• Regístrate
Estás leyendo: Jonás Cuarón invade Londres con su "Desierto"
Comparte esta noticia
Sábado , 21.07.2018 / 20:21 Hoy

Jonás Cuarón invade Londres con su "Desierto"

Publicidad
Publicidad

La cinta compite en la selección Oficial del Festival de Cine de esa ciudad y seguramente trae buena estrella, pues acaba de ganar el premio Fipresci, en Toronto, y, por si fuera poco, estuvo presente Alfonso Cuarón, productor de la cinta y padre del realizador. Charlamos con padre e hijo en el Hotel May Fair mientras tomábamos un té.


¿Qué fue lo que te hizo contar esta historia? ¿De dónde surge la idea?

Jonás: Viviendo en México y Estados Unidos, el tema migratorio siempre lo he tenidomuy presente, siempre había querido hacer una historia con esta temática. Mientras pensaba cómo abordarla, se me ocurrió que una manera de hacerlo era realizando una película de género, de acción, más accesible para más personas. La idea es que el espectador se involucre con la historia y esté agarrado del asiento siguiendo la trama, además del discurso temático.

¿El desierto es como un personaje para ti, que tiene atrapados a los demás protagonistas?

Totalmente. Para mí el desierto es el tercer personaje de esta historia. También algo que me interesaba mucho del desierto es que siento que gran parte del problema de cómo abordamos el tema migratorio es que vemos a las demás personas como “el otro”. Y algo que es padre del desierto es que “él” no tiene esos prejuicios. El desierto ve a Gael y a Jeffrey de la misma manera: ambos corren, a los dos los tiene atrapados.

¿Filmaste en la reserva de la Biosfera El Vizcaíno, en México? ¿Cómo fue la experiencia de filmar en el desierto?

Filmamos en Baja California Sur. Estuve dos años buscando locaciones y encontré éstas, que en cuestión de logística fueron un poco pesadillescas. Estábamos a dos horas en camino de terracería del hotel, nunca había señal de teléfono, hacía mucho calor. Fue una filmación bastante difícil. Teníamos que hacer muchas tomas al día, y con Damián García, director de fotografía, queríamos cuidar mucho la luz, por lo cual teníamos un horario muy restringido.

¿Cómo productor de la película, qué complicaciones le veías a este proyecto, Alfonso?

Alfonso: Pues yo le vi las complicaciones del “gorrón” que llega a la fiesta a beber nomás… En el sentido de que Jonás y Carlos armaron la película: la producción y el financiamiento. Todo gira en torno a la fe que le tuvo Alex a Jonás y la colaboración que tuvieron. Cuando me integré, ya estaba todo eso armado. De hecho yo al set solo fui un día, porque estaban muy lejos y hacía mucho calor, más las dos horas y media por terracería. En realidad mi rol como productor no es nada distinto que cuando participamos como colaboradores con crédito o no. Jonás también ha colaborado en otros proyectos míos, de la misma forma que a veces lo hago con Alejandro (González Iñárritu) o con Guillermo (del Toro).

¿Cómo es el trabajo entre padre e hijo? ¿No es difícil?

Jonás: Al contrario, de todas las colaboraciones que he tenido es de las más sencillas, en el sentido de que, como digo a veces de broma: “Él me ha ido entrenando desde chiquito para entenderlo”. Me enseñaba las películas que a él le gustaban, lo oía hablar de cine con mi tío Carlos… para mí hay muchos atajos que puedo tomar: sé a lo que se refiere, sé lo que le gusta.

Alfonso: Es una colaboración como la que existe con Alejandro y con Guillermo o con mi hermano Carlos. Él me enseña su corte, yo tiro todo mi rollo… Somos brutalmente honestos unos con otros. Decimos lo que creemos profundamente, lo hacemos con amor; pero después le toca al otro. En este caso, a Jonás, pero también puede ser Alejandro o a mí. Pero cada quien toma sus decisiones, ninguno de nosotros nos imponemos sobre los otros.

¿Siempre tuviste en mente a Gael García para uno de tus protagonistas?

Jonás: Yo sabía que quería trabajar con Gael. Desierto es una película en la que toda la carga emocional está en su personaje (Moisés) y casi no hay diálogos. Yo sabía que necesitaba un actor como él, pues tiene una presencia muy fuerte. Y a la vez me interesaba mucho trabajar con él porque haciendo la investigación para el guión, me di cuenta de que Gael había hecho varios documentales sobre la migración. Yo sabía que como actor iba a entender muy bien la temática.

Alfonso: Algo que es muy importante es que Jonás tomó este tema en la forma de un thriller. Una de las convenciones de este género es la identificación con un personaje. El reto aquí era que se trataba de un personaje con muy poco diálogo. Creo que fue una decisión muy sabia de Jonás de poner alguien que tenga esta cualidad de “estrella”.

¿Qué efecto crees que va a tener tu película en México?

La idea era hacer una historia de acción y suspenso puro. Algo que me dio mucho gusto en la premier en Toronto fue ver que en ese nivel la película funcionó: la gente estaba metida en la trama, agarrada del asiento. Creo que obviamente en México la parte temática es algo con lo que la gente se identifica, pues está presente en nuestro país: la migración. Y en todo el mundo. En ese sentido, la película es bastante universal.

ISABEL CÁRDENAS CORTÉS/LONDRES

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.