QrR

La magia del cabaret aéreo

EL ÁNGEL EXTERMINADOR

Verónica Maza Bustamante


Este jueves se presenta en el Auditorio Blackberry el espectáculo Hoy como antes, una fusión de pole aéreo con cabaret, bajo la dirección del coreógrafo mexicano Héctor Scorpion.


Héctor Scorpion y su socio, el bailarín Luciano Martínez, querían montar un espectáculo de danza en donde se pudieran combinar números del cabaret de antaño, del tiempo de las vedettes, con la moderna danza aérea —también conocida como pole aéreo—, toda una prueba de disciplina, fortaleza y sensualidad para los bailarines. Por ello crearon Hoy como antes, un viaje por el tiempo que va de “Mambo Lupita” a “Nereidas” hasta llegar a “Infiel”, pasando por “Amor perdido”, “We Belong” y “I Will Survive”, entre otras canciones, acompañadas por impresionantes coreografías y recursos visuales.

“Este espectáculo es magia pura. Es retomar lo antiguo con lo que hoy en día se hace. Yo empecé bailando en cabaret y amaba el encanto que existía, esa atmósfera de gusto y placer por el arte; tocamos fibras sensibles, artísticas de la gente. Además, a lo largo de mi carrera he trabajado temas como la sensualidad pero siempre de una manera elegante. Es un show para toda la familia”, cuenta Héctor Scorpion, quien está a punto de cumplir 30 años de vida artística y ha sido coreógrafo en Bailando por un sueño, TV de noche y diversas telenovelas.

En la función habrá dos estrellas invitadas. Una de ellas representa el ayer: Malú Reyes, La vedette de México, quien se forjó su prestigio en la revista musical, las pistas de centros nocturnos, películas (trabajó con Silvia Pinal y Enrique Guzmán) y discos. “De nuevo me siento Cenicienta, regresando a los ensayos, a mis trajes de noche, al glamour. Conozco a Héctor desde hace años, confiamos cada uno en el trabajo del otro”, señala la cantante.

El ahora estará encarnado en la actriz Aline Hernández, quien también es cantante y es la apuesta de Scorpion y Martínez. Asegura que “la gente que está en escena es muy talentosa, tienen pasión y entrega. Es un show cien por ciento mexicano. Visualmente es muy atractivo, los bailes, el vestuario, y tengo la oportunidad de cantar un tema de mi disco más reciente, ‘Infiel’. Ojalá y pronto podamos montarlo en otros teatros, así como en más ciudades”.

Bailar y volar

Luciano Martínez, director de una escuela de danza, convenció hace unas semanas a Héctor Scorpion, quien desde hace siete años buscaba conformar una compañía, de armar el proyecto, donde destacan los números aéreos interpretados por bailarines de cuerpos espectaculares que se desempeñan en el aire como si fuera algo sencillo. Arriba de aros, cubos, cuerdas y telas, hombres y mujeres giran, se estiran, seducen, emocionan. Cada músculo marcado de su anatomía va a acompañado de una sonrisa, un rostro de furia, unos ojos de amor, porque, además de todo, también tienen que actuar las diversas historias que van aconteciendo.

Sobre el pole aéreo, Luciano señala: “A mí me encanta volar, te despejas, cuando vas girando sientes el aire, es increíble, muy gimnástico, acrobático; se requiere mucha fuerza. Lo más difícil es expresar emociones en el aire, para que el público se conecte”.

Para Héctor, “quien toca los aparatos aéreos vive volando y soñando todo el tiempo”. Ya con el vestuario, también diseñado por él, puesto en cada bailarín, uno entra en diferentes mundos: “Irán vestidos de africanos, de cabaret, habrá un aéreo donde representamos el bien y el mal con un bailarín vestido de diablo y otro de ángel. Malú llevará el típico vestido con colas, plumas, canutillos. Lo que buscamos es volver a montar shows de antaño, donde se unían el baile, el canto, la música, el vestuario y el glamour, con las expresiones actuales”. Que así sea.


Jueves 25 de marzo,19:30 horas

Auditorio Blackberry

Insurgentes Sur 453, colonia Condesa, Ciudad de México

Donativo sugerido

Boletos en polemicos@outlook.com

< Anterior | Siguiente >