• Regístrate
Estás leyendo: La sexualidad de los "millennials" (II)
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 20:18 Hoy

La sexualidad de los "millennials" (II)

Publicidad
Publicidad

EL SEXÓDROMO

Verónica Maza Bustamante

elsexodromo@hotmail.com

@draverotika

FB: La Doctora Verótika

La semana pasada publiqué la primera parte de mi conversación con la psicoterapeuta y tallerista en sexualidad humana, Akiko Bonilla, sobre las prácticas eróticas de los integrantes de esta generación. Aquí les comparto la continuación, donde hablamos de prácticas actuales de riesgo, estereotipos, visiones en cuanto a la unidad de género y otros asuntos.

Me decías que las prácticas eróticas de los jóvenes actuales, aunque se han librado de algunos prejuicios, integran nuevos riesgos.

Siento que se está perdiendo el filtro. Se vale hacer de todo, pero en los límites de los derechos sexuales de cada persona, en lo sano, lo seguro y lo consensuado. Hay prácticas que, en lo personal, no entiendo por qué les resultan atractivas. Por ejemplo, la ruleta rusa: juntarse para hacer un “juego” como el de las sillas, pero cuando se detiene la música, el chico penetra a la chica que está más cerca de él. Pierde el que eyacula primero. El problema no es que participen en orgías o lleven la práctica sexual a lo público, sino que lo hacen sin preservativo, sin hablarlo antes, sin establecer reglas, sin preguntarse realmente si lo desean hacer. Es como esta tendencia de salir a manejar hasta a quién sabe cuántos kilómetros por hora estando hasta el moco de borrachos. Son prácticas riesgosas que están decidiendo llevar a cabo.

Ahora están instalados en el Tinder y el Grindr de manera compulsiva. Tuve un caso de un chico que tuvo tantas experiencias, que se dio cuenta de que había llevado a extremos peligrosos su práctica porque se ha lesionado por tener tanto sexo tan extremo con tantas personas. Me dijo que estaba en un nivel en el que nada le satisfacía, ya no se excitaba si no lo lastimaban o lo humillaban. Llegó al punto en que únicamente buscaba personas para masturbarse frente a ellas o permitía que lo maltrataran sin entender por qué. Se dio cuenta de lo insano de lo que estaba haciendo, viviendo el abuso en sí mismo, así que buscó ayuda para establecer límites.

También supe de un chico que guardaba las eyaculaciones de sus amantes para usarlas, a manera de lubricante, con otros amantes. Está padre la fantasía y el fetiche, pero si lo aterrizamos en la realidad, esa práctica puede generar una enorme cantidad de infecciones de transmisión sexual. Además, no sé si las otras personas lo sabían y les parecía bien.

Yo siempre les pregunto: “¿Para qué?”, si podemos disfrutar muchísimo cuidándonos, cuidando a quienes están con nosotros y con nosotras.

¿Cómo han impactado las aplicaciones en la vida sexual de los jóvenes?

Las cosas, per se, no son buenas ni malas, sino lo que hacemos con ellas. Lo mismo con las drogas y nuestro comportamiento hacia los demás. Han sucedido cosas chidas y no tan chidas con las app. En el lado bueno tenemos que las personas a las que les habría sido difícil relacionarse con otras personas, han encontrado en estos medios una herramienta que les permite establecer vínculos. Quizá personas alejadas de la estética que impera en la sociedad no tendrían las miles de oportunidades que ahora encuentran en aplicaciones de ligue y redes sociales para conocer gente nueva, ligar, tener sexo. Por otro lado, hay que cuidar que no se vuelva una cosa sin sentido.

El “poder” sigue siendo característica de algunos abusos en torno al placer. El “puedo hacerlo”, el “lo hacen los demás, yo también”.

Exacto. Pueden hacer muchas cosas más que antes y eso alimenta al ego. Conocí a alguien que pedía sexo como pedir una pizza. Llegaba a su casa, revisaba el Tinder, elegía a alguien, le escribía, le pedía un Uber, llegaba a su casa, tenían sexo, le pedía otro Uber de regreso y ya. No era necesaria la plática, el conocerse o establecer un vínculo. Está bien lo práctico del asunto, pero, ¿y las relaciones humanas?

