en cualquiera de ellos podías ver a toda la banda, gente de la parte alta, gente de la parte baja. Actualmente se ha sanitizado por completo, todo es políticamente correcto, tan aburrido. Antes era tan emocionante, abierto y más divertido. Hoy todos están tan metidos en sus computadoras y todo tiene que ver con el dinero.

¿Quiénes son tus fotógrafos favoritos?

Cambian. David Bailey me gusta por diferentes razones, me gusta la forma en que arregla sus fondos blancos y a sus personajes, la manera en que maneja la iluminación. Hace bellos retratos de moda. Hay tantos… Si ves mis retratos mexicanos parecen como de Diane Arbus, pero ella entra al mundo oscuro y a mí me gusta que todo sea limpio y gráfico. Trato de que mi alma salga cuando llega la oportunidad, de no manipular, nada de “estaría bonito que saliera un ave”. Y entonces aprovecha para ejemplificar con una de sus propias fotografías: “Mira, está la mujer con el ave, y un amigo me dijo que parecía que tenía un pitote [risas]. Desde entonces la miro y no dejo de pensar en el pitote y en que algún gay me la va a querer comprar. Esto no fue intencional, muchas grandes fotografías son accidentes. Si tienes que presionar, está mal, debes dejar que fluya.

Viendo tus fotos de México (las cuales formarán parte de su próximo libro, "Las sombras de los dioses", editado por Trilce) me dio curiosidad que tienes estos retratos de artistas urbanos mexicanos que son muy jóvenes y forman parte de la escena emergente. Tú ves la cultura de una manera más amplia.

Sí, es algo con lo que he tenido problemas, algunas personas no entienden mi libro: “¡¿Cómo puedes poner a Carlos Fuentes y luego a Saner?!” ¡Pues tiene que ver con la Ciudad de México, viejo! La cultura, esto es lo que representa la nueva vanguardia, lo que el Arte Pop solía ser en los años 60 en Nueva York, estoy muy feliz por estos chicos. Mi libro no es un libro turístico ni académico. Es sobre mí, como outsider, mirando hacia adentro, y para que la gente vea la forma en que yo vi a México. Soy el guía del safari y te voy a mostrar lo que realmente podrías descubrir, desde el Museo del Juguete en la Doctores a esto y aquello. Está hecho para la gente de fuera, porque lo que me sucedió cuando llegué aquí hace siete años es que iba a las librerías y, ¿qué había? Frida Kahlo y Diego, pirámides.

¿Conoces la palabra “ahorita”? Significa “mañana”, “después”. Es muy mexicana.

Sí y yo trato de ser cool. Lo que fue estresante para mí al venirme de Nueva York es la forma en que se hacen las cosas aquí. Todo se hace, pero siempre al último minuto, te dicen: “Sí se arma, no te preocupes”, y yo: “¡No es por molestar, solo quiero saber la fecha!”.

Patricia Conde Galería.

Lafontaine 73, Polanco.

 

JORGE FLORES-OLIVER, "BLUMPI"


< Anterior | Siguiente >