• Regístrate
Estás leyendo: Moteles y discapacidad
Comparte esta noticia
Lunes , 28.05.2018 / 00:59 Hoy

Moteles y discapacidad

Publicidad
Publicidad

EL SEXÓDROMO

Verónica Maza Bustamante

elsexodromo@hotmail.com

@draverotika

FB: La Doctora Verótika


¿Placer en la discapacidad? ¡Claro! Sin duda, es necesario explorarlo y es un derecho de las personas con discapacidad, y México tiene ya la primera habitación en un hotel de paso diseñada específicamente para ellas, dentro de la segunda sucursal del V Motel Boutique, ubicada al sur de la Ciudad de México, muy cerca de la plaza comercial Gran Sur.

Hace unas semanas, cuando lo inauguraron, tuve la oportunidad de ir a conocerlo. Su antecesor, ubicado sobre Viaducto Miguel Alemán, es uno de mis favoritos. Me gustan sus cuartos, pues son cómodos, de buen tamaño, con un increíble sistema de audio, de iluminación, diversos muebles y espacios para disfrutar del encuentro erótico, además de ser ecofriendly. El nuevo edificio no se queda atrás. De hecho, es más grande, más elegante y con nuevas atracciones, entre ellas la Handicap Suite, construida especialmente para que personas con discapacidades diversas —motriz, visual, intelectual— puedan pasar un rato increíble entre sus paredes.

Rocío Maldonado, quien trabaja en el área de marketing del V Motel, me cuenta que desde que abrieron el primero, hace cinco años, manejan “un mobiliario de diseño para el placer, un ambiente diferente enfocado a un mercado que tiene muchas expectativas y es demandante. En la nueva sucursal contamos con villas con garaje privado para los autos y habitaciones en torre, cuartos dobles con jacuzzi y, entre las novedades, una suite Pool & Spa, que tiene cama de masaje y una piscina privada, dos Sky Suites con cama redonda de nueve metros, las cuales se pueden unir en las terrazas (cada una con una cama árabe, una barra de bar, un jacuzzi y una alberca). También con la Handicap Suite, diseñada especialmente para personas con discapacidad”.

La idea de este último espacio surgió debido a la pregunta recurrente sobre la accesibilidad en el V de Viaducto: “Llegaba gente en silla de ruedas o llamaban para preguntar si teníamos habitaciones con acceso para silla de ruedas. Quisimos tener una habitación en el nuevo hotel con todos los servicios y comodidades pero acondicionada específicamente para personas en silla de ruedas, con modificaciones en la altura de los muebles, una rampa para acceder a la cama, el baño con espacio para la movilidad, un lavamanos adaptado, una cama motorizada con movimientos pélvicos asistidos, un sillón curve que vibra y una sillita oscilatoria”.

Para diseñarla contaron con la asesoría de Marco Antonio Hernández, presidente honorario de Libre Acceso AC, quien les dio las pautas de medidas y una vez que se hicieron, fue, las probó, vio qué mejoras se podían implementar y quedó fascinado con la parte tecnológica.

Me dice: “Voy a cumplir 23 años de haber adquirido la discapacidad y, al principio, yo tenía tres preocupaciones: una, que no iba a volver a caminar; dos, que no iba a poder entrar al estadio Azteca y tres, qué iba a pasar con mi sexualidad. La primera, no hay manera de resolverla, así que me tuve que adaptar a ella. La segunda, buscamos en Libre Acceso hacer accesible el estadio Azteca y lo logramos. La tercera, pude superar la parte que me tocaba a mí, pero empiezas a integrarte a la sociedad, a tus actividades de la vida diaria, te encuentras con que no hay espacios donde tengas la privacidad que se necesita. Fue importante seguir el manual de especificaciones y el de cuestiones técnicas con observaciones sobre movilidad para adaptar el espacio”.