Hablemos de la penetración. ¿La nueva generación ha cambiado de ideas en torno a ella, o sigue siendo lo más importante o, incluso, el único objetivo del sexo (hetero y homosexual)?

Sigue siendo muy importante y tiene que ver con la pornografía. La sexualidad se está transformando, la manera de verla, pero sigue siendo coitocentrista. Vaginal, anal, pero debe haber penetración. Lo relaciono con la pornografía tradicional en cuanto a sus contenidos y con la actual en cuanto a la posibilidad de consumirla tan fácilmente. Ahora ya ni necesitas meterte a una página porno (con el temor de que te ubiquen o te avienten un virus); con que busques en Twitter lo que deseas ver, puedes irte de gif en gif. Te puedes masturbar viendo Twitter sin problema. Quien tiene un smartphone y conexión a internet puede entrar en este mercado. Puedes ver desde un gif breve hasta videos de cuatro minutos, que les parecen suficientes para terminar.

Hace unos días me metí a ver los comentarios en un video sexual y todo eran frases machistas: “Así es como se le da a una morra”, “así de profundo se hace”, y yo veía el clip y me parecía que era una violación. Lo que veía en la cara de la chava era que no sentía placer. Eso está cambiando: la idea del placer en los más morros. Parece que ahora la chica debe estar llorando, vomitando, gritando para que se eroticen. Se están satisfaciendo esos vínculos de violencia, poder y placer.

¿La búsqueda del placer, hoy en día, es un asunto ególatra?

Exactamente. Ahora importa que puedas hacer lo que deseas, de manera inmediata, no tanto el placer ajeno, porque se da por hecho. Curiosamente, el vínculo romántico no se ha acabado: puedes tener toda la cantidad de sexo que desees, pero “el amor solo se da una vez en la vida y estoy esperando a que me alcance”. Estamos regresando a la época del Quijote y su Dulcinea, de la media naranja. Es confuso, porque los vínculos están relacionados con cuestiones de violencia, de chantaje, de apariencias, pero se sigue suponiendo que “el amor” lo resuelve todo.

¿Cómo ven el asunto de los nuevos feminismos, el acoso, el abuso hacia las mujeres y demás asuntos tan comentados hoy en día?

Se hace activismo de redes. Poniendo likes, compartiendo la información de las marchas o las notas sobre casos de violencia. Los más osados llegan a Change.org y cuentan que lo hicieron, porque la regla es “lo publico, luego existo”. Creo que nos hemos distraído en pequeños asuntos que se comparten en redes sociales, cuando podríamos preguntarnos qué logramos con ello y a quienes les conviene que se quede la discusión ahí. ¿Al capitalismo, a los gobiernos, a la iglesia, a los interesados en preservar la sociedad como está? En tanto no despertemos para darnos cuenta de que los estereotipos nos afectan mucho, en la vida cotidiana, en la casa, en la oficina, en la calle, en los proyectos de vida, nos seguirán jodiendo.

El reto es encontrar nuestras similitudes más que nuestras diferencias. Hemos escarbado tanto en lo que nos contrasta con los demás, que no hemos encontrando puntos en común. La masculinidad se ve lastimada cada vez que la juzgan porque no es sensible; hay que hacerlo visible pero también entender cómo ha sido su crecimiento social para que haya llegado a ello. Las mujeres llevamos siglos viviendo sin ser, realmente, personas, y tendríamos que reflexionar sobre eso, más que en nuestras diferencias. Nos enseñan a ser triunfador@s, pero ¿qué nos hace ganadores?

A las personas adultas no les había tocado vivir el asunto de la transexualidad, por ejemplo. Como la vemos hoy en día. Así que siguen rechazándola, no entendiéndola, no estando sensibilizados en torno a la diversidad. Los jóvenes sí lo comienzan a estar, así que los mayores podrían conocer más para poder estar en sintonía.

El desafío está en entender sus prácticas sexuales y prevenir riesgos, en evitar el bullying, comprender que se ha sublimado el mito del amor romántico aunque las estructuras están cambiando; que está bien que conozcan los métodos anticonceptivos pero que los usen, que no vean el embarazo como una salida de sus hogares disfuncionales, que reflexionen sobre cómo usar sus nuevas libertades y cómo expresar sus necesidades.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.