QrR

¡No, nena, tú te equivocas!

Liderada por Pablo Carbonell, Los Toreros Muertos ha sido un gran referente para las bandas actuales.
Liderada por Pablo Carbonell, Los Toreros Muertos ha sido un gran referente para las bandas actuales. (Oscar "el Magnífico" Serrano)

EL ÁNGEL EXTERMINADOR
Ana Laura Santos/
@alaurita

Liderada por Pablo Carbonell, Los Toreros Muertos, es una banda referente para el rock iberoamericano, creada en 1985, disuelta en 1992 y renacida hace poco.

“Uno, dos probando”, así empiezan sus conciertos seguido, del esperado por todos, Los Toreros Muertos, a ritmo del pasodoble-ska “¡Tú quieres un show, nosotros tenemos un show!”

Ataviados en disfraces y maquillaje emulando zombies, con confeti, serpentinas y globos, el escenario lo convierten en una fiesta que contagia a todo el público.

Quizá pocas personas en México lo sepan, pero Pablo Carbonell tiene un extenso camino en los medios españoles, también ha actuado, escrito y dirigido películas como Atún y Chocolate (2004) y ha aparecido en filmes como la saga de Santiago Segura, Torrente, además de que fue un controvertido reportero en los programa Caiga quien Caiga y Buenafuente, e incluso vino a México a unirse a la caravana que lo llevó al Zócalo con el fin de entrevistar a Marcos. No lo logró.

“Cuando disolví el grupo fue a raíz de una experiencia psicodélica muy intensa, que me convirtió en un ser semi místico y entonces pensé que iba a iniciar otro tipo de actividad lejos del humor, no lo he conseguido: el humor corre más que yo”, explica Carbonell.

En el escenario se muestran cinco hombres en edad de lamer el tostón, con toda la pinta de estar pasándolo excelente, además del vocalista, están los otros dos fundadores de la banda, el gallego Many Moure y el argentino Guillermo Piccolini, quienes después de 30 años de haber formado la agrupación, integraron a Antonio J. Iglesias y Fernando Polaino, grandes músicos y admiradores confesos de la agrupación, a propósito de su primer álbum 30 Años de Éxitos (1985) que en ese entonces, ninguno siquiera llegaba a esa edad.

Si nos vamos por “Mi Agüita Amarilla” o “Yo no me Llamo Javier” (las dos canciones más choteadas, pero no por eso las mejores), es muy fácil que ciertos estribillos se nos vengan a la mente, pero están muy lejos de ser una one (o two) hit band. Canciones como “A tu Casa”, “Falangista”, “Tu Madre Tiene Bigote”, “Manolito” o “Necesito un Avalista”, hacen reventar las gargantas de sus fans.

"Yo curro mucho" –comenta Pablo- "y es que nadie pensaría que un tipo que se dedica a una cosa supuestamente tan descabezada lo tendría que hacer, intento hermanarme con gente que entiende mis propuestas. Esto es fruto de una soledad o de un intento de cambiar el mundo, pero cambiarlo a mi gusto".

Con “Mi Agüita Amarilla”le puedes explicar a un niño perfectamente el ciclo del agua. “Además es larga, es una canción que tiene desarrollo, nudo, desenlace, que tiene todo, da para ejercitar la memoria de los niños” agrega Polaino. “Es una canción épica, narra una epopeya, es como La Odisea … ¡ostia!, nunca lo había pensado”.

En México tuvieron una recepción muy acogedora, en sus palabras: “hemos sido recibidos con mucho calor… y con tormentas por la tarde”, pero también la banda ha notado una mayor libertad de expresión que no existía cuando hace 27 años, se presentaron en el Rock Stock.

“Posiblemente nuestro mensaje cuando vinimos en el año 88, resultó provocador o como una falta de respeto y ahora es mejor entendido. En aquél momento decir tetas o decir entre las piernas resultaba aberrante”.

“Queremos entrar sin pagar, queremos coger a la historia y tirárnosla ¡por detrás, por detrás!”

Un pito de carnaval, una chirigota. Carbonell no deja ni de broma su origen gaditano, quizá no lo hace apropósito. Y entre “On the Desk”, “Pilar”, “Soy un Animal”, “Twistas Loca” o “El Último Mono de la Nasa”, tienen cuatro canciones que vendrán en su nuevo disco editado en México por Terrícolas Imbéciles, entre ellas una que compuso Pablo al lado de su pequeña hija Mafalda, “Sin Dios”.

Carbonell agrega que el mundo en general piensa de una manera iconoclasta, y él lo que quiere es mofarse o definir el mundo musical de una manera sin tendencia, la única tendencia es la diversión.

“Para Ti” y “Bum Bum 1789”, temas donde se van entre todos los ritmos que se les vienen a la cabeza, ahora han redescubierto un público ansioso y atemporal, niños cantando a gritos sus canciones y papás que los llevaban de la mano coreando al mismo tiempo. En definitiva en el DF, el Indie Rocks, les quedó chico.

En un principio, la gira constaría de dos conciertos, uno en Guadalajara el viernes 22 y el segundo en el DF, pero el promotor tapatío les catafixió el concierto por un festival en agosto, por lo que esto promete que pronto “tengamos un show”.

< Anterior | Siguiente >