También contaron con la asesoría de Irene Torices Rodarte, presidenta del Grupo Educativo Interdisciplinario en Sexualidad Humana y Atención a la Discapacidad AC, quien explica que “hacen muchísima falta estos lugares para ejercer el uso al derecho a la libre expresión sexual de las personas con discapacidad y su derecho a la privacidad y la intimidad, porque la mayoría de las personas con discapacidad comparten el espacio físico con su familia nuclear, y los parientes no siempre está dispuestos a aceptar que las personas con discapacidad tienen una sexualidad que pueden vivir activamente.

“Quienes padecen una lesión medular tienen dificultades para los movimientos pélvicos y terminan, en muchas ocasiones, cediendo, por así decirlo, a que la pareja sea la que los ‘monte’ para poder garantizar que se dé la relación coital. El hecho de que haya una cama que tenga movimientos facilita a que quienes estaban acostumbrados a la posición del misionero puedan seguirla realizando mientras terminan un proceso de rehabilitación sexual”.

En la página web del motel (vmotelboutique.com) se puede reservar la Handicap Suite, cuyo precio es de mil 200 pesos por toda la noche. Para más detalles e imágenes de la habitación, los invito a que vean hoy, a las 11 de la noche, el programa Ajuste de notas, conducido por Roberto López en MILENIO Televisión, donde presentaré más detalles al respecto.

***

ALFREDO JIMÉNEZ, UN HÉROE EN BUSCA DE APOYO

Conocí a Alfredo Jiménez hace ocho años, cuando iba a dar comienzo MILENIO Televisión. Llegó a las nuevas instalaciones en su silla de ruedas y parecía que llevaba mucho tiempo en ella, por el optimismo y la agilidad que mostraba. Sin embargo, acababa de acontecer el accidente automovilístico que le rompió la columna vertebral, generándole una lesión medular torácica nivel ocho, que lo dejó sin movilidad ni sensaciones del vientre hacia los pies.

Me acompañó a conocer la Handicap Suite del V Motel, donde me explicó: “Cuando te pasa algo así, te cambia toda la vida. Tuve que pasar una etapa de duelo y luego tomar una decisión: ¿voy a seguir con mi vida o me voy a quedar en mi casa a lamentarme, como les pasa a muchas personas? Yo decidí seguir viviendo, así que cada día salgo a tragarme la vida, porque es algo que me fascina. Romper las barreras cotidianas cuesta, pero no es imposible”.

Seguir explorando las posibilidades eróticas para alguien en silla de ruedas es complicado, “porque no muchas personas están o quieren acercarse en el ámbito de pareja o sexual a una persona con discapacidad, además de que no hay la información que uno quisiera para saber qué puede hacer una persona como yo, que no tiene sensaciones, cuando estamos acostumbrados a que todo tiene que ver con los genitales. He procurado investigar y me he dado cuenta de que mi cuerpo está lleno de sensaciones y no necesito la parte de la penetración, que antes era todo. Hay que ir aprendiendo poco a poco a encontrar esas satisfacciones que tiene que ver con la mente y las ganas de probar”.

La siguiente meta de mi querido Alfredo es lograr comprarse una silla de ruedas bidepestadora que lo ayude a erguirse cuando quiera, porque como me ha explicado, quiere volver a ver a las personas a los ojos, alcanzar objetos, equipo que está en lugares altos para quien está siempre sentado y que le ayudará a que su cuerpo no se deforme y se mantenga en buen estado físico. Pero la silla cuesta 273 mil 809 pesos y, por ello, está haciendo un fondeo para lograr su objetivo.

Quien así lo desee puede donar desde 200 pesos en adelante en Donadora. Solo es necesario que busquen su cuenta, “Silla de ruedas bidepestadora” en www.donadora.mx y cooperen. Aquellas personas que donen más de 500 pesos recibirán una pulsera de silicona en muestra de agradecimiento por parte de mi amigo y yo me comprometo a entregársela a los lectores que nos apoyen y vivan en la Ciudad de México, con un gran abrazo en recompensa por su buen corazón. ¡Esperamos su ayuda!

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.