QrR

Cómo ligar

El ligue a la antigüita, un recurso en decadencia (Especial)
El ligue a la antigüita, un recurso en decadencia (Especial)

El periodista NeilStrauss se inmiscuyó en una sociedad semi clandestina de maestros de la seducción para después redactar TheGame (El Método, Editorial Planeta), en donde revela algunos métodos infalibles inventados por grandes gigolos americanos. En México ya hay escuelas que ofrecen compartir enseñanzas con quienes sufren en el difícil arte de conquistar

Juan AlbertoVázquez

Más que un pasatiempo, salir a ligar es una actividad que se tiene que tomar con laseriedad y empeño que se dedica a cualquier oficio. Esa es una de las conclusiones a las que llegó Strauss, quien convivió con algunos ligadores profesionales que incluso fundaron escuelas que se complementan entre sí.

En primer término, el periodista se hizo pupilo y gran amigo de Mystery —a quien él mismo considera el más grande entre los conquistadores del mundo moderno—, y el cual diseñó un método de “sargeo” (así llaman al ligue) a prueba de balas. Antes de abrevar de las grandes escuelas de la seducción, el reportero infiltrado, era un TTSF (típico tío super frustrado), alguien con poca autoestima que además carecía de las habilidades y conocimientos necesarios para atraer a las mujeres y que por lo mismo se mostraba sumamente torpe al momento de la seducción debido a su exceso de timidez y nerviosismo.

En dos años, Neil sufrió una transformación radical que lo llevó a convertirse en un maestro del ligue y a ser admirado en el difícil pero confortante arte de llevar a una  mujer a la cama. Como consecuencia de la inédita seguridad en su persona, la carrera de Neil tuvo un despegue importante al grado de que comenzaron a encargarle entrevistas para la legendaria Rolling Stone, tal y como lo cuenta en este manual revestido de novela. O sea que sus triunfos con las mujeres se reflejaron también en su vida profesional.

Como toda actividad, la de conquistador también debe pasar por un proceso de aprendizaje en donde la constancia y la paciencia son los brazos armados del milagro posterior. Y según los manuales y sus defensores, no hay chico migraña que no se pueda clonar en Warren Beatty si pone en su transformación el empeño necesario. En este resumen, trataré de enumerar algunos de los trucos que detallan en The Game para quien desee convertirse, si no en un MDLS (maestro de la seducción), si al menos en alguien que no sufra al acercarse a las mujeres:


1.Sonríe todo el tiempo. Dar la impresión de que todo es felicidad en tu existencia, es punto más que básico.


2.Intenta destacar sobre los demás. Algo así como asumirse como el macho alfa de toda reunión, pero en base a virtudes. Como éstas no se pueden inventar, el interesado debe preparar alguna especialidad y explotarla. Si uno carece de un oficio atractivo, queda aprender trucos de magia o test divertidos que puedan ayudar en ser el centro de atención (habrá quien se impresione con esto).


3. Para avanzar como ligador, uno debe de ignorar los sentimientos relativos a la dinámica. Es decir que vergüenza, miedo y frustración ante el rechazo, deben ser ignorados, incluso sepultados, pues de otro modo atentarán contra cualquier avance en relación con nuestra autoestima.


4. La faceta más complicada al momento del ligue es el acercamiento con el objetivo, así es que contar previamente con una o varias frases de acercamiento es clave en la empresa. Los MDLS gustaban mucho de utilizar “¿hola, no has visto a esas dos chicas peleando afuera?” o “una amiga me pidió ponerle nombre a su mascota, se ve que tu eres experta en esos asuntos”. Y aunque parezca increíble, en algunos casos les funcionaba. Sin embargo, la frase puede cambiar de acuerdo a las circunstancias, pues las sugeridas están pensadas en alguien que se halla en un bar.


5. Siempre que hay un rechazo, hay que revisar bien las aproximaciones fallidas y estudiarlas para hallar el momento del error. Este aprendizaje incluye sumergirse en el estudio de teorías de la seducción, ser autocrítico y apelar a la imaginación.


6. Cuando ya se logró establecer una plática con elobjetivo, hay que estar alerta por si este envía un IDI (Indicador de interés) como es que te pregunte tu nombre, si tienes pareja o alguna otra señal. En ese momento hay que intentar aislarla, hacerle un truquito, componerle un poema o algo que cree un lazo afectivo.


7. De algún modo, mostrarse amigable con los hombres en cualquier reunión social. Si ganas primero el afecto de ellos, obtendrás también el de las mujeres que rondan por ahí.


8. En pleno ligue, no hay qué hacer preguntas, sólo afirmaciones. De ese modo las orillamos a que sean ellas quienes hagan las preguntas. Presentarse no es la mejor estrategia, además de que es muy obvio y en momentos de arranque, intrascendente.


9. En caso de que la química comience a manifestarse, y el interés de la chica parezca  real, hay que verse agresivo para llegar a segunda base. Por ejemplo preguntarle directamente si le gustaría “darte un beso”. A) Si ella duda en su respuesta, hay qué empujarla diciéndole “averigüémoslo”. B) Si dice que no, la respuesta de cajón es “me alegra y te lo pedí porque pensé que tu si querías pero no te iba a dejar besarme”. Esa frase absurda y de ardido, lo que busca es emparejar el duelo y dejarlo a donde estaba hasta antes del atrevimiento.

En este caso es buen momento de enviar un “nega” que es como una agresión sutilmente patanesca, como ironizar sobre su grave tono de voz. Eso les baja la guardia, pero puede comenzar a excitarlas así como un pequeño tirón de su pelo.


10. Si uno ya captó la atención de la chica, hay que ignorarla por un momento. También debemos hacernos los interesantes pues en caso contrario, o sea si mandiloneas, el interés de tu objetivo, al sentirse agobiada,se desinflará. Lo mismo sucede cuando llegó el primer beso. No hay que atascarse mostrando desesperación, sino separarse un poco: el paso adelante y dos atrás que pregonó Lenin para su revolución. Aprender a besar es clave, y pocos saben hacerlo (aunque poco lo reconozca). La avidez muchas veces es la culpable de los ligues frustrados.


Los procesos anteriores, por supuesto que funcionan cuando uno ya se halla en la senda del ligador. Para llegar a ella, y si uno no es un figurín que lasimpacta con su sola presencia, los MDLS recomiendan mejorar el aspecto personal. Por ejemplo: en el caso de Strauss (que entre la comunidad se rebautizó como Style), su transformación pasó por una operación de ojos, bronceados permanentes, raparse, meterse al gimnasio, comprar ropa adecuada a su nuevo aspecto y abrirse a todos los métodos existentes.

Es un hecho que no es lo mismo ligar en Beverly Hills que en México, ya que los intereses, la cultura y actitud de las mujeres cambia según la latitud. Por ejemplo, los gigolos gringos no suelen invitar un trago inmediatamente a las chicas, algo que en cualquier otro lugar sí puede ser un detonante. Así es que lo interesante del manual es que se pueden aplicarsólo algunas de las enseñanzas y utilizar los huecos visibles para llenarlos con nuestra propia imaginación y métodos ensayados.

Para quien desee investigar más sobre escuelas de seducción modernas y efectivas, existen decenas de páginas y foros en Internet. En México existe una página en Twitter dedicada a dar consejos y cursos a quienes sufren de dicho problema llamada @hombresocial. Y en Facebook pueden contactar a David Germánico quien también ofrece cursos adaptados a la realidad mexicana.

Mucha suerte, matadores.

 


< Anterior | Siguiente >