QrR

Que fui paloma por creerle a una edecán

Priscila Martínez González (Especial)
Priscila Martínez González (Especial)

Rafael Tonatiuh

Desde Alberto Bazbaz y su inverosímil veredicto sobre el caso de la niña Paulette (supuestamente asesinada por una cama con la complicidad de dos almohadas y una colcha), no había escuchado una declaración más inconsistente, absurda e increíble que la rendida por Claudia Priscila Martínez González, señalada como la persona que reclutaba mujeres para hacerle favores sexuales al ex dirigente del PRI, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, quien dijo al periodista Ciro Gómez leya, en Radio Fórmula, que “le pagaron 30 mil pesos por realizar grabaciones en contra del priísta”.

¿Quién se los dio? ¿Porqué razón? ¿Por qué aceptó? ¿Por qué se echó para atrás? ¿Dónde viven los culpables? Son algunas de las interrogantes que desafían al sentido común de cualquier ser pensante.

A continuación, trascribo la declaración de Priscila publicada en MILENIO Diario el 8 de mayo del 2014, con mis comentarios en cursivas, con el sano propósito de destacar el humor involuntario que se desprende de la descabellada declaración de Priscila:


En la emisión radiofónica "Ciro Gómez Leyva por la mañana" se leyó la declaración, en la que Priscila narra que a finales de marzo, una mujer, quien se identificó como Maribel, se presentó en las oficinas del PRI-DF y le preguntó cómo conseguir trabajo de edecán y cómo afiliarse al partido.

Maribel creyó que Priscila era la encargada de Recursos Humanos de Domecq, Zauza y Bacardí (dónde suelen reclutar edecanes), pero luego se dio cuenta de que era un partido político y entonces quiso saber cómo afiliarse


Señala que al día siguiente, la misma mujer, de entre 34 y 36 años, regresó y le dijo que ya estaba dentro del partido. Días después, Priscila se volvió a encontrar con Maribel, quien le dijo que había ido a Veracruz.

Al saber esto, Priscila se molestó y empezó a hablar mal de Gutiérrez de la Torre: "es un ojete, un día se lo va a llevar la chingada. Tengo ocho años en el partido y yo aquí sigo en un cuchitril".

Priscila entró en una crisis nerviosa sin sentido, pues ir a Veracruz no convierte a Cuautémoc Gutiérrez de la Torre necesariamente en un ojete, digno de que un día se lo cargue la chingada; si Priscila tuvo envidia del viaje de Maribel, bastaba con que ella también pidiera vacaciones.


En sus dichos, Priscila dice que Maribel le pidió verse a solas y que en ese encuentro le sugirió "desquitarse" y hacerle un escándalo al ex líder del PRI local.

Maribel, en el fondo un alma de Dios, se conmovió por la injusticia de que Priscila no viajara a Veracruz.  En dado caso, se justifica más una venganza contra Beltrones o Gamboa Patrón, dueños de los días de descanso del partido.


En su declaración ministerial, la mujer señala que Maribel le dijo que tenía un amigo que trabajaba en un programa de chismes y afirmó que le podían pagar hasta 80 mil pesos.

¿Cuál es el programa? ¡Chisme, chisme!


"Es un escándalo, no es para hacerle algo, sólo es para que le baje tantito", le dijo Maribel a Priscila.

 Pobre tonta, ingenua charlatán, que fue paloma por creerle a una edecán.


La mujer afirma que Maribel le explicó que tenía que grabar y ensayaron varias veces lo que tenía qué decir, como que a Cuauhtémoc Gutiérrez le gustaba el sexo oral y vaginal.

¿Todo eso por un viaje a Veracruz? No lo creo, para mí, que las chicas querían ser actrices o locutoras de hot lines.


"No te preocupes, de hecho tu voz se va a distorsionar", le dijo Maribel.

De hecho se está grabando ésta conversación, pero con efecto de Dart Vader.


- ¿Tú cobras Pris?, le preguntó Maribel, a lo que respondió que ella estaba en nómina y que tenía que decir que las mujeres también estarían en nómina.

No güey, trabajo por amor al tricolor.


Maribel le pidió que dijera que "trabajarías para el partido del PRI, para el presidente del PRI, con Cuauhtémoc Gutiérrez, un gordito, tu labor es de tipo hostess recepcionista y hostess edecanes, tus funciones van a ser atenderlo ofreciéndole agua o café; tu coordinadora Sandra les avisa que les toca"

"Hay dos tipos de chicas, las que sólo son edecanes y las de amplio criterio", le dijo Maribel a Priscila, quien preguntó "¿cómo es eso?: Las de amplio criterio son las de "final feliz", le respondió.

Para que te quede claro: “Las de amplio criterio son librepensadoras que tienen final feliz, porque son pragmáticas y no esperan un mundo venidero”.


Priscila asegura que ella dijo lo que la mujer le pidió y que incluso tuvieron que hacer varias grabaciones, ya que en varias ocasiones se reía.

 ¡No te rías pendeja! ¿No ves que esto es serio, y para vengar que no fuiste a Veracruz?


Cuenta que a partir de ese momento ya no volvió a saber nada de Maribel, hasta que a principios de abril escuchó la grabación en un programa radiofónico.


Ni siquiera  un like de Facebook. Ingrata Maribel. Mala amiga, otrora cómplice de venganzas.


La mujer rechaza que ella haya colaborado directamente con el ex líder del PRI y se dice arrepentida por lo sucedido.

"En este momento expreso mi sincero arrepentimiento por el daño que le causé al licenciado Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre", dijo en su declaración.

Que conste en el acta que no sólo pido un aplauso para el licenciado, sino también al partido que ha logrado importantes avances para el bienestar de todos los mexicanos.


Priscila Martínez dijo que ingresó al PRI en 2002 y que al mismo tiempo trabajaba en una guardería, ya que como militante del partido no recibía un sueldo.

Sin decirle a los niños de la guardería que en sus ratos libres ensayaba grabaciones vengativas con una edecán de amplio criterio para quemar a un líder priísta en un programa de chismes.


En 2012, detalló, el PRI la nombró consejera política y empezó trabajar en la campaña a favor de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre para ganar la presidencia del Revolucionario Institucional en el DF.

Un año después, Priscila fue invitada a colaborar en el partido como jefa de almacén de la Coordinación de Logística de Giras, con un salario de cuatro mil pesos quincenales.

Afirma que no se sentía a gusto ni valorada en su trabajo, por lo que a partir del 19 de marzo, se concentró en el Comité Directivo del PRI DF.

Hubiera urdido otra venganza con la edecán que reparte las tortas en las giras.


"Por lo que me siento traicionada, sin apoyo y sin futuro" por lo que decidió presentar su renuncia por escrito y con carácter de irrevocable, aunque siguió en su puesto hasta el 31 de marzo del 2014 "para cobrar íntegra mi quincena".

Les valió gorro mi renuncia de carácter irrevocable y siguieron dándome mi quincena, quizás porque los mandos superiores son unos lujuriosos que querían ver mi cadencioso andar.


< Anterior | Siguiente >