QrR

El regreso de Verhoeven

Como la mayoría de la heroínas de Verhoeven, Michelle (Isabelle Huppert) es una mujer de carácter fuerte pero que a le vez se ve frágil.
Como la mayoría de la heroínas de Verhoeven, Michelle (Isabelle Huppert) es una mujer de carácter fuerte pero que a le vez se ve frágil. (Especial)

EL ÁNGEL EXTERMINADOR

Isabel Cárdenas Cortés


Elle, de Paul Verhoeven, se llevó el Golden Globe a Mejor Película Extranjera y por primera vez la gran actriz francesa Isabelle Huppert gana el de Mejor Actriz. Aquí sus comentarios sobre la cinta.


Isabelle Huppert es una mujer de personalidad difícil de descifrar, con más de 60 películas en su filmografía; ha trabajado con Godard, Brillante Mendoza, Benoît Jacqot, Claire Denis y los hermanos Taviani, entre muchos maestros del cine internacional. Gran actriz francesa, ícono del Festival de Cine de Cannes, fue elegida el pasado 8 de enero como la mejor actriz en los Golden Globes, premios que da la prensa internacional de Hollywood.

En 2016 participó en la edición 69 del Festival de Cine de Cannes con Elle, la última cinta de Paul Verhoeven, obra que marca el gran regreso de este cineasta de origen holandés; Huppert le da vida a Michelle, quien después de ser atacada en su propia casa, decide tomar “justicia” por sus propias manos. El gran ensamble de actores y el equipo técnico que logró orquestar Verhoeven fue fundamental  para llegar a los Golden Globes.

Fue el productor Saïd Ben Saïd quien contactó a Paul Verhoeven para decirle: “¿Por qué no haces una película sobre la novela Oh, del escritor francés Philippe Djian?”. Tras la función para la prensa en la Costa Azul, el director explicó: “La novela me pareció muy interesante, sabía que teníamos el material para una muy buena película, pero tenía que encontrar la manera de hacerla mía. Apropiarme de la historia”.

 Verhoeven es un director conocido en México y en todo el mundo por cintas como Robocop (1987), Total Recall (1990), Basic Instinct (1992); ha dirigido en total 26 filmes, cintas que no tienen nada que ver con el estilo cinematográfico de Elle. Uno pensaría que es alguien que quiere hacer todo durante una filmación, una especie de “hombre orquesta”, pero no es así; por ejemplo, siempre tiene alguien haga la primera versión de los guiones de sus obras: “Muchas partes de la novela fueron dejadas fuera en mis conversaciones con David Birke, quien escribió el guión. Yo nunca escribo la primera versión de mis guiones, le dejo eso a un escritor de verdad”, continuó Verhoeven en Cannes.

La idea inicial era hacer la película en Estados Unidos, pero se dieron cuenta que ninguna actriz de ese país iba a querer representar una mujer tan “amoral” como el personaje principal de la novela de Dijan; en cambio, Isabelle Hupert ya había dicho que ella lo haría encantada. “¿Por qué estamos peleando por hacer esta cinta en Estados Unidos?’, me preguntó Saïd. ‘Es una novela francesa, Isabelle Hupert quiere hacerla, ¡somos estúpidos!’. Y tenía razón. En ese momento me di cuenta que nunca hubiéramos podido hacer esta cinta ahí con el nivel de autenticidad que logramos al final”.

Como la mayoría de la heroínas de Verhoeven, Michelle (Isabelle Huppert) es una mujer de carácter fuerte pero que a le vez se ve frágil; ella reacciona de una manera totalmente inesperada tras lo que le sucede. “Es una historia de ficción, no es algo basado en la vida real ni una visión filosófica de la mujer. Este personaje reacciona así ante la violencia, esto no quiere decir que todas las mujeres lo harían igual; es una ficción, nada más. Solo Michelle reaccionaría así”, agregó Verhoeven después de que un periodista le preguntara si no le parecía que ésta no sería la reacción de una mujer en la vida real.

Prosiguió el director: “Mi trabajo consistió en dirigir una historia de la forma más realista, interesante y creíble. Gracias en gran medida a Isabelle Huppert esto fue posible. Su actuación hace que el comportamiento de su personaje sea convincente”.

Intentar buscar la explicación de por qué Michelle reacciona de tal o cual forma sería como querer explicar las cosas macabras que hacen los personajes de Chabrol o el comportamiento de un asesino de Hitchcock; tal vez uno como  público no debería estar buscando la explicación de los actos de los personajes y así disfrutaría más el cine de directores como Verhoeven: “No hay nada que explicar. Explicar es lo que el público tiene que hacer por sí solo, utilizando los elementos que el director y los actores le dieron, sin tratar de justificar todo lo que pasa en la pantalla”.

Michelle es imposible de entender. Las reacciones del personaje son completamente ambiguas e inesperadas, sorpresivas. Además, la cinta tiene una gran sentido del humor negro; todo un placer para el espectador.


< Anterior | Siguiente >