• Regístrate
Estás leyendo: Los regalos eróticos del 2016
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 17:51 Hoy

Los regalos eróticos del 2016

Publicidad
Publicidad

EL SEXÓDROMO

Verónica Maza Bustamante

elsexodromo@hotmail.com

@draverotika

FB: La Doctora Verótika


Han sido muchos los avances, nuevos gadgets, juguetes, propuestas de la industria del entretenimiento para adultos que vieron la luz este año; por ello, durante las dos últimas semanas de 2016 revisaremos algunos de los sucesos que más llamaron mi atención durante estos 12 meses que terminan.


EL JUGUETE SIN GÉNERO

En este año en el que tanto se ha hablado sobre la igualdad de género, así como del origen y reproducción de los estereotipos y prejuicios que llevan a la violencia contra las mujeres (y hacia los hombres también, cómo no), es maravilloso saber que la Generalitat Valenciana, en España, puso en marcha la campaña El joguet no té gènere (“El juguete no tiene género”), con el objetivo de acabar con los estereotipos y roles sexistas en los juguetes y conseguir que los niños elijan sus juegos por voluntad propia y no por criterios establecidos.

La iniciativa partió de unos alumnos del Campus de Gandía de la Universitat Politècnica de València, quienes le presentaron su proyecto al colectivo Lambda y ellos lo están desarrollando junto con la consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra. Se trata de invitar a empresas jugueteras a crear juguetes que no estén dirigidos a un sexo en particular. Por ejemplo, vender balones de futbol de color rosa o rosa/azul, muñecos que no reproduzcan la idea de que los niños deben jugar a ser superhéroes y las niñas a ser la mamá que forma una familia (me imagino un kit de plancha y escobita con un niño en el empaque o una autopista con dos o tres niñas sosteniendo el control remoto con gran emoción).

Para Lambda, se ha implementado la idea de superioridad del hombre, la heterosexualidad y la familia tradicional como algo normativo y ello “produce desigualdad y graves problemas a nivel social, como la violencia de género, delitos de odio, intolerancia por género y el acoso escolar”.

Deberían ser los niños los que decidan con qué juguete quieren entretenerse sin restricciones de estereotipos y las jugueterías podrían romper los criterios establecidos hasta ahora.


EL VIBRADOR EN BOGA

Kickstarter es un sitio web que promueve y financia proyectos creativos, los cuales integran lo mismo películas independientes y música, que cómics, periodismo, videojuegos y apps. La nota es que este año aceptaron lanzar un juguete sexual. Se llama Fin y es un pequeño vibrador que se coloca entre los dedos.

La idea y producto son de Dame Products, empresa que hace meses lanzó Eva, un vibrador femenino que pronto les dejó una ganancia de 800 mil dólares y el cual vendieron en conjunto con Indiegogo. Esta vez decidieron buscar a Kickstarter para convencerlos de la importancia de ofrecer un espacio para artículos dirigidos a adultos y cómo podrían dar un impulso a esa industria. Así surgió Fin, un vibrador en forma de anillo que se coloca en varias posiciones en los dedos de la mano. Principalmente está enfocado en el público femenino (me imagino que debe estimular el clítoris de manera maravillosa), aunque apuestan por la versatilidad e invitan a que ellos también lo prueben.

Están a punto de recuperar la inversión, así que es muy probable que sigan lanzando este tipo de artilugios aprovechando aún más las nuevas tecnologías.


GÁRGARAS CONTRA LA GONORREA

Resulta que el Listerine, ese líquido de color azul que se usa para eliminar bacterias de la boca y conservar un aliento agradable, es útil para curar la gonorrea (sí, no solo sigue existiendo esta infección de transmisión sexual, sino que han aumentado sus portadores en años recientes). El Melbourne Sexual Health Center, de Australia, realizó un estudio —cuyos resultados fueron publicados en la revista Sexually Transmitted Infections— en donde le dieron a un grupo de 58 voluntarios con gonorrea en sus gargantas una dosis de Listerine Cool Mint diluido en cuatro de agua y a otro tanto una solución de agua salada. Ambos grupos hicieron gárgaras (no basta con enjuagarse) durante un minuto. Después esperaron cinco y, al revisar las bocas y gargantas de los participantes, resultó que quienes usaron el enjuague bucal redujeron las bacterias hasta la mitad y eran 80 por ciento menos propensos a dar positivo para la gonorrea en comparación con los que hicieron gárgaras con la solución salina.

Es necesario seguir investigando para determinar si el efecto protector es de corta o larga duración, pero los australianos están en ello. En 1879 la marca Listerine anunció que su producto podría actuar contra la gonorrea, pero ningún médico les hizo caso; 137 años después, su sentencia ha sido comprobada.


EL "MALEDOLL"

Han salido al mercado los maledolls, el equivalente a las muñecas para el amor de última generación, pero enfocados en el mercado femenino. Son reproducciones de hombres delgados, altos, con las abdominales bien marcadas, ojazos del color que se desee y —lo mejor de todo— un pene intercambiable, tanto en su tamaño como en su firmeza (se elige grande, mediano o pequeño y cada modelo tiene, digamos, doble cara: una en erección y la otra en estado de flacidez).

Su creadora es la empresa californiana Syntethics, que ya ha producido 150 modelos por encargo. Meses atrás, la empresa china Hitdoll presentó a su primer acompañante masculino, cuyo precio va de 800 a 4 mil dólares. En cambio, la versión estadunidense cuesta entre seis y ocho mil dólares.

Pareciera hasta ahora que son pocas las mujeres que desean llevar a sus casas un espécimen semejante (a un precio, promedio, de 140 mil pesos), pero comienzan a aparecer reseñas que quizá cambien el parecer de aquellas que cuentan con dinero pero pocas posibilidades de conocer a un hombre y establecer con él una relación amorosa.

Entre quienes han hablado de sus ventajas se encuentra la estrella porno Jessica Ryan, quien cuenta para Vice que tiene una relación estable con su novio pero a veces “necesita más”; los “amigos cariñosos” son muy distantes o, por el contrario, buscan una mayor intimidad que ella no puede dar. Por eso compró un maledoll con quien, además, comienza a hacer videos. “Las personas se ponen máscaras para deshumanizar a alguien. Yo lo que hago es humanizar a un juguete sexual”, comenta.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.