• Regístrate
Estás leyendo: Miradas 'lujurientas'
Comparte esta noticia
Miércoles , 18.07.2018 / 10:22 Hoy

Miradas 'lujurientas'

Publicidad
Publicidad

EN EL TONO DEL TONA
Rafael Tonatiuh

“Me ves y sufres”:
Letrero de camión.

El 24 de abril, muchísimas mujeres y hombres salimos a marchar en contra de los feminicidios; Duarte y su descarada protección hacia los violadores prófugos de Veracruz; el acoso sexual y la criminalización de las mujeres que deciden abortar. Durante la marcha vi algunos compañeros gritando: “¡La mujer no es un objeto sexual!”, pero cuando sus pupilas se dilataban ante los cuerpos femeninos ataviados con prendas primaverales, también leí: “¡Ay mamacheta, qué retegüenota estás!”. No es por balconear (ni proyectarme), pero hay compañeros que se meten al movimiento feminista nomás para ligar, y aunque algunos sí son genuinamente combativos, tal vez se exciten en privado con pornografía hardcore, que incluya la fantasía de la violación simulada. La verdad.

La marcha fue convocada por #PrimaveraVioleta, #24A y #VivasNosQueremos, y al parecer tocó algunas fibras, pues algunos políticos se quieren colgar de la reivindicación femenina para hacer propuestas con “perspectiva de género”; yo no confiaría en ellos (aparte son hombres, como Mancera).

Lo que sí me parece injusto es criminalizar a una hombre por sus miradas libidinosas y por sus pensamientos lujuriosos, pues las miradas son incontrolables y los pensamientos impredecibles, los dicta Dios (bueno, si son ateos, diría que los pensamientos surgen automáticamente siguiendo los designios biológicos de la supervivencia).

Nadie puede planear un solo pensamiento. Nadie dice: “Dentro de media hora planeo pensar que ese perro se parece a mi tío Pancho”, sino que ese pensamiento brota solo, cuando tiene que surgir, sin que intervenga una voluntad de pensamiento. Por ello me opongo a la tesis religiosa que condena el pecado “en pensamiento y obra”, pues hay una gran diferencia entre pensar en agarrarle una bubi a la recepcionista de la chamba y otra retorcérsela.

En el pensamiento te puedes divertir sin represiones sexuales ni morales ni sociales ni de ningún tipo (es el más humilde placer del pueblo bueno), en la mente puedes copular con renos verdes venusianos amarrados a un escritorio que aúllan en éxtasis con música de Daft Punk, porque los pensamientos no tienen límites.

Los moralistas dicen: “Si te excitas con fantasías de violaciones es porque también eres un violador”. Los fanáticos de las películas de psickokillers no salen de la sala cinematográfica a matar personas con una sierra eléctrica, subliman su violencia emocionándose con la sangre artificial. Del mismo modo, quienes hemos visto cine porno de sexo forzado, no nos hace violadores reales. ¡Y que no me salgan los compañeros feministas que ellos no se excitan así!

La garantía de venta de los productores de pornografía consiste en ofrecer las fantasías sexuales más bizarras y aberrantes concebidas por la mente humana, pero la satisfacción de la masturbación garantiza la paz social.

Sería terrible que te metieran al bote por tener fantasías de violaciones, incestuosas, pedófilas, zoofílicas, necrófilas, con popó y pipí, etcétera, juzgando lo que piensas por la cara que pones, y para allá vamos, pues hoy día un varón también puede revelarse como un acosador sexual por su mirada lujurienta, aunque yo me pregunto: “¿Cómo puedes probar legalmente que un hombre te vio las nalgas con lujuria, cuando ni el hombre ni las nalgas tienen la culpa?”. La mirada surge sin prevenirse, en el mejor de los casos debe sancionarse con una tarjeta amarilla, pero no como un crimen grave.

Por otro lado, si se tipificara como delito, difícilmente podrás agarrar in fraganti a un sujeto viendo con lujuria a una chica, pues el presunto agresor puede argumentar: “Ni madres, yo estaba viendo un anuncio de helados de chocolate y por eso puse así los ojitos y saqué así la lenguita”. Aparte, ¿quién califica la mirada como lujuriosa? El poseedor de la mirada podría decir que hizo una mirada circunspecta y a ver, aléguele.

El problema de las miradas lujurientas podría solucionarse si el gobierno de Mancera obliga a los lujuriosos a usar lentes oscuros y sanseacabó.

Y dentro de la nueva ola misógina les recomiendo que vean en YouTube Lord Popo Video Completo y lo compartan, allí se ve el rostro de una especie de paseador de perros-guarura, acompañado de su probable patrona #LadyEnBicicleta, quien golpeara el rostro de la actriz América Gabriel con una bicicleta, tan solo por pedirle a la pareja que recogiera la popó de su perro; sucedió el 2 de Mayo en el parque México, CdMx; el agresor anda prófugo; favor de difundir, a ver si la policía se conmueve e investiga (sin que tenga que presionarla Arne Aus Periscope).

Si tienen ojos, ahí se ven. ¡Besitos!

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.