• Regístrate
Estás leyendo: México ♥ NY
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 18:40 Hoy

México ♥ NY

Publicidad
Publicidad

EN EL TONO DEL TONA
Rafael Tonatiuh


“Es hora de retirar ese programa aburrido y sin gracia”:
Donald Trump sobre Saturday Night Live,
en octubre del año pasado.

Sentado en el escusado, a las cuatro de la mañana, miro el foco del baño. Siempre esperando lo peor en el peor momento, como el foco del baño a punto de fundirse justo cuando estás cagando. Observo el foco desde el escusado. No se funde. De pronto recuerdo a todas aquellas personas que han tratado de asesinarme y no lo han logrado, lo cual demuestra que son ineficaces.

Sin embargo son infatigables, y aunque lleven uno, dos, tres, cinco, diez, 15, 17 años o más tratando de matarme, lo volverán a intentar. Recuerdo aquella vez que venía manejando mi Chevy sobre Bolívar y crucé Viaducto, en la Ciudad de México, poco antes de llegar a Obrero Mundial. Frené para quitar una franela que se había enredado bajo el freno cuando cruzó frente a mí un desfile de aproximadamente veinte patrullas y motocicletas; aunque tenían el semáforo en rojo, encendieron sus sirenas y luces a unos metros de Bolívar, cuando ya venían hechos la madre. ¿Quién estaría lo suficientemente enojado conmigo como para movilizar un destacamento policiaco o con el poder suficiente como para contratar un equipo de mercenarios (israelíes, bosnios, sicilianos), disfrazarlos de policías mexicanos y lanzarlos a determinada hora, en un cruce de semáforos frente a mí, para arrollarme con sus vehículos? Les salió carito, pero fracasaron. Sorry.

Otro asunto fue averiguar cómo llegó esa franela detrás del freno. ¿Alguien la habrá puesto mientras estuvo mi coche estacionado? ¿Quién tendría duplicado de las llaves de mi carro? ¿El mecánico lo habría sacado? No me robaron, solo querían que no frenara. Obra de un equipo bien organizado, pero ineficaz, pues sobreviví. Sorry.

Quitaron Saturday Night Live de Canal Sony en México, el legendario programa cómico estadunidense que ha lanzado grandes estrellas de la comedia, como John Belushi, Dan Aykroyd, Chevy Chase, Bill Murray, Eddie Murphy, Tina Fey, Kate McKinnon, etcétera. Donald Trump constantemente ha atacado al programa, particularmente por las magníficas imitaciones que hace de él Alec Baldwin. Esa es una señal de que se acabó la diversión, de que nuestro gobierno hará todo lo que ordene su Majestad Donald Trump, como entregarle al Chapo a Obama, para caerle en gracia al nuevo gobernante de Estados Unidos.

Si el gabinete de Donald Trump le ordena nos someta a puro humor pendejo, con sesiones de La Escuelita, Guerra de Chistes y Standopados, tendremos que contratar Netflix o bajar videos prohibidos por YouTube para reírnos con humor actual inteligente, convirtiéndonos en rebeldes, como nuestros héroes que nos dieron patria, que se nutrían de la literatura de la ilustración francesa, donde obtuvieron ideas para la Guerra de Independencia.

La censura contra el humor inteligente y agresivo comenzará en México y Estados Unidos, arrancando en Nueva York, poblado por negros y judíos con humos en las venas. Se armará una revolución conspiradora contra los programas sebos entre rebeldes contra Trump, mexicanos y neoyorkinos, pues Nueva York es una ciudad-Estado enemiga de Trump, por naturaleza.

Mediante las redes sociales, los invitados a Saturday Night Live transmitirán en vivo el programa por redes sociales a México, y quienes lo vean serán perseguidos, encerrados y lobotomizados, para seguir controlando sus mentes con pendejadas virales de XV años y crímenes espeluznantes.

Como acabo de detectar lo que sucederá, es evidente que el gobierno de Estados Unidos querrá aniquilarme (gobierno que me ha espiado desde hace más de diez años, de manera tan torpe, que ya hasta detecté quién es la persona que organiza mi asesinato, pero no diré su nombre, quien no ha podido concretarlo desde hace más de 15 años. ¡Ja! Lo cual pone a sus agentes y asesinos como ineptos y a mí como un lobo astuto).

Quizás hoy sus agentes se percaten de que ya detecté sus intenciones, convirtiéndome en transmisor del mensaje subversivo y tengan por prioridad liquidarme, llevando a cabo la tarea que no han podido resolver en más de 10 años.

Un auténtico paranoico no solo espera lo peor para sí mismo, también espera siempre lo peor para los demás, como el foco del baño que se le fundirá a la persona que pueda leer esto mientras esté cagando, justo cuando le caiga un cuchillo por las espalda, clavado por la CIA, al convertirse en un lector proclive a la resistencia contra el humor chatarra.

Por lo pronto, esta noche el foco del baño y su servidor sobrevivimos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.