• Regístrate
Estás leyendo: Las parejas sustitutas
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 19:07 Hoy

Las parejas sustitutas

Publicidad
Publicidad

EL SEXÓDROMO

Verónica Maza Bustamante


elsexodromo@hotmail.com

@draverotika

FB: La Doctora Verótika


En el X Congreso Nacional de Educación Sexual y Sexología conocí a Edwin Tamayo, quien trabaja como pareja sustituta con la International Professional Surrogate Association (IPSA), en San Antonio, Texas. Me interesó mucho su labor, así como la posibilidad de trabajar con pacientes mexicanos de terapia sexual. En entrevista, me contó sobre esta posibilidad.

¿Qué es una pareja sustituta?

Es como una relación recetada. Es un tipo de terapia en la que existe una paciente que está en tratamiento con un@ sexólog@ y se hace una triada con una pareja sustituta para tener una relación intencional que ayude a la sanación de la clienta.

¿Cuáles son los principales retos para las parejas sustitutas y sus pacientes?

Son variados. Hay personas que han tenido traumas en su pasado, desde sexuales hasta físicos o emocionales. Por ello tienen temor a la intimidad en muchos niveles. Existen quienes tienen fobias, es decir, temor a algo. Justo ahora trabajo con una mujer que tiene fobia a besar; ella desea poder besar a un hombre. Otra tiene 59 años y nunca ha podido abrazar a una persona. Su meta es poder hacerlo, pero hay que ir lentamente, porque se le hace demasiado difícil el desborde emocional que puede tener.

Existen clientas con “virginidad adulta”, es decir, que no han tenido encuentros eróticos debido a traumas, baja autoestima, ideas erróneas. Quedaron desfasadas frente a personas de su edad, así que buscan tratamiento para relacionarse en pareja. Hay una gran variedad de razones para trabajar con una pareja sustituta.

¿Cuál sería la diferencia entre ir solamente con un@ sexólog@ y trabajar junto con una pareja sustituta?

En la terapia tradicional, que es verbal, no existe contacto físico y hay más distancia entre el o la terapeuta y el paciente. La pareja sustituta es como un buzo de rescate. Si hay un naufragio puede llegar el sexólog@ en su helicóptero para ayudar a quien está en el mar, pero no puede meterse en él. La pareja sustituta sí puede hacerlo, se lanza y entre los dos lo rescatan. Es importante que l@s sexólog@s sepan que existe esta posibilidad y que somos profesionales. Trabajando en conjunto se pueden ir superando las dificultades.

Otra ventaja de esa colaboración es que trae a la superficie cosas que uno no se imagina en la terapia verbal. El sexólog@ y la pareja sustituta trabajan en conjunto, analizan las situaciones de tal manera que es más rápida la sanación.

Sobre el tema, recuerdo la película "Seis sesiones", con Helen Hunt, o la referencias más antigua de la novela "La cama celestial", de Irving Wallace. ¿Qué son mitos y qué es realidad en el mundo de las parejas sustitutas?

Un mito es que la pareja sustituta establece una relación basada en el sexo. Los encuentros eróticos son mínimos, muchas veces no se dan. A veces de una manera básica se resuelve el caso. Recuerdo a un hombre que nunca había estado desnudo frente a otra persona porque cuando era niño le bajaron los pantalones y se burlaron de él, por lo que tenía mucho temor de estar sin ropa. Su problema no era tener relaciones, sino estar completamente desnudo. No es un contrato para tener sexo, por lo tanto, no es prostitución. Es una relación emocional, consentida y con intención terapéutica. Puede durar seis, ocho meses, un año. Nosotros trabajamos mucho también de manera verbal, con ejercicios para fortalecer la autoestima, de relajación.

Se ha dicho que podría no ser ético porque existe contacto físico, pero he tenido pacientes que han trabajado en la terapia tradicional verbal durante 12 años y no han logrado superar su problema. Cuando empiezan con una pareja sustituta lo complementan y resuelven en meses. Me parece menos ético hacer que alguien pague durante años sin tener resultados, sabiendo que existe esta opción y se trabaja de manera profesional.

¿Cómo te formaste como pareja sustituta?

Viví una violación sexual en mi juventud que me afecto hasta mi adultez, pero decidí enfrentar la situación. Haciendo terapia para sanarme aprendí que existían las parejas sustitutas. Me interesó, pues quería ser una persona segura que pudiera afrontar sus retos en la intimidad. Conocí IPSA, recibí mucho apoyo de mi terapeuta, así que cuando acabé con mi tratamiento decidí formarme en ese sentido. Ya graduado, viajé a San Antonio, Texas, para educar a psicólog@s y sexólog@s, dando charlas en universidades y en medios de comunicación. Actualmente colaboro con seis terapeutas; tengo múltiples pacientes con las que estoy trabajando, teniendo buenos avances. Ha sido para mí una gran recompensa ayudar a otras personas de la misma manera en que me ayudaron a mí.

¿Sólo brindas terapia en San Antonio? ¿Y México?

La organización tiene base en California. Yo vivo en San Antonio, pero asistí al Congreso Nacional de Educación Sexual y Sexología en México porque me interesa comenzar a educar aquí y ofrecer la posibilidad de que personas mexicanas interesadas vayan con nosotros a Estados Unidos o yo me traslade para dar la terapia.

San Antonio está muy cerca de México, se habla español. Yo soy bilingüe, así que puedo ser un enlace para que personas de este país y toda Latinoamérica vayan a mi ciudad a hacer un tratamiento intensivo. En ese caso son visitas de 10 o 14 días de manera diaria, con terapeuta y pareja sustituta. Esta posibilidad también sirve para que las pacientes salgan de su cotidianidad, se relajen, se quiten del estrés diario.

Puedo viajar a México para atender a alguien que refiera un@ sexólog@. Pedimos que cubra mis viáticos y mis honorarios. Estoy disponible para venir y hacer talleres para informar sobre el tema a terapeutas.

Quienes estamos en IPSA lo hacemos solo con pacientes sin pareja. Master y Johnson estudiaron las ventajas de usar a sustitutos en la pareja sexual, pues es común que por su problemática, quienes acuden a terapia no tengan pareja por sus propios miedos y fobias. En lo personal, trabajo únicamente con mujeres adultas.

¿Son elevados tus honorarios?

Las parejas sustitutas cobran, en promedio, lo mismo que un terapeuta tradicional. Se incrementa el costo porque se debe pagar a dos especialistas en lugar de uno, pero si pensamos que con eso se pueden ahorrar hasta años de estar pagando consultas, entonces resulta económico.

¿Dónde te pueden encontrar, Edwin?

Mi página es www.parejasustituta.net. Está en español y ahí pueden encontrar mis teléfonos en Estados Unidos, así como mi correo electrónico.

www.surrogatetherapy.org

****

Algunas de las condiciones que pueden ser barreras a la intimidad y que trabaja una pareja sustituta:


Fobia social.

Fobias sexuales.

Aversión al sexo.

Deseo sexual hipoactivo.

Trastornos de la imagen.

Déficit de la educación sexual.

Confusión de orientación sexual.

Dolor sexual.

Retraso en la experiencia sexual.

Trastornos de la excitación y el orgasmo.

A sobrevivientes de incesto, la violación u otro abuso, emocional, físico o sexual.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.