• Regístrate
Estás leyendo: Lo bueno, lo malo y lo feo de ser sede mundialista
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 13:29 Hoy

Lo bueno, lo malo y lo feo de ser sede mundialista

QrR!

Antes de que corran por sus boletos para dentro de ocho años, les dejamos esto
Publicidad
Publicidad

Lo bueno. ¡Que somos el primer país en ser sede del Mundial por tercera vez! 

Lo malo. ¡Que la tenemos que compartir con Trump! (y con Trudeau).

Lo feo. Que gracias a eso solo nos van a tocar diez partidos. Chale.


Lo bueno. Que el partido inaugural va a ser en el Estadio Azteca. ¡Vamos a tener turistas de todo en mundo!

Lo malo. Que los hoteles más cercanos al Coloso de Santa Úrsula son los de la Costera de Tlalpan, que están llenos de piojos.

Lo feo. Que el único transporte que hay para llegar al estadio son los microbuses destartalados y el tren ligero, que pasa cada media hora. Qué penita.


Lo bueno. ¡Que nuestra selección tiene su lugar automáticamente!

Lo malo. Que de por sí echan la hueva, con esto va a estar peor.

Lo feo. Que en el futuro, Osorio va a seguir siendo nuestro Director Técnico. Doble chale.


Lo bueno. ¡Que le van a dar una arregladita a las ciudades sedes! ¡Adiós baches!

Lo malo. Que faltan ocho años para que eso ocurra (y seguramente en ese año, el PRI va a estar de regreso).

Lo feo. Que la “arregladita” siempre consiste en pintar las banquetas y echarle aserrín verde a las jardineras.


Lo bueno. ¡Que no tendremos que ahorrar durante años: CdMx, Guadalajara y Monterrey van a ser sede de algunos partidos, y esos viajes salen baras! ¡Ehhh!

Lo malo. Que seguramente desde ahorita ya se está organizando la reventa y la preventa exclusiva con tarjeta de crédito.

Lo feo. Que tenemos tan mala suerte que los encuentros que nos toquen van a estar más aburridos que un Atlas-Necaxa.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.