QrR

La princesita yanqui

Fotoarte: Karina Vargas
Fotoarte: Karina Vargas

MUNDOS PARA-LELOS
Rafael Tonatiuh

 

“HOMBRE EN EU RECLAMA REINO PARA QUE SU HIJA SEA PRINCESA.
Jeremiah Heaton se autoproclamó rey en una región montañosa entre Egipto y Sudán, llamada Bir Tawil, que no es reclamada por ninguna nación; espera el reconocimiento de los países vecinos.”
Milenio.com, sábado 19/07/14


Milton Harris, jefe del Departamento de Apoyo a Nuevas Dictaduras del Capitolio, recibió en su despacho a Jeremy Heaton, quien pidió el suministro de fuerzas del Pentágono para su proyecto de invasión al Triángulo de Bir Tawil, pequeña área montañosa con un pozo y una tribu ababda, en la frontera entre Sudán y Egipto.

Milton preguntó si había petróleo en la zona, a lo que Jeremy respondió que no tenía la menor idea, pues solo deseaba coronarse rey para que su amada hija, Emily, fuera princesa.

La niña de siete años de edad hizo su aparición en el despacho, caracterizada como Pocahontas, realizando una graciosa reverencia.

Milton aclaró que Pocahontas no era el disfraz más apropiado para solicitar ayuda militar, pues oficialmente no es princesa, sino la hija mayor del jefe Powhatan, líder de la Confederación Nacional Algonquina, en Virginia, careciendo de la sangre azul propia de los príncipes que contrajeron nupcias con heroínas como Blanca Nieves, la Bella  Durmiente y la Cenicienta.

Jeremy sacó de su porfolio un fólder con documentos y se lo entregó a Milton: una copia del acta matrimonial de Pocahontas con John Rolfe, empresario británico, fechada el 5 de abril de 1614 (cuando cambió su nombre por el lady Rebecca, convirtiéndose al catolicismo), y una carta de Jaime I de Inglaterra, instruyendo al personal del Palacio de Whitehall para que Pocahontas fuera tratada como una auténtica princesa.

Milton consultó su base de datos y dijo que Pocahontas ya había estado casada en 1611 con un indígena de nombre Kococum, lo cual estaba consignado en un trozo de piel de bisonte, conservado en el Archivo de la Oficina de Asuntos Nativos Estadunidenses, considerado válido por el Ministerio de Relaciones Interiores.

Emily le habló al oído a su padre, quien replicó: “El disfraz es simbólico. Lo que importa es la actitud”. Milton suspiró y dijo que el Gobierno de Estados Unidos tiene importantes estados monárquicos entre sus socios comerciales, cuyas relaciones podrían enfriarse si detectaban que Estados Unidos apoyaba dictaduras de una dudosa realeza, exigiendo alguna prueba de linaje noble.

Emily le habló al oído a su padre, quien replicó: “El guardarropa de mi niña incluye Bottega Veneta, Celine, Chloé, Hermés y un tocado Maison Michel”. Milton consultó su base de datos y dio por aceptado el requisito, tras lo que preguntó por qué el Gobierno de Estados Unidos debería enviar tropas al norte de África, en una zona donde no hay petróleo y cuyo territorio no tan solo ningún país reclama, sino que es despreciado, pues ni Sudán ni Egipto muestran el menor interés en colgar sus respectivas banderas, y en cambio luchan por el vecino Triángulo de Haba’il, expulsando ambas naciones a una compañía petrolera canadiense.

Jeremy extrajo de su portafolio un recorte de periódico, donde se leía que Rob Nelson (su vecino de enfrente) esperaba apoyo de Rusia para invadir al Triángulo de Bir Tawil y así coronar a su insoportable hija Melanie como princesa.

Milton consultó su base de datos y confirmó que, efectivamente, el Gobierno de Estados Unidos tiene un presupuesto designado para auspiciar nuevas dictaduras relacionadas con la Guerra Fría.

Así fue como la región se pobló con bases militares rusas y norteamericanas, motivando a que la tribu ababda impulsara el comercio sexual y los casinos.

La lucha armada por el Triángulo de Bir Tawil hizo florecer la economía local y diversos países buscaron recibir alguna participación monetaria del conflicto, de modo que Israel, Reino Unido, Alemania, Holanda y Japón apoyaron a la fuerzas Emilianas, mientras que la mayoría de los Países Árabes, Cuba y Venezuela ayudaron a las tropas Melaninas.

La guerra duró año y medio, Estados Unidos y sus aliados derrotaron al eje ruso-bolivarista-musulmán y Jeremy se coronó Rey del Triángulo de Bir Tawil.

La fiesta de coronación se realizó conforme a la tradición ababda, realizando danzas rituales al Dios Bubba Ho-Tep, a quien se sacrificó a la princesa Emily en el pozo sagrado, para asegurar la prosperidad en el comercio sexual y los casinos. Emily, llena alegría por aquel honor tan grande, hizo un evento en el Facebook para que las niñas de su salón comprobaran la importancia de su cargo, colgando las mejores fotos de su sacrificio. Mientras la princesa saltaba al pozo, Jeremy comentó a Milton: “Lo que hace uno por la felicidad de sus hijas”.

Como Jeremy solo quería que Emily fuera princesa, al perderla ya no vio sentido en ser rey, abdicó y se dedicó a la venta de autos usados, profesión en la que era muy bueno y que además le encantaba. Así fue como el joven Jedive II fue coronado como nuevo rey del Triángulo de Bir Tawil y se casó con Melanie (la insoportable hija de Rob Nelson), pareja que se dedicó a levantar bancos en las montañas, con el fin de lavar dinero de procedente de Wall Street.

Así fueron todos felices para siempre.  


* * * * *

ESPECIAL DE PRINCESAS

PRINCESITA SOFÍA

Es la primer y única princesa Disney que, siendo niña, aparece en una serie: Sofía, The First. Aunque se promocionó como “latina”, por ser española, el Consejo Nacional de la Raza y la Coalición de Medios Nacionales Hispanos criticaron que pareciera más escandinava.

KATE MIDDLETON

Al casarse con el príncipe Guillermo tuvo que renunciar a votar en elecciones, ocupar cargos públicos, jugar Monopolio, comer mariscos y terminar de cenar cuando la reina se levanta de la mesa.

GRACE KELLY

Famosa y bella actriz que se casó con el príncipe Raniero, logrando que su figura y estilo impulsaran el turismo del principado de Mónaco, salvándolo de ser absorbido por Francia. Su único requisito fue someterse a un examen médico que garantizara su fertilidad, ordenado por su suegro, el príncipe Pedro María Javier Rafael Antonio Melchor, conde de Polignac.

PRINCESA LETIZIA

Periodista que se convirtió en princesa al casarse con Felipe VI, y actual reina de España. El libro Una republicana en la corte de Juan Carlos I, de Isidre Cunill, revela escándalos sexuales y uso de drogas, aunque su único pecado comprobable ha consistido en repetir cuatro veces el mismo conjunto Hugo Boss desde 2012.

LADY DI

Mientras estuvo casada con Carlos de Gales, fue su alteza real princesa de Gales, condesa de Chester, duquesa de Cornualles, duquesa de Rothesay, condesa de Carryck, baronesa de Renfrew, señora de las Islas, princesa de escocia; después de su divorcio solo conservó el título de Diana, princesa de Gales. Tras fallecer en un accidente automovilístico el 31 de agosto de 1997, en el túnel de Plaza del Alma, en París, junto a su amante, el egipcio Dodi Al-Fayed, se convirtió en un ícono de la cultura pop.

PRINCESA MONONOKE

Figura taquillera del cine de animación japonés, creada por Hayao Miyazaki. Gillian Anderson, actriz conocida como la agente Scully de Expedientes Secretos X, dobló a la princesa Mono en su versión en inglés; la propia artista pidió expresamente el papel, pues es admiradora de Miyazak.

 * * * * *

< Anterior | Siguiente >